imagotipo

Acontecer Político

  • José Luis Camacho

José Calzada, ¿qué pasa en el campo mexicano?

A 100 años del inicio del debate del Artículo 123 constitucional, pilar del constitucionalismo social mexicano
Como nunca antes, el sector agroindustrial mexicano muestra tasas de producción y exportación que superan, por mucho, a los del petróleo. El trabajo que se ha realizado en el campo ha permitido posicionarlo entre los ocho más productivos a nivel internacional y que México se consolide como un proveedor confiable de alimentos para su propia población y para 150 naciones más.

Se define a la agroindustria o industria agrícola como todas aquellas pequeñas, medianas o grandes empresas que se dedican al manejo, acondicionamiento, conservación o transformación de los productos y subproductos del sector agrícola rural ya sea de la agricultura, ganadería, forestaría, fauna o pisicultura continental, a efecto de lograr bienes de mayor utilidad y valor.

Hoy por hoy, la agroindustria en México constituye un estímulo para potenciar el progreso y el crecimiento, lo que puede mejorar significativamente las condiciones de vida en amplias zonas y fomentar la capacidad productiva de los sectores rurales. Dentro de los beneficios brindados por la agroindustria, destaca que prolonga la vida útil de los productos y les permite ser distribuidos y comercializados de manera adecuada a escala nacional e internacional.

En este sentido, la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), que encabeza José Calzada Rovirosa, ha jugado un papel central y fundamental para lograr que hoy el campo mexicano sea una palanca de desarrollo y crecimiento para nuestro país.

El aumento en la exportación de productos mexicanos al extranjero es muestra de la calidad y amplia gama de productos que se cultivan y producen, lo cual influye positivamente en su potencial de desarrollo a través del crecimiento de la demanda interna y permite generar una mejor articulación regional, mayor equilibrio social e integración nacional de todos los sectores.

El sector agroindustrial se encuentra compuesto por 11 ramas del sector manufacturero de alimentos, bebidas y tabaco y en general, todas ellas han presentado tasas medias de crecimiento superiores a las registradas por el PIB nacional, lo que ha implicado que la población mexicana tenga cada vez mayor acceso a productos alimenticios procesados.

Se dice fácil, pero atrás existe todo un trabajo de logística, promoción, apoyo y supervisión por parte de la Sagarpa, la cual trabaja en tres vertientes fundamentales para el desarrollo del sector agroalimentario: inversión en tecnología, integración de todos los actores y la diversificación de mercados, con el incremento a las exportaciones a Japón, Corea, China y países europeos.

El sector primario y agroindustrial del país creció a un ritmo del 4.8 por ciento en el tercer trimestre del año, resultado del trabajo de los productores y la participación de inversionistas con un proceso integral de productividad, innovación y competitividad en un contexto globalizado. Dicho sector representa los mayores aportes al crecimiento del PIB.

En resumen, el campo mexicano se posiciona como un sector de desarrollo y crecimiento para la nación mexicana, logrando con ello que a unas semanas de conmemorar el centenario de la Constitución de 1917, la justicia social haya llegado a amplios sectores de la población.
camachovargas@prodigy.net.mx

@jlcamachov