imagotipo

Absuelve FBI a Hillary por mal uso de correo personal

  • Carmen Flores

WASHINGTON, DC. (OEM-Informex).- El FBI exculpó de cualquier delito federal a la exprimera dama y virtual candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, por el manejo en su cuenta personal de correos electrónicos, de información clasificada de política exterior de Estados Unidos.

“Después de una revisión minuciosa, hemos llegado a conclusión que respalde la conclusión de que la exsecretaria cometería un delito”, dijo en conferencia de prensa James B. Comey, director del FBI.

De acuerdo con la investigación del FBI a la que fue sujeta la también exprimera dama y exsenadora federal, la virtual candidata presidencial no fue muy cuidadosa al utilizar una cuenta de correo electrónica personal para el manejo de información clasificada.

No obstante a esta falla, Comey aclaró que la falta no da para un encausamiento criminal, como piden los republicanos y su virtual candidato presidencial, Donald Trump.

“A cualquier otro empleado federal que haya usado un servidor y un correo electrónico personal para manejar información confidencial, se le hubiese impuesto una sanción administrativa”, subrayó el director del FBI.

“A nuestro juicio, no existe un proceso de encausamientos razonable para este caso”, destacó Comey.

La conclusión de la investigación del FBI sobre Clinton ahora tendrá que ser analizada por la procuradora general de Justicia de Estados Unidos, Loretta Lynch. La semana pasada la titular del Departamento de Justicia, adelantó que aceptaría las conclusiones a las que llegará el FBI por el caso de Clinton.

En la rueda de prensa Comey delineó que durante la investigación se leyeron más 30 mil correos electrónicos que salieron y entraron de la cuenta personal de Clinton. El FBI entrevistó de decenas de funcionarios y exfuncionarios del Departamento de Estado, y analizó los posibles riesgos a la seguridad nacional que los republicanos sostienen se expusieron con los correos electrónicos.

“Nunca se borraron correos electrónicos con el propósito de ocultar la información”, destacó Comey.

A poco más de un año de que el Departamento de Justicia ordenara la investigación sobre los correos electrónicos personales de Clinton, los republicanos y Trump habían estado aprovechando esta situación para hacer un escándalo político con fines electorales. A la exprimera dama se le ha acusado de todo, de cometer delitos federales y de poner en riesgo a la seguridad nacional del país.

Tras los ataques en Benghazi, Libia, al personal diplomático de Estados Unidos que le costó la vida al embajador Chris Stevens, en el Comité Selecto de la Cámara de Representantes, los republicanos armaron como un proceso de inquisición política en contra de Clinton.

Los republicanos la acusaron de negligencia por ataque a los diplomáticos y cuando descubrieron que uso un correo electrónico para el manejo de información clasificada sobre el caso, empujaron la investigación criminal.

Las conclusiones de la investigación del FBI fueron como una tanque de oxígeno para Clinton, quien precisamente recibió la noticia horas antes de aparecer en un evento proselitista, en Carolina del Norte, acompañada del presidente Barack Obama, quien arrancó su participación en la campaña presidencial para respaldar a la virtual candidata demócrata y derrotar a Trump.

OBAMA, LISTO PARA ENTREGAR EL RELEVO

El presidente Barack Obama ensalzó la fiabilidad y dedicación de Hillary Clinton en su primera aparición en un acto de campaña a favor de su exsecretaria de Estado, horas después de que el director del FBI censurara la manera como la exfuncionaria manejó materiales secretos.

Con la camisa arremangada, Obama declaró: “Estoy listo para entregar el relevo”.

“Estoy aquí hoy porque creo en Hillary Clinton”, agregó. “He conocido de primera mano su pensamiento y compromiso”.

La vigorosa presentación de Obama y Clinton en North Carolina fue una muestra de unidad demócrata en un estado que Clinton espera recuperar para el Partido Demócrata.

Sin embargo, el momento no fue el imaginado por el equipo de campaña de Clinton ni la Casa Blanca durante el largo proceso de elecciones primarias.

La intervención de Obama en la campaña de Clinton lo arrastra hacia una controversia que había pretendido evitar. La presentación de Obama con Clinton trajo a la memoria que el mandatario fue quien propuso para el cargo a la persona que ha declinado presentar cargos penales.

Sin embargo, Clinton y Obama no se apartaron de su muestra de unidad. Ambos viajaron juntos a Charlotte en el avión presidencial Air Force One y también se dirigieron juntos a un acto político en la limosina blindada presidencial conocida como “La Bestia”.

Clinton compartió fotos de sus nietos, Charlotte y el recién nacido Aidan, con el presidente.

Mientras una multitud de simpatizantes daba una ruidosa bienvenida a ambos en Charlotte, el mandatario encabezaba los gritos a coro de “¡Hillary!” cuando subieron al escenario entre pancartas que decían “más fuertes juntos”.

En referencia a la disputa por la candidatura presidencial demócrata que ambos escenificaron en 2008, el presidente señaló que “quizá competimos duro, de costa a costa, pero nos mantuvimos hombro con hombro por los ideales que compartimos”.

El rival republicano de Clinton, Donald Trump, criticó de inmediato la presentación de Obama y Clinton. Al inicio del el acto político, Trump emitió un largo comunicado en el que describió esa aparición conjunta como un ejemplo de un sistema político “amañado”.

“No fue casualidad que no se recomendara la presentación de cargos contra Hillary exactamente el mismo día que el presidente Obama hace campaña con ella por primera vez”, declaró el magnate.