imagotipo

Acceso a tratamiento adecuado para pacientes con epilepsia | Salud | Susana Sánchez

  • Salud: Susana Sánchez

La Organización Mundial de la Salud reporta que la epilepsia afecta a 50 millones de personas a nivel mundial, en México son dos millones. Así también, y de acuerdo a esta organización, estudios recientes en países de ingresos bajos y medianos revelan que hasta 70 por ciento de niños y adultos diagnosticados con epilepsia podrían tener crisis completamente controladas mediante el acceso a medicamentos antiepilépticos. El reto en dichos países está en lograr que las tres cuartas partes de estos pacientes que actualmente no reciben el tratamiento adecuado, tengan acceso a él lo más pronto posible.

En el marco del Día Internacional de la Epilepsia, también conocido como el Día Púrpura, instaurado el 26 de marzo de 2008 por iniciativa de Megan Cassidy, una niña canadiense de ocho años que buscaba crear conciencia sobre el padecimiento, la dra. Noemí Santos, directora Médica de Landsteiner Scientific, destaca la importancia de reducir esta brecha terapéutica:

“Se puede afirmar que con un diagnóstico adecuado se tiene gran avance en el control de esta enfermedad, ya que dependiendo de esto se determinará el tipo de tratamiento que el paciente tiene que recibir. El reto en países como México está en aumentar la disponibilidad de medicamentos antiepilépticos genéricos, a fin de facilitar el acceso a tratamiento a la mayor cantidad posible de pacientes”.

Consciente de esta situación, el laboratorio farmacéutico mexicano Landsteiner Scientific se compromete con la investigación y el desarrollo de medicamentos en áreas terapéuticas específicas —entre ellas, una que se ocupa del sistema nervioso central—, con el objetivo de contribuir al bienestar de la población mexicana por medio de productos y servicios que mejoren su calidad de vida.

LA EPILEPSIA es una enfermedad neurológica común y reconocida, pero aún en la actualidad poco comprendida

LA EPILEPSIA es una enfermedad neurológica común y reconocida, pero aún en la actualidad poco comprendida

La epilepsia es una enfermedad neurológica común y reconocida, pero aún en la actualidad poco comprendida, frecuentemente mal diagnosticada y tratada inadecuadamente. Desde los años 90 ha habido avances en el diagnóstico y tratamiento de la epilepsia, así como en el desarrollo de nuevos medicamentos. Sin embargo, en la actualidad persisten dos problemas: por un lado, la dificultad de los pacientes en los países en desarrollo para acceder a estos medicamentos y, por el otro, la adherencia al tratamiento en pacientes que sí disponen de los medicamentos. Esta enfermedad se caracteriza por crisis epilépticas recurrentes, las cuales pueden tener diferentes formas clínicas de presentación: desde episodios muy breves de ausencia o de contracciones musculares con pérdida de conciencia momentánea, o episodios breves de movimientos involuntarios que pueden afectar una parte del cuerpo o su totalidad y que generalmente presentan perdida de la conciencia, hasta el temido estatus epilepticus, en el  cual las crisis epilépticas se presentan de manera constante en el tiempo sin permitir la recuperación de la conciencia entre una crisis y la siguiente .

El tipo más frecuente de epilepsia es conocido como idiopática, la cual no tiene una causa identificable. El otro tipo de epilepsia es conocido como secundaria, entre cuyas principales causas destacan daño cerebral por lesiones antes de nacer o durante el nacimiento, malformaciones congénitas, traumatismos craneoencefálicos graves, infartos o derrames cerebrales, infecciones como meningitis y encefalitis o neurocisticercosis y tumores.

Para la dra. Santos, la historia clínica del paciente es vital para la detección y diagnóstico de esta enfermedad, ya que la identificación de las manifestaciones clínicas durante las crisis epilépticas (convulsiones, pérdida de conciencia, alteraciones motoras, etc.) es de gran ayuda: “Las personas con epilepsia tienen más posibilidades de sufrir lesiones como fracturas, heridas, golpes contusos a consecuencia de caídas y golpes, así como de experimentar ansiedad y depresión. En personas con epilepsia, el riesgo de muerte prematura es tres veces mayor que el de la población general y las tasas más altas se registran en países de ingresos bajos y medianos así como en zonas rurales, lo que explica que muchas de las muertes relacionadas con la epilepsia se asocien con causas prevenibles, como caídas, ahogamientos, quemaduras y crisis prolongadas”.

La especialista señala queen una crisis, que dura de 60 a 90 segundos, es importante mantener la calma y brindar el cuidado necesario al paciente.

Susari7@yahoo.com

/arm