imagotipo

A la vista, Gobierno de coalición

  • Jorge Galicia

Después de las elecciones recientes, tema central en la agenda pública es una reflexión en torno a qué se debe hacer ante una ciudadanía que no solo no se siente representada por los partidos políticos, sino que sienten que sus gobiernos no tienen la legitimidad suficiente para encabezar los planes de desarrollo que requiere el país.

¿Qué hacer? es la pregunta que muchos nos hacemos y en esa perspectiva las ideas y propuestas para fortalecer nuestro modelo político actual están a la vista. Hay que dar legitimidad a los gobiernos con la figura de la segunda vuelta electoral, propusieron algunos actores y analistas de la política, pero por tratarse de una modificación constitucional los tiempos legales ya se agotaron, al menos ya no aplicaría para para la elección presidencial del año
siguiente.

Diagnósticos diversos, de acuerdo a los últimos resultados y a las cerradas votaciones, anticipan que la votación que obtendrá el próximo presidente o presidenta no alcanzará más allá del 35 por ciento de los sufragios emitidos; que los votos se fragmentarán y eso de alguna manera seguirá imposibilitando la llegada de un Gobierno fuerte por mucha alternancia que haya.

El próximo Gobierno debe ser legitimado con más de la mitad de los votos emitidos a través de una coalición de partidos, señala el senador Emilio Gamboa Patrón, y aclara que ello permitirá un mayor número de transformaciones en el próximo Congreso que venga, “y tener más acuerpado a la Presidenta o al Presidente de México: que se sienta mucho más seguro, que tiene a la mayoría de su lado”.

“El régimen político que fue planeado hace cerca de 80 años está agotado, se planteó para un partido hegemónico que ejerció el poder bien o mal y ya no sirve para esta pluralidad donde todos los partidos políticos están fragmentados”,dijo en una entrevista el exlíder nacional del PRI, Manlio Fabio Beltrones.

Por su parte, el diputado del PAN, Federico Döring, con una propuesta legislativa que presentó ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión, nos recuerda que en la reforma política de 2014, se estableció una figura jurídica en materia de gobiernos de coalición, por lo que en seguimiento a esta propuesta solo resta la realización del reglamento respectivo que le dé vigencia en las elecciones próximas.

Cabe señalar que, mediante la figura de Gobierno de Coalición de la referida reforma constitucional, el Presidente de la República podrá construir, en cualquier momento de su mandato, una alianza con una o varias de las fuerzas políticas con representación en el Congreso de la Unión para conformar una mayoría legislativa; un programa de Gobierno que contenga los puntos coincidentes que hayan acordado las fuerzas políticas que forman la coalición; una agenda legislativa que se convierta en soporte del programa de Gobierno; y un gabinete de coalición ejecutor del programa de Gobierno.

No será varita mágica, ni panacea política en la solución de los problemas del país, pero ante la coyuntura de gobiernos con poca legitimidad y respaldo ciudadano, los gobiernos de coalición pueden tener su oportunidad en 2018. La propuesta está a la vista y su alcance también, la última palabra la tienen los legisladores.
jorgelgalicia@yahoo.com.mx