imagotipo

¡Alto al secuestro!

  • Gabriela Mora

Cada día resulta más complicado sintonizar el televisor en cualquier espacio noticioso con el afán de estar informado de la situación mundial y de nuestro país: las escenas delictivas alcanzan grados terroríficos, casi increíbles y cuesta mucho asimilar la idea de “tener que acostumbrarnos” a digerir la realidad nacional basada en actos de horror, muerte, corrupción, indiferencia y concretamente, ausencia de moral en nuestra sociedad.

Todos lo hemos percibido y la mayoría de nosotros alguna vez hemos tenido el infortunio de vivirlo si no en carne propia, en nuestro ámbito cercano: lo cierto es que en México, desde hace varios años, los índices delictivos y particularmente en materia de secuestros –extorsión, exprés o formal-, han venido al alza… Quizá en algunos estados y en ciertas temporadas hemos podido percibir una mejoría, pero el delito no ha cesado y en los últimos tiempos se ha incrementado en casi todo el territorio nacional.

Apenas el pasado jueves, la presidenta de la Asociación Alto al Secuestro, Isabel Miranda de Wallace, nos informó que un mexicano es víctima de secuestro cada cuatro horas, y seis son plagiados cada día en el territorio nacional, de acuerdo con cifras al mes de septiembre, cuando se tuvo conocimiento de 169 plagios con 196 víctimas: ello equivale a un aumento de 11.9 por ciento respecto al mes de agosto en que se enteraron de 151 casos.

Al momento, Veracruz con 37 casos, el Estado de México con 34 y Tamaulipas con 15, son los Estados con mayor incidencia en este delito, resultando de ello 114 detenidos, 23.4 por ciento menos de los 149 capturados en el mes de agosto.

A decir de la presidenta de la asociación, lo anterior no implica un cambio considerable ni significa que el delito esté a la alza, puesto que el comportamiento delictivo sucede en períodos de altibajos.

Respecto a las diferencias presentadas entre las cifras del Secretario Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública respecto a las de Alto al Secuestro, explicó que se debe a que las metodologías aplicadas por ambas instancias son diferentes, aclarando que la organización contabiliza todos los casos incluyendo los reportados en los medios de comunicación y los declarados como “incompetencias” al no existir delincuencia organizada; por su parte, el Secretariado no contabiliza los casos que atiende la Policía Federal y canaliza a la PGR en donde son canalizados a los Estados sin entrar a registro oficial…

El caso es que, pese a los dichos de las autoridades -nadie quiere admitir que el delito se incremente-, pero ante la evidencia no hay remedio: refiriéndonos específicamente a la zona de Naucalpan y dada su colindancia con la Ciudad de México, resulta muy preocupante la cantidad de secuestros, robos a casa habitación, el narcomenudeo y de la delincuencia organizada que ahí se presentan y que acepta ya la presidencia municipal de la localidad –aunque al gobernador Eruviel Ávila le cueste reconocerlo-, y gran parte de la culpa se adjudica a la policía que “está podrida”, aseguran en todas las instancias del Gobierno central del Estado de México.

Y para muestra, un botón, existen más de 500 procesos que inició el Consejo de Honor y Justicia de la policía municipal en contra de malos elementos, además de que en estos casi 10 meses del 2016 se han abierto cerca de 300 carpetas de investigación en contra de los agentes: desde abuso de confianza, hasta el robo y la propia extorsión. El alcalde Édgar Olvera ha reconocido que es grave el problema de la inseguridad en el municipio, señalando que de dos mil 600 policías municipales, el 10 por ciento es señalado por tener alguna averiguación, pero no son retirados porque no cuentan con los recursos para liquidarlos…

Pero además, Olvera enfatizó que los elementos separados de su cargo fueron los primeros que reaccionaron en redes sociales bajo seudónimos a fin de aterrorizar y desinformar a los ciudadanos; adicionalmente, aduce que la campaña en su contra por la muerte de Karen Esquivel, secuestrada en su municipio, es orquestada. Lo cierto es que es necesario realizar una limpia profunda a todas instancias, y en ella las autoridades estatales deben intervenir.

Por lo demás, el clamor nacional coincide con la asociación presidida por Isabel Miranda, un desesperado grito ¡ALTO AL SECUESTRO!!!
gamogui@hotmail.com