imagotipo

Alas para volar

  • Cuadratura: Enrique pardo Genis

Una oportunidad para un futuro mejor

Londres 247, siete de la noche fue la cita. Y es que vagar por las calles de Coyoacán ya es motivo suficiente para asistir a cualquier clase de evento, pero si además tiene lugar en la Casa Azul, aquella que perteneció a Frida Kahlo y Diego Rivera desde 1904 hasta 1958, es difícil declinar la invitación.

Debo mencionar que la casa es simplemente fascinante, sus detalles tan tradicionales, sus colores tan brillantes que nos hacen vibrar, que nos hacen sentir que son parte de nosotros y nosotros de ellos, nos revelan un pedacito de nuestro folclore. Pues independientemente del bagaje cultural que se tenga, si algo no podemos negar es que visitar la Casa Azul es como visitar un distintivo de nuestra propia personalidad.

Pero bueno, aunque todo esto que le cuento es lo que me provoca darme la vuelta a un sitio tan lleno de cultura y nuestra historia, ubicado en mi tan querido Coyoacán, el motivo de mi visita fue otro… La presentación de la fundación “Alas para Volar”.

¿Qué me llamó la atención de esta fundación? Le voy a contar de inicio, para empezar se trata de un grupo de expertos en tecnología, quienes dedican parte de su tiempo a proporcionar ayuda a grupos vulnerables. Esto suena muy bonito ¿no? pero ¿de qué se trata? Entrevisté a quien impulsa este proyecto para tenerlo más claro yo mismo.

“‘Alas para Volar’ es una fundación que da cursos de tecnología a chavitos de escasos recursos, pero también a jóvenes talento…” Así lo definió el mismo director de la fundación Marco Antonio Hinojosa. “Alas para Volar” cuenta con más de 10 años de experiencia en la industria tecnológica en Nuevo León, pero tan solo hace menos de dos años fue constituida formalmente. “Hace muchos años yo empecé a dar clases a los chavitos de escasos recursos y a los jóvenes talento, y lo hacía gratis ¿no?, por amor al arte… nuestro objetivo ulterior es desarrollar la industria del software en México”, completó Marco Antonio.

Marco Antonio Hinojosa y Montse Rueda.

Marco Antonio Hinojosa y Montse Rueda.

Ahora, hasta aquí suena muy bien. Creo que es una tarea muy loable la que hace la fundación, y sobre todo en un ramo tan innovador, tan necesario y tan poco explotado en cuanto a capital humano en nuestro país. Pero la razón por la que Marco Antonio decidió crear el proyecto es algo que llamó mucho mi atención.

“Yo me gradúo de la universidad de matemáticas de la Universidad Autónoma de Nuevo León. Pedí una beca para irme a Francia, pero mi facultad es muy chiquitita y nadie me dio una beca, o sea, no nos pudieron apoyar, yo y unos cuatro amigos. Entonces dije: ‘ok’, hay oportunidades que no se te dan, pero que tú puedes ofrecer a los muchachos que vienen”.

El apoyo que otorga “Alas para Volar” es como una tirada a dos bandas: Por un lado brinda la oportunidad a jóvenes universitarios con capacitación tecnológica, como lo son los cursos especializados; y por otro lado está la capacitación técnica de aquellos jóvenes que no tienen acceso a la universidad, para que tengan un oficio. Actualmente la fundación tiene convenios con la Universidad Autónoma de Nuevo León, así como instituciones en Torreón Coahuila, y actualmente buscan establecer vínculos con universidades del Estado de México, Veracruz, Oaxaca. Además piensan incursionar en la iniciativa privada. La intención final es crear oportunidades que no existen, y así mejorar los ingresos de los jóvenes que se insertan en el mercado laboral.

Para recordar

Ganó el Madrid su onceava orejona. Es el campeón de la Champions League, ante un fuerte Atleti que hizo que el título se definiera hasta la última instancia.

Pumas fue eliminado de la Libertadoras por un equipo de Ecuador de bajo perfil. ¿Olvidó que no existen rivales pequeños?… Ah, otra final… el Pachuca se coronó campeón de la Liga MX.

Viva la vida y sea feliz.

Correo: kikeniS@yahoo.fr

Twitter: @EnriqueParGen