imagotipo

Agenda Ciudadana

  • Rebecca Arenas

  • Rebecca Arenas
  • Veracruzanas Líderes de Opinión se reúnen con Sara

De reciente creación, el grupo Veracruzanas Líderes de Opinión y Acción, presidido por Zayda Llado Castillo, que reúne a mujeres con destacada trayectoria en la vida pública: política, periodismo, academia y lucha social, llevó a cabo su primera reunión formal, con Sara Ladrón de Guevara, la aguerrida rectora de la Universidad Veracruzana, a quien con pleno acierto, se le ha dado en llamar la mujer del momento; a quienes los universitarios llaman simplemente “Sara”, con respetuoso afecto.

De formación humanista, arqueóloga con grado de doctora y una vida profesional dedicada a la academia, Sara Ladrón de Guevara es la primera mujer en regir los destinos de nuestra máxima casa de estudios, responsabilidad en la que ha tenido un desempeño notable. Además de los importantes logros alcanzados en su administración, elevando la calidad de los programas académicos de la UV, el aspecto que más le ha ganado a Sara, la simpatía y el respeto de propios y extraños, ha sido su estoica lucha para recuperar los recursos de la Universidad Veracruzana (UV), que le fueron esquilmados por el Gobierno de Javier Duarte.

El decidido compromiso de la rectora en defensa de la UV, encabezando las manifestaciones de la población estudiantil para denunciar, en la Plaza Lerdo, el abuso del Gobierno, exigiendo la reparación del daño, fue noticia nacional y fuera de nuestras fronteras, evidenciando los excesos de un Gobierno repudiado por todos, y la legítima lucha de una universidad liderada por su rectora.

Un primer punto que enfatizó la rectora, fue la paradoja que constituye la lucha de las mujeres, que suele verse como una lucha de minorías, cuando en todas partes las mujeres somos mayoría. De los 78 mil 600 estudiantes que componen la matrícula total,  el 54.69  por ciento son mujeres. De todas las universidades públicas de México, Sara es la única rectora; de los 32 gobernantes de las entidades del país, solo hay una gobernadora. Señaló a manera de ejemplo.

A favor de la cuota de género en el ámbito político, como la única vía de acceso a oportunidades en ese campo, Sara reconoció la meritocracia como pase de abordar en la Academia, desde los exámenes de admisión estudiantiles hasta los exámenes de oposición a docentes. Más allá del género la capacidad. Igualmente reconoció que más y mejor educación en las mujeres es garantía de nuevas generaciones más sólidas, con rumbo claro y con principios.

Se pronunció en defensa de la diversidad. En apoyo a los derechos de la comunidad lésbicogay, destacando el falso debate que pretenden llevar a cabo los segmentos más retardatarios de la sociedad, en un país laico, en el que se respeta la libertad de credo y los compromisos de los fieles respecto de sus sacramentos. En lo civil, sin embargo, afirmó la rectora, la tradición laica nos fortalece como sociedad y alienta el respeto a la diversidad.

De igual forma, se pronunció en favor del derecho de las mujeres a decidir su vida reproductiva, y desde esa perspectiva, en contra de que se criminalice a quienes ejercen su derecho al aborto por enfrentar situaciones de crisis.

Advirtió sobre el claro retroceso en amplios segmentos de la población, sobre estos temas. Y refiere el porqué de la falta de armonización que estamos padeciendo: “Tenemos formatos educativos del siglo XIX, maestros del siglo XX y alumnos del siglo XXI”.

En lo que respecta a su tercer informe de gestión administrativa, consideró que debido a su dispersión geográfica, la UV tiene un manejo administrativo y académico muy complejo. A pesar de ello, señala, de los 314 programas educativos vigentes, el 90  por ciento de la matrícula estudia en programas acreditados por el Conacyt, y afirmó  que a pesar de la permanente falta de recursos “cada quincena peleando para poder pagar la nómina” la Universidad Veracruzana logró cumplir con sus programas.

Sobre el monto del adeudo a la Universidad Veracruzana por parte del Gobierno de Veracruz, Sara Ladrón de Guevara informó que es por 2,300 millones de pesos, más el 50 por ciento retenidos por ISR. Que la UV tiene pasivos y muchas deudas, igualmente que tiene solvencia no liquidez. Que a partir de que los recursos empezaron a llegarle directamente del Gobierno federal, terminó la batalla quincenal para el pago de la nómina universitaria.

Sobre su posición ante las pasadas elecciones, Sara Ladrón de Guevara reiteró que su compromiso es con Veracruz no con un partido político, y que  la participación del la Universidad Veracruzana en la elaboración del Plan Veracruzano de Desarrollo,  constituye un espacio de estabilidad social tras la desgastante polarización electoral, en donde capital humano especializado de la UV, dará forma a las más de dos mil propuestas (hasta el momento) que han aportado los ciudadanos veracruzanos.

Entreverando sus respuestas profesionales, con otras de carácter personal, que nos proyectaron la parte humana de Sara Ladrón de Guevara como esposa, como mujer que quedó embarazada siendo secretaria académica de la UV, que responde a quienes dudaban de su futuro desempeño: “No me voy a embarazar de la cabeza”, hoy madre de un joven de quince años “su tema favorito”; una mujer que disfruta la comida, que simpatiza con las posiciones de izquierda, como la gran mayoría de la población universitaria, y una mujer convencida de la necesidad de continuar fortaleciendo la educación para lograr los ciudadanos que requiere México.

Una mujer sólida en sus posicionamientos y compromisos, pero diáfana y serena en su diálogo. Ojalá decida buscar un segundo periodo como rectora, para beneficio de la Universidad Veracruzana.

rayarenas@gmail.com