imagotipo

Adicciones en la mujer

  • Mente abierta: Tomas López

Cuando hablamos de adicciones en la mujer, intervienen factores muy ligados a la incomprensión sobre el tema de la adicción, y a las expectativas sociales que la rodean.

El consumo excesivo de alcohol y tabaco, el uso y abuso de otras drogas -especialmente las prescritas como sedantes y tranquilizantes menores es una práctica muy extendida entre las mujeres-… Y entre los médicos que las recetan con una facilidad sorprendente. Esta es una realidad que no se admite y se oculta, a pesar de que en nuestra época existe una cierta libertad para ese tipo de consumo.

Los estudios señalan que la adicción en la mujer se va constituyendo en un problema de salud pública inquietante.

Y es que, mire, el uso de tabaco, alcohol y otras drogas  no solo afecta negativamente la salud, sino que en el caso de la mujer embarazada afecta todo el proceso de la reproducción, desde la el momento de la fecundación, el embarazo y el parto, hasta la lactancia y el desarrollo del niño.

La National Association for Prenatal Addiction Research and Education de EU ha estimado que cada año, allá nacen 375 mil niños de madres que abusan de drogas. Esto ni incluye alcohol ni tabaco, lo que eleva considerablemente esta cifra. En México, por desgracia, no existen datos al respecto.

Las consecuencias del abuso de drogas en mujeres son múltiples, entre ellas niños que nacen con síndrome de abstinencia, muerte por hepatitis o cirrosis, un 50 por ciento mayor de probabilidad de sufrir cáncer de mama, accidentes domésticos, promiscuidad sexual o prostitución que conlleve a HIV y problemas de salud mental entre otros. Si bien sabemos que el alcohol es la sustancia más comúnmente abusada por la población en general, incluyendo a las mujeres, y que el consumo de drogas ilegales tiende a incrementarse; es importante realizar investigaciones sobre el uso de drogas de prescripción médica, recetadas o no.

Estudios señalan que la posibilidad de usar medicamentos no recetados es mayor entre las mujeres que entre los hombres, y que las mujeres no son más propensas que los hombres a recibir recetas en dosis excesivas, lo cual puede ser explicado si consideramos que son utilizados para aliviar la tensión sin sufrir el rechazo de la sociedad.

De acuerdo a investigaciones realizadas en el Center for Substance Abuse Treatment, el 70 por ciento de las recetas para tranquilizantes, sedantes y estimulantes es indicado para mujeres. Además, se afirma que las mujeres son más propensas que los hombres a desarrollar una adicción a drogas prescritas en combinación con el alcohol.

Así pues, estamos frente a una verdadera señal de alerta. Esto se agudiza si tomamos en cuenta que, debido a que las mujeres tienen mayor cantidad de grasa corporal y menos cantidad de agua que los hombres, por eso se intoxican, más rápidamente que ellos.  Además, el impacto psicológico de la violencia en la mujer contribuye a una baja autoestima, a sentimientos de ansiedad, rechazo, culpa y miedo, los que pueden ser “aliviados” con el uso de alcohol y otras drogas, como un mecanismo de escape.

También, hay que señalar la posibilidad de una patología siquiátrica como elemento primario al desarrollo del abuso de alcohol y/o otras drogas. Como factor previo, puede existir un trastorno psiquiátrico que contribuya al abuso como forma de “automedicación”. Por este motivo es importante detectar trastornos duales (coexistencia de abuso de sustancia con un trastorno siquiátrico).

Recodemos que hay características genéticas, sicológicas y socioculturales, las cuales  interactúan en la formación de nuestra personalidad y por lo tanto en la forma de manifestarse esta enfermedad.

Hombres y mujeres son diferentes, por lo que en el momento de plantearse intervenciones se hace necesario conocer las diferencias.

El proceso de la adicción en la mujer es complejo y aumenta cada día en mujeres con autoestima baja.

Ellas como producto de la impotencia y descontrol, se aíslan, pierden oportunidades, dejan hijos abandonados y desprotegidos y sufren la vergüenza de no atreverse a buscar ayuda profesional.
Pero no lo dude. Si usted o algún familiar pasa por este problema acuda por ayuda profesional, simple y sencillamente… no hay de otra… tomaslopez@yahoo.com.mx