imagotipo

Acordanza / Tere ponce

  • Acordanza: Tere Ponce De León

* En la décima entrega del Premio Matilde Landeta 2015

* Ganadoras: Sabrina Almandoz y Mónica Revilla

Para las mujeres, una de las actividades profesionales más duras de ejercer en igualdad de condiciones con los varones ha sido, hasta ahora, la de la producción cinematográfica en todos sus aspectos: el de guionista, camarógrafa, directora y/o productora… Y si en este 2015 existen todavía trabas -aunque para Catherine Block éstas se producen actualmente solo en nuestra cabeza, porque ya no existen las reales- la verdad es que esas trabas sí son reales, ya que en México es muy difícil hacer cine, tanto para hombres como para mujeres: los costos de un film son millonarios, si una tiene manera de levantar un proyecto teniendo apoyos gubernamentales, estos apoyos no son completos, el cineasta tendrá que buscar financiamientos de particulares para la realización de la película… Y ya que éste se completa, y se hace la película, viene el calvario de la distribución, que en México es dificilísima, ya que las cadenas de exhibición están en su mayoría en manos extranjeras y dan preferencia a las películas norteamericanas… Y si ahora hay directoras de cine tan significativas como Marcela Fernández Violante, secretaria general del Sindicato de la Producción Cinematográfica y presidenta de la Asociación Civil Matilde Landeta; la documentalista Mari Carmen de Lara, María Novaro, Gyta Schifter, Marisa Sistach, Isabele Tardan, -aún las contamos con los dedos-, en el siglo pasado, allá por los años 40, fueron heroicas las mujeres que tuvieron el valor de dirigir películas en un medio absolutamente patriarcal, en el cual -al igual que en nuestro cine-, solo había dos clases de mujeres: las abnegadas (esposas, madres y abuelas) o las del talón… Como profesional del cine, Matilde Landeta fue la más relevante, pues gracias a su perseverancia filmó importantes “largos”…. Al hacer su semblanza en la Décima entrega del Premio Matilde Landeta a mujeres guionistas, ocurrida el jueves pasado en la Cineteca Nacional, Marcela Fernández Violante, habló de cómo Matilde, para realizar sus películas empeñaba sus bienes o vendía acciones sobre la película a sus amigos a fin de completar el presupuesto del filme… Matilde Landeta (1903- 1999), comenzó como anotadora (scriptgirl) en 1933, con la película “El prisionero 13” y llegó a dirigir importantes películas como “Nocturno a Rosario”, su última, en 1991; “Trotacalles” (1951), “La negra Angustias” (1949), “Lola Casanova” (1948). Pues bien, Matilde tuvo la generosidad de legar sus bienes para impulsar a las mujeres cineastas… Marcela Fernández Violante, como su albacea al frente de la Asociación Civil que lleva su nombre, se ha encargado de organizar este concurso anual, que tiene dos premios en metálico: de 50 mil pesos para el primer lugar y de 40 mil para el segundo… Este año, Sabrina Almandoz obtuvo el primer lugar con su guión “María en la Nieve” y Mónica Revilla, el segundo con “Don aire”, premios que recibieron en una ceremonia efectuada el jueves último en la Cineteca Nacional… Durante el evento tomaron asiento en la mesa de honor, con Marcela -promotora del premio y depositaria de la voluntad de Matilde-, las cineastas Busi Cortés y Ana Cruz, quienes fungieron como jurado: Pia Corti, del Sindicato de Trabajadores de la Producción Cinematográfica; Catherine Block, en representación de la Cineteca Nacional; Angélica Ramírez, de Imcine, y el director Alan Coton, secretario general del sindicato de Directores…. Invitada especial fue la escritora, guionista y actriz Elda Peralta, una de las estrellas del filme “Trotacalles”, dirigido por Mati Landeta… Ella nos comentó que Matilde le dio la oportunidad de ingresar en el cine, primero en “La Negra Angustias” donde debutó, y más tarde en “Trotacalles” con un estelar… Por cierto, Elda fue narradora -y coguionista con Matilde Landeta del documental “El rescate de las islas Revillagigedo”, que a invitación de la propia Elda, Matilde dirigió y editó con material filmado por Luis Spota, cuando la marina mexicana retomó para nuestro país ese archipiélago, a mediados del siglo pasado… Porque Luis Spota presenció ese rescate, tanto como periodista como reportero fílmico, así que fue él quien rodó todas las acciones de la marina mexicana en ese lejanísimo territorio de nuestra Patria, cuya isla mayor es la isla Socorro, y que se encuentra frente a las costas de Colima… En esa importante ocasión, el cadete de la escuela naval Antón Lizardo que colocó la bandera de México fue uno de los sobrinos (tiene tres) de Elda que estudiaron e hicieron carrera dentro de la Marina Armada. Su nombre: Gustavo Orozco Peralta, quien tuvo un muy brillante desempeño dentro de nuestra Armada, llegando al más alto rango que puede tener un marino: el grado de Almirante… Ese material fílmico de Luis Spota duró años -cerca de 30- enlatado, hasta que Elda con Matilde lo rescataron en 1986… Hace como unos 10 años, acompañé a la propia Elda a la Secretaría de la Marina Armada de México, pues donó el valioso documental para la historia de México a esta institución… Pero volviendo a la entrega de Premios, en las regiones etéreas doña Matilde Landeta ha de haber estado feliz, porque de los premios que se han otorgado en su nombre y con el producto de su trabajo a las jóvenes cineastas, siete de ellos se han convertido en películas y algunos más está en proceso de lograrlo… Entre las películas ya exhibidas, están la aclamada “Cinco Días sin Nora” de Mariana Chenillo; “Sueños rotos” de Marisa Sistach, “Años después” de Laura Gardós Velo… Y en proceso de producción se encuentran “La habitación” de Mari Diego; “Historia de la tierra caliente” y “Asfixia” de la directora Kenia Márquez… Como sucede en los eventos felices, hubo brindis y un ambigú de deliciosos bocadillos para celebrar a Matilde y a sus guionistas premiadas tanto del presente año como de los pasados.