imagotipo

Agenda 2030 y cooperación

  • Aarón Irizar López

Gran parte de los retos a los que se enfrenta el mundo en la actualidad son de carácter global, por lo que la cooperación regional y mundial es fundamental para hacerles frente. Ningún país, por más poderoso y rico que sea, es capaz de hacer frente solo a las amenazas como el cambio climático o el crimen organizado.

Conscientes de ello, en septiembre de 2015, los líderes del mundo aprobaron en una Cumbre histórica de las Naciones Unidas la Agenda 2030, acuerdo multilateral que entró en vigor el 1 de enero de 2016, y que establece las directrices para transitar hacia un desarrollo sostenible que tenga como objetivo prioritario la igualdad, la dignidad y el bienestar de todas las personas del mundo.

La Agenda 2030 prevé el cumplimiento de 17 objetivos generales a través de 169 metas durante los próximos 15 años, con el propósito de hacer frente a problemas como el cambio climático, la pobreza, hambre, analfabetismo, desigualdad entre los géneros, desigualdad social, entre otros.

Para lograr el cumplimiento de todos esos objetivos, las Naciones Unidas han hecho énfasis en la necesidad de que se actúe desde todas las esferas, a nivel global, local y, por supuesto, regional. Entre sus indicaciones, la Agenda 2030 establece como un requisito fundamental para América Latina y el Caribe impulsar una mayor integración regional, para construir capacidades conjuntas que coadyuven en la obtención de dichos objetivos.

Del 26 al 28 de abril del presente año tuvo lugar en la Ciudad de México el primer Foro de los Países de América Latina y el Caribe sobre el Desarrollo Sostenible, el cual tuvo como principal objetivo promover la cooperación multilateral en la región e intercambiar experiencias sobre buenas prácticas y metas comunes en la materia.

Este foro es el principal mecanismo regional para la implementación y el seguimiento de la Agenda 2030. Además de representantes gubernamentales e intergubernamentales, estuvieron presentes representantes del sector privado, de organizaciones de la sociedad civil, de la academia, así como parlamentarios de diversos países.

El evento ayudó a fortalecer los lazos de entendimiento entre los 33 países participantes, los cuales firmaron un documento final que, además de las conclusiones, incluyó una serie de recomendaciones que serán presentadas por México ante el Foro Político de Alto Nivel en la Organización de las Naciones Unidas, a celebrarse el próximo mes de julio.

Cada región en el mundo cuenta con sus propias especificidades, siendo algunos temas más prioritarios que otros. La realización de este tipo de eventos permite crear estrategias para el cumplimiento de los objetivos de la Agenda 2030, dependiendo las necesidades más apremiantes de la región.

En este sentido, los temas a los que se les debe prestar mayor atención en América Latina y el Caribe son la eliminación de la pobreza, la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres, la educación, la lucha contra el cambio climático y la construcción de sociedades resilientes.

La cooperación regional para el desarrollo, el intercambio de tecnología y la construcción de políticas públicas compartidas a nivel regional, constituyen elementos clave para el cumplimiento de la Agenda 2030 en América Latina y el Caribe, por ello, México debe seguir velando en los foros regionales por una mayor cooperación, diálogo y unidad. La integración latinoamericana continuará siendo la mejor vía para el progreso y el desarrollo regional.
Senador de la República por el Estado de Sinaloa.

@AaronIrizar

https://www.facebook.com/aaron.irizarlopez