imagotipo

Aferrados | Punto de vista | Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

Había razón cuando nació como la contraparte de un sindicato prácticamente charro. Existía el hartazgo por la presencia de líderes que solamente jalaban la cobija hacia ellos y dejaban a los trabajadores morir de frío. Con el paso del tiempo, se fueron sumando miles hasta que conformaron la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación en Chiapas, lugar de nacimiento de quien más tarde sería, por 25 años, la jefa de jefas del magisterio nacional.

Hace dos años y cinco meses, los profesores de la Sección 22, acompañados por los de la 9, 14 y 18, del Distrito Federal, de Guerrero y Michoacán, se adueñaron del Zócalo y permanecieron hasta el 13 de septiembre de 2013, fecha en que fueron desalojados por efectivos de la Policía Federal. Por cierto, sin una gota de sangre derramada. Habían puesto de rodillas al Gobierno federal, al del Distrito Federal, a los de Oaxaca, Michoacán y Guerrero. Presionaban y los políticos que representaban a la autoridad se espantaban y concedían todo. Hasta que…

Hasta que alguien tomó la decisión de que por encima de la ley nada, y ordenó desarticular el entramado tejido por los líderes de la 22 en el IEEPO, con lo cual los disidentes se quedaron sin dinero. Se fueron apagando. Sus amenazas no avanzaron. Los que retaron a la autoridad fueron sancionados y ya hay despedidos por incumplimiento de la evaluación y abandono de trabajo.

Ayer volvieron a la carga y se manifestaron frente a Gobernación. Y cerraron Reforma. Se fueron con las manos vacías. Gritaron: “La Reforma Educativa está muerta” (¿?).

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx

jesusmichel11@hotmail.com

/arm