imagotipo

Acordanza

  • Acordanza: Tere Ponce De León

  • Salvador Milanés y su libro “La riqueza estéril” opinan que la fortuna debe cumplir una función social para abatir la desigualdad

Tere García Moreno de Milanés, con motivo de su cumpleaños y para celebrar también el cumpleaños de Irma Dubost de Chávez, invitó a comer a un grupo de amigas… La acompañó en esta celebración su esposo, el actuario Salvador Milanés García con quien charlé sobre su último libro publicado, “La riqueza estéril” que trata sobre la función primordial de las empresas, su función social… Salvador pertenece a la Unión Social de Empresarios de México, USEM, capitulo mexicano de la Unión Internacional Cristiana de Dirigentes de Empresa, (UNIAPAC), una asociación nacida en Italia de inspiración católica que promueve un movimiento empresarial para la creación de una sociedad más justa y más humana… En nuestro país, me contó Salvador, en la década de los años cincuenta del siglo pasado, don Lucas Lizaur -de grata memoria- recogió los principios de esta unión empresarial y en octubre de 1957 en la ciudad de México fundó la Unión Social de Empresarios de México… Don Clemente Serna Martínez fue su primer presidente… Ahora esta unión tiene capítulos en toda la República Mexicana… Los objetivos primordiales de esta unión de empresarios es la “transformación del medio empresarial para conseguir que un número cada día mayor de empresas asuma su responsabilidad social. Que participen más en sus organismos representativos; que se elaboren mecanismos de concertación para la solución de problemas sectoriales y nacionales; que se promuevan códigos y normas de autorregulación y contribuyan a la construcción de una sociedad más justa, más fraterna y más humana”, según rezan sus estatuto… “Esto significa que los dirigentes de empresa hagamos lo que nos corresponda con el propósito de colaborar en la instauración de un mejor orden social y en el desarrollo de una economía que esté verdaderamente al servicio del hombre”. “Significa aportar nuestros mejores conocimientos y esfuerzos para crear nuevas formas de convivencia en las que la dignidad de cada hombre, aún del más modesto, sea reconocida y aceptada; en la que se reduzcan los graves desequilibrios en el ingreso; en la que la lucha de clases sea sustituida por la colaboración de todos los grupos sociales; en la que puedan ejercer su libertad y tengan oportunidades de desarrollar sus facultades, aplicar sus talentos y alcanzar su felicidad”… En su nuevo libro, Salvador nos dice que para “transformar el sistema económico capitalista en un sistema de libre empresa socialmente responsable se necesita compaginar “una sana y siempre necesaria ambición, con la sensatez y con la justicia, lo cual implica como condición sine qua non extirpar el aguijón de la codicia, poner las convicciones por delante de los intereses”… Define a la codicia como “el apetito desordenado y desenfrenado por la riqueza, entendida ésta como la abundancia de bienes y cosas preciosas, referida al plano material, y al acopio de cualidades o atributos excelentes, si la referimos al plano espiritual; estos últimos tienen valor, los primeros tienen precio”- La codicia, explica, “solo se orienta al plano material, y referida a la libre empresa, consiste en apropiarse de los beneficios generados por la empresa en una proporción mayor a la que en justicia les pudiera corresponder, despojando así a quienes hubieran tenido legítimo derecho a una proporción mayor”… Y afirma: el principal y más grave despojo que se puede cometer en toda relación laboral o comercial, ya sea con trabajadores o con proveedores, es pagarles salarios o precios injustos, insuficientes o extemporáneos, ya que constituye la causa de la pobreza, entendida como la carencia de lo necesario para el sustento de la vida, desde luego tanto de ellos como de sus familias… La codicia en el criterio de evaluación y remuneración del trabajo ajeno, sobre todo el menos calificado, se acentúa cuando se es juez y parte en el proceso de distribución de la riqueza”… De esta forma, “Toda riqueza que no produzca un bien social equivale a un denario enterrado o improductivo que no cumplió con su fin natural que es contribuir solidariamente a abatir las causas estructurales de la pobreza, convirtiéndola así en una riqueza estéril que no justificó su razón de ser y por la que deberemos rendir cabales cuentas”… Desde su punto de vista, los empresarios socialmente responsables, contribuyen a la construcción de una sociedad más justa, más fraterna y más humana: esto significa que los dirigentes de empresa hagan lo que les corresponda con el propósito de colaborar en la instauración de un mejor orden social y en el desarrollo de una economía que esté verdaderamente al servicio del hombre… ”Significa aportar nuestros mejores conocimientos y esfuerzos para crear nuevas formas de convivencia en las que la dignidad de cada hombre, aún del más modesto, sea reconocida y aceptada; en la que se reduzcan los graves desequilibrios en el ingreso; en la que la lucha de clases sea sustituida por la colaboración de todos los grupos sociales; en la que puedan ejercer su libertad y tengan oportunidades de desarrollar sus facultades, aplicar sus talentos y alcanzar su felicidad”… Salvador Milanés es presidente ejecutivo del Bufete Matemático Actuarial, S.C., ha sido Profesor en la Escuela de Actuaría de la Facultad de Ciencias de la UNAM y en la Escuela de Actuaría de la Universidad Anáhuac, de la que fue su primer Director. Desde 1993 tiene el nombramiento de Actuario Certificado en Pasivos Laborales Contingentes, por parte del Colegio Nacional de
Actuarios, A.C. y

es actuario autorizado para dictaminar Planes de Pensiones ante la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar)… Es autor de los ensayos: ensayos económico-político-sociales: “Extorsión a la Sociedad” (Editorial Tecnos, 1976) y “Cuatro enemigos a Vencer: corrupción, inflación, demagogia y desempleo”. (Editorial Edamex, 1988) y recibió la mención honorífica del primer Premio Nacional de Actuaría por la presentación a dicho certamen del trabajo titulado “Las pensiones de jubilación en el mejoramiento de la calidad de vida”… Miembro fundador del Colegio Nacional de Actuarios actualmente es secretario de su Comisión
de Honor.

Desde 1962 es miembro activo de la Unión Social de Empresarios de México, A.C. USEM, donde ha ocupado diversos cargos directivos, habiendo sido Presidente de la Confederación de las Uniones Sociales de Empresarios de México, A.C., por el período 1991-1993. Salvador es Consejero de la Fundación Mexicana para el Desarrollo Rural, A.C., de Ciudad Vicentina, A.C., y Presidente de Fundación Juan Diego, A.C…