imagotipo

Acontecer político

  • José Luis Camacho

¡¡¡Qué está pasando en Los Pinos!!!
La administración pública federal que dio inicio, el 1 de diciembre del año 2012 ha llegado a su cuarto año de Gobierno. Muchos son los retos que enfrenta y los problemas que debe resolver, pero también son numerosas las acciones que ha emprendido a lo largo de 48 meses de trabajo, no solo para gobernar al país, sino sobre todo, para transformarlo en su andamiaje jurídico y en su vida diaria.

De ello habló el presidente de la República, Lic. Enrique Peña Nieto, durante el mensaje que ofreció, acompañado de miles de mujeres y hombres, que sirven a la República desde la trinchera gubernamental, como parte de un esfuerzo de equipo por rendir cuentas y marcar el sendero que se ha de seguir durante el último tercio de Gobierno.

El ánimo adverso que irradia en algunos sectores sociales, no es ajeno para el Primer Mandatario, pues las encuestas y estudios de opinión, revelan que un alto porcentaje de los mexicanos no solo no está conforme con la actual realidad, sino que incluso, duda de la efectividad de vivir en democracia.

Se trata de una crisis que vive gran parte de los países que se precian de vivir en democracia, lo cual se ha profundizado recientemente por la crisis económica internacional, que ha dejado millones de desempleados y daños ecológicos irreversibles.

Ése es el reto que deben afrontar esos países, y México no es la excepción.

El presidente Enrique Peña Nieto, como jefe de Estado, ha convocado a la nación mexicana a unirse y hacer frente con espíritu de cuerpo, a los retos y problemas que enfrentamos.

Fue enfático al señalar que el gobierno que dará inicio en Estados Unidos el próximo 20 de enero, exige un México cohesionado, consciente de los intereses a proteger y visionario sobre la ruta a seguir.

Por lo pronto, el presidente Enrique Peña Nieto, ya ha dado el primer paso y tendido la mano, esperando que más allá de diferencias partidistas, personales o políticas, los mexicanos cerremos filas con nuestras instituciones y las consolidemos.

Ésa es la ruta que corresponde trazar a un Jefe de Estado, que no puede quedarse estacionado en las percepciones y transitar a la realidad, la cual muestra a un país que ha creado un número récord de empleo, que crece económicamente a pesar de las adversidades y que mantiene en orden las finanzas públicas.

Nadie niega que son muchos los retos, pero ello, no puede ser obstáculo ni limitante para reconocer que el México del año 2016 no es el mismo del 2012, sino que ha evolucionado y renovado gran parte de su andamiaje jurídico, en aras de fortalecer sus pilares internos.

En efecto, el presidente Enrique Peña Nieto ha sido el principal impulsor para echar a andar los motores internos del país, para que en éstos se apoye el despegue económico de México, pues tal y como han dado cuenta diversos analistas económicos, el crecimiento que hemos logrado y la inflación controlada que hemos alcanzado, obedecen a variables internas, sin las cuales hoy, nuestra realidad sería distinta, una de adversidad.

La realidad mexicana apunta hacia la consolidación de los efectos de las reformas transformadoras, que en el corto plazo ha alcanzado nuestra nación, cuyo potencial es tan amplio que en el cortísimo plazo ya han brindado beneficios a las y los mexicanos, al atraer inversiones que han roto el récord de creación de empleos formales, así como de fomento al desarrollo de infraestructura.

Así las cosas, es evidente que el Gobierno que encabeza el presidente Enrique Peña Nieto, ha avanzado mucho en diversos y amplios sectores, pero aún faltan dos años, años de una intensa actividad y de un hondo compromiso con el bienestar de las familias mexicanas. Así lo ha augurado el Presidente de la República y estoy seguro que así será.
camachovargas@prodigy.net.mx

Twitter: @jlcamachov