imagotipo

Acordanza | Tere Ponce

  • Acordanza: Tere Ponce De León

– Las Azáleas visitan la exposición de Francisco Toledo en el Museo de Arte Moderno

– Lupe Ramos Cárdenas, presidenta de los Amigos del MAM, anfitriona

Un golpe al corazón y a la sensibilidad, un grito de angustia y de horror llevaron las Azáleas cuando penetraron en esa sala oscura, tenebrosa, áspera, negra, donde solamente las luces blancas magistralmente instaladas caen en cada una de las 95 piezas de barro que conforman la colección de esculturas en ese material que con el nombre de “Duelo”, el artista oaxaqueño Francisco Toledo presenta desde octubre del año pasado y hasta este fin de mes de marzo en el Museo de Arte Moderno de la ciudad de México…

FRANCISCO TOLEDO, autor de las cerámicas contra la violencia expuestas en el MAM con el título de “Duelo”.

FRANCISCO TOLEDO, autor de las cerámicas contra la violencia expuestas en el MAM con el título de “Duelo”.

Invitadas por Lupe Artigas de Ramos Cárdenas, presidenta del los Amigos del Museo de Arte Moderno, y acompañadas por María Ortiz, directora del Voluntariado de Amigos del MAM, quien guió la visita haciendo antes una introducción sobre la vida, el arte de Toledo y la intención del artista oaxaqueño al elaborar estas 95 piezas, las miembros de esta Asociación Floral, encabezadas por su presidenta Alicia Pandal penetraron en ese recinto que podría decir “dantesco” si no fuera porque las urnas, las bateas, los canastos, enrojecidos todos con el rojo sangre de los sacrificados, nos recordaron una tradición cultural indígena milenaria de urnas que representan a los dioses de la muerte, a los desollados y el gran arte del artista oaxaqueño… (Por cierto, “Nuestro señor el desollado”, es una de las deidades de origen guerrerense -la Montaña Tlapaneca- Xipe-Totec)… Y ahí ante los desollados de Toledo, recordé a esta divinidad que los tlapanecos –considerada la etnia guerrerense por excelencia– la honraban con impresionantes sacrificios. Su fiesta se denominaba tlacaxipehuaztli, “el desollamiento de hombres”, y tenía verificativo el 21 de marzo, segundo mes de su cuenta calendárica (tonalámatl)…

UNA CERÁMICA representando la función de los perros xoloitzcuintles, los cuales acompañaban a las almas de los muertos en su camino al inframundo. Por esta razón se les sacrificaba y enterraban con los muertos a los que debía guiar.

UNA CERÁMICA representando la función de los perros xoloitzcuintles, los cuales acompañaban a las almas de los muertos en su camino al inframundo. Por esta razón se les sacrificaba y enterraban con los muertos a los que debía guiar.

Recordé cómo, cuarenta días antes de la festividad vestían a un individuo de cada barrio conforme al dios. En la fecha de la celebración desollaban a todos y guardaban los cuerpos por 40 días, al cabo de los cuales los enterraban en una bóveda o subterráneo que había al pie de las gradas del templo dedicado a Xipe–Tótec. Y al regresarme al presente, imaginé que esa sala del museo estaba convertida en la cueva o bóveda del templo dedicado al dios prehispánico, si no es que en este 2016 la representación de esos cuerpos mutilados, es tan actual como el uso de una gorra de beisbolista…

A veces, el torturado está de cuerpo entero, otras, rodeado por la urna o canasto, veces en las ollas aparecen una sola mano, o los sesos del cerebro rodeados de la cabellera, o un solo zapato tenis, ensangrentado, o un montón de orejas cercenadas, por supuesto, con ese rojo que si por una parte nos recuerda la sangre vertida de las víctimas, por otro, es una remembranza del símbolo de la ritualidad que puede haber en estos -modernos y sin sentido religioso-, sacrificios humanos…

LA TORTURA está presente en las cerámicas de Toledo.

LA TORTURA está presente en las cerámicas de Toledo.

El grito artístico de Toledo se une así al grito de los mexicanos que padecen la violencia, por el dolor de la desaparición de familiares, hijos, hermanos, primos, esposos, padres; al duelo de familias enteras que han sido víctimas del crimen organizado y que han sufrido la desaparición forzada de alguno de sus miembros…

LOS DESMEMBRAMIENTOS de los torturados, simbolizados en esta cerámica expuesta en el Museo de Arte Moderno.

LOS DESMEMBRAMIENTOS de los torturados, simbolizados en esta cerámica expuesta en el Museo de Arte Moderno.

La sala del museo se convierte, gracias a la extraordinaria expresividad de las piezas allí exhibidas, en sala de tortura, y el espectador, del asombro y el rechazo, pasa a sentir la misma ira de Toledo, ante la salvaje perdida del respeto por la vida humana, ante el dolor y sufrimiento de los torturados, anteriores al momento de la muerte; y se conduele de estas víctimas, condenadas por el odio, por el afán de riqueza, por el afán de poder…

Lo sombrío se vuelve pues, aleccionador, y la expresión artística en cada una de estas piezas de “Duelo” cumplen con el requisito que Aristóteles señalaba en su Poética, para la Tragedia griega: si te conmueve y logra modificar tu visión de la vida impulsando tus sentimientos a la conmiseración o al horror, es una auténtica obra de arte, porque el fin de la verdadera Poesía (léase arte) es producir en nosotros los espectadores la catarsis o purificación emocional, corporal, mental y espiritual al experimentar las bajas pasiones y el horror desatados por el visión de la Tragedia pero sin sus consecuencias…

CUATRO PIEZAS que nos hablan de la crueldad de la violencia que padece actualmente nuestro país.

CUATRO PIEZAS que nos hablan de la crueldad de la violencia que padece actualmente nuestro país.

Toledo confeccionó sus piezas en el taller de La Canela, del ceramista Claudio Jerónimo López, anexo al Centro de las Artes de San Agustín, Oaxaca… En su cerámica aparecen también las obsesiones iconográficas de sus cuadros: animales como los batracios, sapos y ranas, pulpos, caracoles, arañas y por supuesto, los perros que en el panteón prehispánico, acompañaban a los muertos en su camino al Mictlán…

Con una gran maestría en sus piezas, Toledo reúne la antigua tradición del barro oaxaqueño con la técnica del pastillaje y la coloración canela y prolonga la tradición de la cerámica mexicana en estas piezas donde él se convierte en un Mictlantecutli o en el mismo Xipe Totec…

/arm