imagotipo

Acapulco ¿sin salvación? / Punto de Vista / Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

Se dirá que de tanto escribir del tema ya no despierta interés. Sin embargo, el número de asesinatos cometidos en Acapulco en los últimos cinco días y que ya suman 24 (El Sol de México 27 de marzo) rechazan el monotema. Hay casi 4 mil elementos federales –Ejército, Marina y Gendarmería- además de los estatales y municipales para evitar, en lo posible, que la violencia afecte a los miles de turistas que decidieron vacacionar en Aca. ¿Por qué aumentan los muertos en estos tiempos de sobrevigilancia?

No se trata ni con mucho de establecer comparaciones, pero todo indica que desde los tiempos Félix Salgado Macedonio al frente de la alcaldía del puerto los criminales se desbocaron. Las respectivas sucesiones no sirvieron para contenerlos. Ni siquiera los dos operativos llamados “Guerrero Seguro” han paliado la violencia. Antes los asesinatos se registraban en colonias periféricas a la zona turística, ahora se han extendido hacia donde se concentran los visitantes. Y es en donde se encuentran apostadas las fuerzas federales. Sorprende la expresión del comisionado de la Policía Federal que minimiza los hechos y compara Acapulco con Disneylandia.

Se supondría que la “fuerza del Estado” sería suficiente para frenar a los miembros de bandas ligadas al narcotráfico o al crimen organizado, pero no ha sido así. Hoy se mata a funcionarios municipales como si se tratara de una consigna; hoy se asesina a turistas que llegaron a disfrutar del sol y de los tragos; hoy se mata a quien sea.

Acapulco ¿no tiene salvación?