imagotipo

Acordanza

  • Acordanza: Tere Ponce De León

  • Tere Ponce
  • El Museo Universitario de Arte Contemporáneo recibirá las cenizas del Arq. Luis Barragán convertidas en un anillo de compromiso.
  • La Muestra The Proposal de la artista conceptual Jill Magid

No lo van a creer, pero la indignación de no solo los amigos, sino los intelectuales mexicanos crece por la inminente exposición de la muestra “The Proposal” de la artista conceptual estadunidense Jill Magid, en la cual se exhibirá un anillo de compromiso inusual, porque el diamante de 2.02 kilates está fabricado con 525 gramos de las cenizas -sí, como lo leen ¡¡¡las cenizas!!!- del famoso arquitecto mexicano, jalisciense de origen, ganador del Premio Pritzker – el Nobel de Arquitectura… La historia es digna de un cuento de horror, que la tortuosa mentalidad de esa norteamericana pudo hacerlo realidad, “convenciendo” a las autoridades jaliscienses y a la familia del afamado arquitecto, de abrir su tumba de la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres, y llevarse gran parte de las cenizas, a las que mandó convertir en un diamante… Jill Magid, nacida en 1973, se conceptúa como artista y escritora.
Según dicen los biógrafos de esta artista, en su “trabajo forma una íntima relación con los sistemas de poder, incluyendo la policía, el servicio secreto, la CCTV o servicio de televisión de circuito cerrado al subvertirlos a través de la seducción y el involucramiento y la incrustación de ella misma con ellos”… Jill busca, según sus propias palabras “La suavidad y la intimidad potencial de sus tecnologías, la falacia de su punto de vista omnisciente, la manera en que mantienen la memoria (pero a menudo dejan de recordar), su posición arraigada en la sociedad (la causa de su invisibilidad), su autoridad, su aparente intangibilidad y, con todo esto, su potencial reversibilidad”… Jill Magid, es originaria de Bridgeport, Connecticut, se licenció como bachelor en Bellas Artes por la Universidad de Cornell, en Ithaca, Nueva York y luego hizo una maestría en ciencias especializándose en estudios visuales, en el Massachusetts Institute of Technology… Vive en Nueva York.
Desde 2013, la Magid ha estado explorando la historia de los archivos del arquitecto Luis Barragán, que sus herederos vendieron a una familia de empresarios suizos en más de tres millones de dólares… Los actuales propietarios han negado el acceso a las investigaciones sobre la obra de este artista extraordinario, y los derechos de autor han sido celosamente guardados, con la consecuente decepción de varios artistas e historiadores, no solo mexicanos, sino también extranjeros. Magid oyó el rumor de que el millonario suizo Rolf Fehlbaum, poseedor del archivo, compró los mismos y los regaló a su prometida, la historiadora de arquitectura de origen italiano Frederica Zanco.
Fue entonces cuando la norteamericana se propuso hacer un anillo de compromiso con un diamante a partir de las cenizas incineradas de Barragán… ¿Cómo consiguió el permiso de la familia del arquitecto y el de las autoridades para exhumar el cuerpo de Barragán?. Averígüelo Vargas, pero lo obtuvo con la “idea” de “proponer” a Zanco el anillo si acordaba devolver los archivos a México. Magid conoció a Zanco a través de una extensa correspondencia, e hizo la “propuesta”, diciéndole: “Te estoy ofreciendo el cuerpo del arquitecto por el cuerpo de su trabajo”.
Zanco no ha aceptado la proposición, pero la Magid sí convirtió las cenizas de Luis Barragán en diamante… Como el proyecto para ella sigue en curso, ha montado con él varias exposiciones e instalaciones, con el propósito de “explorar” la “intersección de lo psicológico con lo judicial, la identidad nacional y la repatriación, los derechos de propiedad internacional y derecho de autor, la autoría y la propiedad”.  En noviembre de 2013, Magid creó una exposición en Nueva York sobre la historia y sus interacciones hasta ese punto con Zanco, teniendo cuidado de respetar los derechos de autor de los propietarios de archivos, al tiempo que empujó los límites, por ejemplo, enmarcando una copia del libro de Zanco sobre Barragán en lugar de enmarcar las imágenes mismas. Ella también puso una exposición en Suiza en junio de 2016 mostrando objetos y videos relacionados con su “propuesta” a Zanco.
La exposición viajó al Instituto de Arte de San Francisco en septiembre de 2016 y ahora llega a México… Por otra parte, la historia de la venta del archivo del arquitecto Barragán se liga al desinterés de nuestros gobernantes por la cultura, ya que dejan que el patrimonio artístico y los archivos de grandes mexicanos, como Luis Barragán se tengan que vender fuera del país, como ha sucedido con muchos otros archivos, como los que se encuentran en la Universidad de Austin en Texas (el del historiador García Icazbalceta es uno de ellos)… La historia de su venta es ésta: Raúl Ferrera, socio de negocios de Barragán, heredó su archivo, pero se suicidó antes de poderlo vender… Su viuda lo heredó y vendió a Max Protetch, un art dealer estadunidense. El millonario suizo Rolf Fehlbaum, cabeza de la compañía de muebles Vitra, compró el gigantesco archivo (el cual está resguardado en las bodegas de Vitra)… Se dice que tiene más de 13 mil dibujos y pagaron por él unos tres millones de dólares… Barragán murió en 1988 y Federica era una, si no es que la más entusiasta admiradora de su obra… En México se verá el anillo junto a un video de la exhumación de las cenizas y los documentos donde Magid pide a Zanco, actualmente directora de la Barragan Foundation, el intercambio del anillo por los documentos…. ¿Es ético que precisamente un museo de Arte Contemporáneo de la Universidad presente esta muestra? Qué les parecería a las autoridades universitarias que un extranjero o mexicano convirtiera las cenizas de alguno de nuestros padres de la patria en diamante y lo presentara en una “exposición conceptual” como arte moderno? ¿Es realmente arte una muestra así?