imagotipo

Agenda Ciudadana

  • Rebecca Arenas

  • Rebecca Arenas Martínez
  • El apego a la ley, la respuesta debida y obligada

En estos días de plantones, marchas, bloqueos y creciente descomposición social, que ha detonado la inconformidad violenta de la CNTE en contra de la Reforma Educativa, aprobada hace tres años por el Poder Legislativo de nuestro país, estamos viendo repetirse, prácticamente, la misma escena de 2014, en donde los rijosos inconformes se sientan a negociar con las autoridades de la Secretaría de Gobernación, pero simultáneamente siguen violando la ley y cometiendo infinidad de tropelías que afectan la forma de vida y patrimonio de cientos de miles de ciudadanos pacíficos, que nada tienen que ver con el conflicto en cuestión.

Esto es insólito, ningún proceso de negociación serio se lleva a cabo sin haber pactado previamente una tregua que permita analizar con objetividad y serenidad las razones y los hechos  de las partes. No es el caso que estamos viendo, en donde la autoridad y los inconformes, parecieran “estar a las vivas” de los últimos acontecimientos. Un pandemónium sin posibilidad de arreglo, que solo evidencia la falta de genuina voluntad de acuerdo de la CNTE y por parte de la Segob una tremenda falta de oficio y de aplomo, frente a lo que debiera ser la brújula de su actuación, el cumplimiento de la ley, sobre cualquier otra consideración.

No nos sorprenda por tanto, el alud de crítica y descalificación de los más significativos segmentos de la sociedad, hacia el Gobierno federal que pareciera haberse quedado paralizado, tras su intentona de resolver con la presencia de la Policía Federal, los bloqueos cometidos por la CNTE en Salina Cruz, Oaxaca,  con un saldo de 7 muertos y decenas de heridos, y en donde cada una de las partes culpa a la otra, del origen de los disparos que convirtió la refriega en tragedia.

¿Por qué revira el Gobierno frente a los que gritan más fuerte y amenazan con piedras y machetes a quien se le ponga enfrente? ¿Por qué no actuar “con la ley en la mano”, si la ley es de aplicación para todos? ¿Por qué hacer excepciones?

La actuación inconsistente e incongruente de la autoridad federal, por decirlo de forma suave, está alentando a la actuación de otros grupos inconformes, que ya han empezado a hacer de las suyas, generando un clima de anarquía y de ingobernabilidad, en donde, una vez más, los primeros en “pagar los platos rotos”, serán los ciudadanos que hoy viven atenidos a su suerte, hasta que se harten, y también decidan actuar.

Es muy peligroso lo que está ocurriendo, sobre todo, si tenemos en cuenta que somos infinita mayoría, los ciudadanos que acatamos la ley, y hoy nos sentimos desprotegidos ante la falta de respuesta afectiva del Gobierno, cuya obligación primordial es hacer que se cumpla la ley, y no lo está haciendo.

El ejemplo cunde y ya lo estamos viendo, con las declaraciones del procurador de Justicia de Guerrero, que por razones de  “prudencia política” no actuara en contra de los rijosos de la CNTE a pesar de todos sus delitos y abusos cometidos. Y esta impunidad, también está cundiendo en otros ámbitos y con otros actores, incluyendo incluso a los gobernadores más cuestionados por su actuar corrupto: los de Quintana Roo, Coahuila y Veracruz, que habiendo perdido las elecciones, por el generalizado repudio de los votantes, hoy pretenden librarse de la presunta responsabilidad legal por todos los excesos y desvíos cometidos, manipulando a sus respectivos Congresos salientes, para que aprueben iniciativas de ley que los protejan, e instalen a sus incondicionales en los cargos de combate a la corrupción. Una burla por todo lo alto contra la ciudadanía, sin que el Gobierno federal intervenga con energía y les ponga un alto a dichas pretensiones.

¿Hasta dónde vamos a llegar si la situación no cambia? Claramente a la debacle, en donde cada ciudadano empiece a actuar “por la libre” para defenderse de la delincuencia organizada, de los grupos mercenarios a sueldo, de las corporaciones policiacas locales incondicionales al tirano que gobierna; de los gremios violentos y corruptos que ya se confabulan con los líderes mesiánicos hacia el 2018, buscando crispar aún más el clima social en contra del Gobierno, para en ese caldo de cultivo, manipular, mentir, y buscar el apoyo de la población más pobre y olvidada, la más agraviada por sexenios y sexenios de Gobiernos que han declarado mucho y resuelto muy poco. Y entonces sí, empezaremos a ver que el populista Gobierno de Maduro, es un paraíso, frente a lo que aquí tendremos, si las cosas siguen como van.

¿Habrán sido de balde las Reformas Estructurales? ¿Quién puede querer venir a invertir a un país, como el nuestro, en donde no hay quien garantice el imperio de la ley? El riesgo es enorme, y allá en las cúpulas gubernamentales parecen no enterarse que la única respuesta, es y seguirá siendo, la aplicación de la ley.
rayarenas@gmail.com