imagotipo

Acordanza

  • Acordanza: Tere Ponce De León

  • En el examen de doctorado de la psicóloga Patricia Ivonne Castañeda Peña
  • Su tesis versó sobre el “Apego madre-hijo en candidatos a transplante hepático en el Hospital Infantil de México”

El sábado último estuve presente en el Colegio Internacional de Educación Superior, una institución dedicada a la enseñanza de la psicología, psicoanalítica, ubicada en el sur de la Ciudad, a fin de asistir al examen para obtener el grado de doctor en investigación psicoanalítica, de la maestra en psicología por la UNAM, Patricia Castañeda Peña… Pati forma parte del cuerpo de psicología del Hospital Infantil de México desde hace quince años… En esa institución, la doctora Castañeda ha tratado a las familias que tienen niños candidatos a transplantes de hígado… Y novedosamente utilizó su experiencia para investigar el “tipo de apego en la diada madre-infante y número de ingresos a urgencias” de esos niños… La teoría del apego, explicó la doctora en su examen, fue formulada originalmente por el psiquiatra y psicoanalista británico J. Bowlby (1907-1990), quien lo definió como “el lazo afectivo duradero entre dos personas, que les lleva a mantener la proximidad y la interacción, y en el que el individuo vinculado encuentra en la otra persona una base de seguridad, a partir de la cual explora el mundo físico y social, y a la vez un lugar de refugio, donde reconfortarse en las situaciones de ansiedad, tristeza y temor”…. La formación de la relación afectiva, según Bowlby “depende tanto de la madre (o principal cuidador) como del hijo, de manera que ambos están contribuyendo en mayor o menor medida a su desarrollo y mantenimiento”… Otra investigadora, la canadiense Mary Ainsworth, en el año 1969, en la ciudad de Baltimore, desarrolló un mecanismo para valorar el tipo de apego, al que llamó “La situación extraña”, un procedimiento sistemático de laboratorio para identificar el tipo de apego a partir de las conductas que presentan los niños en momentos de separación, presencia de un extraño y reencuentro entre el pequeño y su madre (o cuidador). Ainsworth encontró tres tipos de apego: el apego seguro, el apego inseguro-evitativo y el ansioso-ambivalente…. Por su parte, el doctor E. Rotemberg, (2010) refiere que “esa íntima relación se ve incluida cuando se habla de una enfermedad en etapas muy tempranas, pues la integración de la psique-soma puede verse interrumpida y la libidinización materna podrá afectar por exceso en el caso de la sobreprotección, o por carencia, al temer la pérdida del niño”… A la luz de estos conocimientos así como de los estudios que investigadores pediátricos han hecho en todas partes del mundo, Patricia Castañeda investigó las conductas de esa “diada” formada por madre e hijo, en el Hospital Infantil de México… Explicó la doctora a su jurado, formado por las doctoras en psicología: Concepción Rabadán, presidenta; Eva Esparza y Patricia Bonilla, que el transplante hepático en humanos es un tratamiento que se inició en 1963, por el doctor el Dr. Starzl, habiendo tenido éxito pediátrico hasta 1967… En el Hospital Infantil de México se inició el programa de trasplante en junio de 1998 y continúa hasta la fecha… “Psicológicamente se han tenido diferentes acercamientos hacia el transplante, los avances en esta disciplina y con la influencia del psicoanálisis se va comprendiendo que el transplante no es solo algo físico sino que tiene repercusiones emocionales, familiares, sociales y socioeconómicas” dijo… Muchos investigadores han estudiado estas repercusiones, pero dentro de los programas psicológicos asociados al trasplante de órganos, M. Pérez San Gregorio, M. Marin y Cols, en 2005, llevaron a cabo una revisión bibliográfica donde se abordan las repercusiones psicológicas, sus indicadores en adultos transplantados, ya sea de corazón, riñón, y/o hígado más importantes. Algunos de estos indicadores son: 1.- Repercusiones psicológicas del transplante de órganos en los pacientes: delirium, los trastornos sexuales, los trastornos en el estado de ánimo como depresión y ansiedad, las fantasías sobre el donante e insatisfacción con la imagen corporal. 2.- Los factores psicosociales que afectan psicológicamente: el apoyo familiar, los trastornos psicológicos en familiares, la hospitalización, las expectativas pre y pos transplante, las estrategias de afrontamiento, la duración de la enfermedad y la procedencia del órgano…También se estudiaron los casos donde hubo mejoría física y psicológica, la calidad de vida de los trasplantados y las repercusiones en la familia… Con respecto a los niños, J. Moreno y Kem de C., en 2005, estudiaron esa problemática en los menores y encontraron que el funcionamiento del grupo familiar y la salud mental de los padres son aspectos fundamentales para el bienestar emocional y la adaptación del niño a la enfermedad y el transplante, siendo la fase del pre trasplante la de mayor vulnerabilidad para la adaptación familiar por las dificultades del manejo del niño enfermo, los cambios de rutina de la familia, la espera del trasplante y la inseguridad por la supervivencia, lo que provoca un estado de estrés en la familia… Una de las conclusiones a la que llegó la doctora Castañeda Peña es que “debido a la gran vulnerabilidad del neonato, el tener una madre que pueda proveer acentuados cuidados para la sobrevivencia y el bienestar emocional, se vuelve determinante. Así el concepto del apego es importante, si tomamos en cuenta que en la medicina moderna, sumamente especializada, el cuerpo se fragmenta y se ve por unidades, dejando a un lado el sistema complejo funcional cuerpo-mente. Usualmente los pacientes son tratados como órganos disfuncionales que hay que reparar o cambiar. Esta aproximación al paciente afecta la investidura libidinal del infante”.

Partiendo de este marco la doctora Castañeda Peña analizó la relación que se establece entre el tipo de apego en la diada madre e hijo candidato a transplante hepático, con el número de veces que el paciente ingresa a urgencias. Los pacientes infantiles tuvieron una edad de cinco a 24 meses… Las madres que se investigaron fluctuaban entre los l6 y 36 años … Los padres de los niños entre 18 y 57 años… De 18 diadas iniciales, pudieron estudiarse 10 de ellas… La sustentante llegó a la conclusión que “en estos pequeños con una enfermedad grave y mortal, el tener una relación cercana de cuidado y afectiva se vuelve indispensable para la vida en las mejores condiciones de salud, con el menor deterioro físico posible, por lo que el número de recaídas e ingresos a urgencias son indicadores de esto”. El jurado otorgó a la investigadora psicoanalítica el grado de Doctor con la Mención Honorífica.