imagotipo

Alianzas para fortalecer la democracia / Marco A. Bernal

  • Marco Bernal

Los partidos políticos deben comprometerse a realizar acciones políticas que beneficien al país, al sistema de partidos y a la democracia. Ganar elecciones no es el fin último de todas las acciones políticas, sino formar gobiernos que contribuyan de manera sustantiva a mejorar las condiciones económicas y sociales de la población que gobiernan.

Este año, nuestro país tendrá una serie de elecciones a las que el PRI acudirá de manera responsable y con el respaldo de todos los que hacen posible que nuestro partido opere a nivel nacional, estatal y municipal. Como primer acuerdo, hemos decidido ir a todas las elecciones en unidad, para fortalecernos y propiciar comicios sanos.

Como parte de esas tareas de fortalecimiento institucional, el PRI desde hace mucho tiempo ha generado alianzas electorales con partidos que comparten nuestra ideología y programa de Gobierno, que buscan gobernar partiendo de la base de que compartimos principios y valores muy similares. Muy lejos estamos de aquellos partidos que utilizan las alianzas con el único fin de aplastar a un partido o de obtener beneficios meramente electorales.

Los partidos que apuestan a construir alianzas con partidos con los que no comparten ideología ni principios, están construyendo mecanismos efímeros para obtener votos, propiciando después graves desequilibrios de Gobierno o la incertidumbre de no saber qué tipo de programas impulsarán debido a la indefinición ideológica.

La ciudadanía no merece estos juegos de cálculo político para ganar votos, además de que los partidos que entran en estas dinámicas se desprestigian y dividen, ya que es de todos conocido que partidos como el PAN y el PRD son completamente divergentes en pensamiento y programas de acción. De tal forma que es obvio pensar que están utilizando a sus simpatizantes como monedas de cambio para obtener un triunfo con el que únicamente producirán desgobierno.

Nuestro presidente, Manlio Fabio Beltrones, lo ha expresado con toda claridad: en el PRI se conforman alianzas que garanticen gobernabilidad y estabilidad en las entidades donde se concretan y se obtiene el triunfo. Estamos comprometidos a hacer alianzas partiendo de bases programáticas comunes y con el objetivo de integrar buenos gobiernos.

De ninguna manera se trata de temor ante las estrategias desorganizadas de los demás partidos, se trata de denunciar lo que no debería pasar en el juego democrático, porque lejos de fortalecerlo, demerita el trabajo de los partidos y desprestigia a quienes apoyan estas prácticas.

El PRI ha sabido hacer alianzas sólidas y siempre las ha establecido con plataformas ideológicas comunes. Los programas que ha impulsado el actual Gobierno federal son muestra de la claridad ideológica que se tiene y se cuida en todo momento, además de demostrar con resultados que se puede gobernar para todos. México merece partidos congruentes con su ideología y pensamiento.