imagotipo

Abrazando un distinto amanecer

  • Palabra: Terry Guindi

A los seres humanos los unen muchas cosas, los sueño entre ellas. De acuerdo a los especialistas, cuando este carece de causas como el desgaste físico o el cansancio y este es prolongado, se dice que es una evasión
de la realidad.

En consecuencia el despertar, el amanecer tienen que ver mucho con el sueño y sus razones. El primero muchas veces se convierte en un estado de angustia, la continuación de las carencias y los asuntos que están por resolverse, aquellos que el día anterior nos dejó y muchas veces la vida misma, o el período por el que pasamos.

Dejar de sufrir, ver el sol al abrir los ojos es un privilegio de solo unos pocos. Atreverse sería el primer paso para alcanzar ese fin; tomar conciencia de lo que pensamos al iniciar un nuevo día, hacerlo de inmediato y distinto, desde el principio.

El postergar esta decisión lleva aparejados a los miedos, los fantasmas que suponen que la luz y el sol tienen, o que la realidad
misma posee.

¿Cómo es el amanecer de tu vida? Poco tendría que ver el clima, la luz o la hora en que ello suceda; amanecer es despertar en conciencia, sin importar en lo absoluto el momento de tu vida, tu edad y las particularidades que tu situación conlleve, te recuerdo que el fondo siempre es más importante que la forma, al menos para quien analiza
su vida.

Metafóricamente es preciso abrir la cortina si es que tienes acceso a la luz solar, con el desparpajo de abrirla de par en par, sin asomarse o entreabrirla antes; tú que tienes una doble cortina abre las dos a la vez, impensadamente, porque así se inician los cambios.

El despertar en conciencia es distinto, este comienza por mostrarnos que ya amaneció, hacerlo recurrentemente, con la paz interior o con una sonrisa fundada en el conocimiento de nosotros mismos, tiene mucho de extraordinario. Esta es  la cotidianeidad que debes hacer tuya. Esta conciencia se siente a flor de piel, representa un viaje mágico por todos los sentidos. Para quienes lo hemos experimentado es una fortuna. Aún recuerdo a algunos maestros que me señalaron que la vida nunca es igual, que hay una diferencia notable entre el suponer y el vivir, ¡cuánta razón tenían!

Los días soleados son todos siempre y cuando visualices otras alternativas. También la lluvia, el frío, la nieve o cualquier otro evento climático contienen su particular luz y encanto, que nada tienen que ver con la tristeza.

Si ya has despertado en conciencia o estás en el camino a hacerlo, te felicito, ese es el primer paso, agradecer cada mañana el poder estar dispuesto para hacerlo, ser con ello. Ser, estar y hacer sin experimentar esa confusión.

Las palabras tienen significados, formas y trascendencia, ello ocurre porque siempre la palabra es mágica.

Visita mi página www.realizate.com

twitter@terryguindi