imagotipo

Aliados estratégicos por el medio ambiente

  • Aarón Irizar López

Este  mes, México recibió la visita oficial de la canciller alemana Angela Merkel, en el marco de la clausura del Año Dual, iniciativa bilateral que ha fortalecido la relación e intensificado el intercambio cultural, comercial, turístico y académico entre ambas naciones. 

Ambos países mantienen una relación sólida activa y productiva. Actualmente, Alemania es el principal socio comercial de México en Europa y el quinto en el mundo, además, es nuestro sexto principal inversionista con más de mil 900 empresas con capital alemán en nuestro país.  

Pero la relación va más allá de lo estrictamente comercial, ambos países comparten posiciones similares en diversos asuntos de la agenda internacional, particularmente en temas como el mantenimiento de la paz y la seguridad internacional, cooperación para el desarrollo, desarme y medio ambiente.

En materia de cambio climático, biodiversidad e impulso a energías renovables, ambos países se consideran mutuamente socios estratégicos. En la visita del presidente mexicano a Alemania, ambos gobiernos se comprometieron a trabajar juntos en dichos rubros y a implementar cuanto antes las medidas ambientales necesarias para cumplir con los compromisos del Acuerdo de París; en la 22ª Conferencia de las Partes de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP22), fueron dos de los tres primeros países en presentar una estrategia de largo plazo para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) para el año 2050.

Si contrastamos las estadísticas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) y de la Oficina de Estadísticas Europeas (Eurostat), el presupuesto destinado por México para la protección del medio ambiente, en proporción al PIB, se encuentra al nivel del asignado por países como Noruega, Irlanda y Suiza, e inclusive por encima del asignado por Alemania y Francia.

En materia de biodiversidad, México cuenta con 181 Áreas Naturales Protegidas que representan cerca de 90 millones de hectáreas de territorio terrestre y aguas continentales, cumpliendo con uno de los propósitos más importantes de las Metas de Aichi sobre biodiversidad.

Por su parte, Alemania es un país pionero en protección al medio ambiente. Desde la última cuarta parte del siglo XX, este país ha apostado por la generación de energías limpias, la reducción de emisiones contaminantes, la protección de la biodiversidad, el reciclaje y separación y aprovechamiento de residuos.

Desde 1990, Alemania ha reducido sus emisiones de GEI en cerca de un 24%; con más de 35 mil mega watts es uno de los tres mayores productores mundiales de energía de fuente eólica junto con China y EU además de ser el líder mundial en producción de energía fotovoltaica. 

Previo a la visita de Angela Merkel a México, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la Agencia Alemana de Cooperación al Desarrollo (GIZ), a través de la Alianza Mexicana-Alemana de Cambio Climático, realizaron el primer Taller de Intercambio para Proyectos de la Iniciativa Climática Internacional, donde se analizaron más de 40 proyectos climáticos.

Sin duda, tanto México como Alemania son líderes y referentes a nivel internacional en materia de protección medioambiental, en este sentido, es fundamental fortalecer la cooperación en foros multilaterales y en proyectos duales de investigación e innovación, en materia de medio ambiente, desarrollo y combate al cambio climático.