imagotipo

Acontecer Político

  • José Luis Camacho

A 193 años de la creación de la memoria de México:

Archivo General de la Nación
Aunos días de que dé inicio el segundo año de trabajo de la LXIII Legislatura del Congreso mexicano, las dos cámaras que lo integran alistan la renovación de sus órganos de Gobierno. Se trata de las presidencias de la Mesa Directiva y de la Junta de Coordinación Política, las cuales ostentan entre sus atribuciones representar a cada una de las cámaras y definir la agenda diaria de trabajo. De ahí su trascendencia.

Se trata de responsabilidades que exigen mujeres y hombres prudentes, experimentados, conocidos y reconocidos, pues las atribuciones que le confían sus pares legisladores no admiten la improvisación ni el desconocimiento de la práctica legislativa.

En el caso particular de la Mesa Directiva del Senado, siendo esta una cámara que se caracteriza por la ponderación y profundo conocimiento del orden jurídico mexicano, exige una presidencia capaz, talentosa y muy sensible.

Tras un año de intensa actividad, el abogado Roberto Gil Zuarth, demostró su gran conocimiento y capacidad para hacer frente a esta encomienda, la cual superó con creces.

A partir del 1 de septiembre próximo la presidencia de la Mesa Directiva del Senado será encomendada a un legislador del Grupo Parlamentario del PRI, que coordina Emilio Gamboa Patrón, para lo cual hay mucha tela de donde cortar entre sus 55 integrantes, siendo mujeres y hombres talentosos y conocedores.

No obstante, el perfil que los tiempos actuales requiere, es el de un legislador que sea experto en el manejo del Derecho parlamentario; con interlocución no solo al interior del PRI, sino con todas y cada una de las fuerzas políticas representadas en el Senado; con una trayectoria intachable de servicio público; exgobernador, poseedor de sensibilidad y conocimiento político, reconocido y respetado por los medios de comunicación, así como con amplio reconocimiento social y político, tratándose del perfil que mejor caracteriza al queretano Enrique Burgos García.

Hombre de trato cordial y cercano, el exgobernador del Estado de Querétaro ha forjado a lo largo de los años una carrera política de constancia, capacidad, talento, sencillez y mucha sensibilidad.

En su hoja de servicio encontramos cargos de elección popular, tales como presidente municipal, diputado local, gobernador, diputado federal y senador de la República. Asimismo, se ha desempeñado como abogado litigante, notario público y director general del Sistema Nacional DIF. Siendo licenciado y doctor en derecho por la UNAM; ha dedicado más de 15 años a la docencia.

Experiencia y sensibilidad son dos de las principales semillas que han brotado de su extenso servicio a la nación. Y es que con sus conocimientos jurídicos y destreza en los asuntos parlamentarios, ha brindado su máximo esfuerzo con una pulcritud prevalente por más de 10 años al integrar el Poder Legislativo.

Tras haberse desempeñado como presidente de la Comisión del Trabajo y actualmente como presidente de la Comisión de Puntos Constitucionales, su expertise legislativa ha permitido el tratamiento incluyente del trabajo parlamentario, permitiendo con ello dar buenos resultados al Pleno y a sus pares.

Se trata de un mediador en el desarrollo del diálogo plural, sin perder de vista el correcto manejo en el análisis y dictaminación de los asuntos relativos a las reformas constitucionales, apegándose en todo momento a Derecho.

Como lo ha demostrado a base de constancia y esfuerzo en su desempeño diario, cada tarea que se le encomiende al Dr. Enrique Burgos, tiene la garantía de un análisis concienzudo, sincero y apegado a la realidad, buscando siempre el progreso y desarrollo nacionales.
camachovargas@prodigy.net.mx

Twitter: @jlcamachov