imagotipo

Al Weiwei disfruta su libertad como los españoles de su obra zodiacal

María Esther Beltrán Martínez

Corresponsal

MÁLAGA, España.- La ciudad de Málaga se viste de fiesta, al presentar una instalación de 12 esculturas de bronce del artista chino Ai Weiwei a pocas semanas de gozar de su libertad después de cuatro años de estar bajo arresto domiciliario.

Circle of Animals/Zodiac Heads son 12 esculturas del zodiaco chino. La curaduría de Fernando Francés es sin duda bien pensada y me lo imagino viendo cual sería el lugar perfecto para cada una de las obras. Francés, director del Centro de Arte Contemporáneo de Málaga es cómplice y comulga con el compromiso con el arte. Es un hombre que se implica en cada exposición de tal manera que al hablar de las obras expresa las emociones y aclara situaciones o aspectos de pronto velados para los que no somos especializados.

En esta ocasión para ver las obras nos vemos en medio de un círculo donde observamos o nos observan 12 bustos de bronce de 300 kilogramos y cuatro metros de altura, inspirados en el zodiaco chino, que nos roban la atención por su mirada, sus acabados y por el significado
que guardan.

Por primera vez se presentan estas esculturas en España y es Francés quién logra participar de la fiesta cultural por la libertad de Weiwei, junto con Londres y Alemania donde actualmente se expone obra del artista chino.

Sobre el caso del artista expresa Francés “Su delito no ha sido otro que el compromiso, un compromiso personal de carácter social y político, increíblemente crítico con la política que ejerce el Gobierno chino, hecho que le ha ocasionado, entre otros asuntos, la cancelación de exposiciones, un grave golpe en su cabeza que casi le cuesta su propia vida y la demolición de un nuevo estudio en Pekín…Ai Weiwei más que un traductor entre arte y sociedad, es un intérprete de la realidad, Sus obras de arte tienen la capacidad de hablar por sí solas”.

Sobre la exposición comenta que están inspiradas y recrea una serie de esculturas diseñadas en el siglo XVII por el artista italiano Giuseppe Castiglione que una vez adornaron la fuente-reloj del palacio de verano de Yuaming Yuan, un complejo de estilo versallesco construido por la corte china, donde residían los emperadores de la Dinastía Qing y cuyos jardines fueron arrasados durante la Segunda Guerra del Opio en 1860 por soldados franceses y británicos. En la actualidad siete cabezas -rata, buey, tigre, conejo, caballo, mono y jabalí- han sido repatriadas a China, desconociéndose la localización de las  otras cinco.

En esta ocasión tenemos el mensaje de Weiwei dirigido a los temas del saqueo y la repatriación, al tiempo que profundiza sobre los conceptos de lo falso y la copia en relación en relación con la obra original. Esta serie fue creada en 2010. “Weiwei sabe qué es lo que quiere expresar con su arte y esto lo hace con extrema precisión. La búsqueda constante de la provocación en su trabajo tiene como claro objetivo

remover conciencias, sus obras no son solo el resultado de un proceso creativo: su trabajo es el resultado de las experiencias vividas por él y por sus compatriotas. Un artista visual cuyo arte provoca, desafía, choca… Un hombre que usa el arte como un arma de protesta, un arma cargada con veraces balas”.

Durante los 600 días Weiwei ha tenido prohibido salir de su país, sin embargo sus obras han visitado museos de todo el mundo. Esta exposición de 12 cabezas se presentó en el patio del Museo de Antropología de la Ciudad de México.

“Una sociedad sin libertad para hablar es un oscuro pozo sin fondo. Y cuando está tan oscuro, todo lo demás empieza a brillar”, dice una de las citas más repetidas por AiWeiwei (1957, Beijing).