imagotipo

Advierte el Papa a cristianos del peligro de convertirse en “momias espirituales” | Jorge Sandoval

  • Jorge Sandoval

CIUDAD DEL VATICANO.- Para el papa Francisco el comportamiento de los cristianos de hoy se divide en varias categorías, y sus conclusiones en general no se puede decir que sean alentadoras. Existen “cristianos momias, cristianos vagabundos, cristianos testarudos y cristianos a mitad del camino”, sentenció el pontífice. Gente que “por un motivo u otro” se ha olvidado que el “único camino” es seguir a Jesús y sus enseñanzas, sin ninguna distracción.

El Pontífice argentino lo afirmó durante la homilía de su cotidiana misa matutina celebrada ayer en la capilla de su residencia en la Casa Santa Marta, en el Vaticano.

El punto de partida de la reflexión de Bergoglio es que Jesús es el único “camino justo” de la vida cristiana y por lo tanto es importante controlar constantemente si este camino se sigue con coherencia, o si en cambio, la experiencia de fe se ha perdido o se ha bloqueado a lo largo del camino.

Entre las diversas tipologías de cristianos examinadas por Francisco está el cristiano que no camina, que da la impresión de estar un poco “embalsamado”.

Por lo tanto –dictaminó Bergoglio- “un cristiano que no camina, que no hace camino, es un cristiano no cristiano… En otras palabras , no se sabe quién es… Es un cristiano –afirmó- un poco ‘paganizado’: está ahí, detenido, no sigue adelante en la vida cristiana, no hace florecer las bienaventuranzas en su vida, no hace obras de misericordia, está detenido… es como si fuese una ‘momia’, una ‘momia espiritual’… Y hay cristianos que son ‘momias espirituales’, que no hacen daño, pero tampoco hacen bien”.

Pero éste no es el único tipo de “cristiano cuyo comportamiento no es cristiano” según el Papa.

También está el cristiano obstinado, es decir “aquel que se equivoca de camino, y que, “esto es lo peor”, es “testarudo” y “trágicamente, está convencido que ese es el camino justo, y no deja que la voz del Señor nos diga que hay que volver hacia atrás y tomar el verdadero camino’”.

Está, además la cuarta categoría de cristianos, o sea aquellos “que caminan pero no saben hacia dónde van”. Para Bergoglio se comportan “como errantes en la vida cristiana, como vagabundos… Su vida es ir de aquí para allá, perdiendo así la belleza de acercarse a Jesús”. En otras palabras, “pierden el camino porque dan tantas vueltas que este andar errante los lleva a una vida sin salida…”. Moverse demasiado –precisó- “es como entrar en un laberinto del que después no saben cómo salir”.

Sin olvidar la categoría de quienes “a lo largo del camino son seducidos por una belleza, por una cosa y se detienen atraídos a la mitad del camino por lo que ven, por esa idea, esa propuesta, ese paisaje y se detienen fascinados”, sin darse cuenta que “la vida cristiana no es una fascinación: es una verdad, ¡es Jesucristo!”, puntualizó el pontífice argentino.