imagotipo

Algunas dudas sobre la vejez

  • Salud: Dr. Jonatan Escobar

Ya en columnas previas he tenido la oportunidad de hablar acerca de la vejez, en ésta ocasión me interesa enfocarme un poco en cuanto a los fenómenos de deterioro cognitivo que acontecen en edades avanzadas.

Se sabe que en el transcurso de los años el cerebro sufre algunos cambios, principalmente atrofia a nivel de algunos segmentos de la corteza del mismo, lo anterior no necesariamente acompaña a fenómenos demenciales o de fallas en la memoria o algunos otros de los dominios funcionales, a pesar de que algunas áreas cerebrales con el paso de los años sufren atrofia, la función cerebral puede permanecer relativamente indemne para dar lugar a lo que se denomina envejecimiento exitoso, condición en la cual una persona añosa puede funcionar y poseer la vitalidad física y mental semejante a la de un adulto joven. Desde luego, para alcanzar el envejecimiento exitoso se requiere de tomar múltiples medidas desde la juventud, uno de los factores que definitivamente confieren determinada “protección de la función cerebral” son los años académicos, es decir, mientras una persona dedique tiempo específico al estudio de alguna materia, así como a aprender paulatinamente nuevas cosas y acumular conocimiento se augura un nivel de salud mental mayor para los años venideros, también resultan fundamentales los hábitos de higiene, salud y alimentación el practicar algún tipo de deporte acompañado de un esquema alimenticio adecuado, añadido al cuidado constante de la salud son factores que nos acercan drásticamente al denominado envejecimiento exitoso.

Existe otra modalidad del envejecimiento denominado envejecimiento normal, instancia en la cual el individuo se mantiene funcional e independiente, sin embargo sus parámetros fisiológicos dominios cognitivos como la memoria se encuentran por debajo de individuos más jóvenes, aquí podremos encontrar por ejemplo los pequeños olvidos de la senectud, aunado a una perdida ponderal de masa magra como el músculo que da lugar a un cuerpo más frágil y vulnerable, acompañado del declive paulatino de algunas funciones fisiológicas lo que da lugar a algunas enfermedades frecuentes en la vejez, tales como la diabetes, hipertensión entre otras, la mayoría de la población precisamente consideran el escenario previamente descrito como algo normal, irremediable y propio de la vejez.

Sin embargo hay que considerar que muchos individuos alcanzan la vejez exitosa n la que como hemos mencionado, funcionan fisiológica e intelectualmente de manera semejante a como lo hacen los individuos jóvenes, a este nivel se puede decir que se está viviendo una segunda juventud con algunos beneficios invaluables tales como el haber consolidado una vida familiar, económica y social estable y de alta calidad.

Por otro lado, no podemos pasar desapercibidos los síndromes demenciales, los cuales tiene múltiples orígenes, pero a grandes rasgos podemos decir que se trata de una entidad en la cual el deterioro de los dominios cognitivos en el individuo es tal que ha perdido su independencia y en ocasiones el sentido de la realidad.

A lo anterior me gustaría aclarar que los síndromes demenciales actualmente conocidos como trastornos neurocognitivos resultan irreversibles en la gran mayoría de los casos, así como progresivos tendientes a cronificarse, pueden aparecer de forma abrupta, en los cuales, la persona pierde repentinamente algunas funciones cognitivas, o bien, los síndromes demenciales pueden instaurarse de forma larvada y progresiva a través de muchos años, en cualquiera de los casos se trata de entidades que ante una adecuada supervisión y manejo médico mejoran el pronóstico y los individuos pueden mejorar su calidad de vida, sin embargo me gustaría reiterar que por regla general se trata de situaciones irreversibles.

El tema es sumamente amplio, pero el espacio destinado para la presente columna ha concluido, para mayor información quedo a sus órdenes al correo bioplutarco01@hotmail.com o al
Facebook Jonatan Escobar.