imagotipo

Alto Poder

  • Manuel Mejido

  • Manuel Mejido
  • Los fedayines y “peschmerga”, antecesores de los yihadistas
  • El mundo islámico ataca a quienes los sometieron por años
  •  Jóvenes, universitarios de clase media, convertidos en terroristas

La yihad islámica, esa “guerra santa” impulsada y practicada por el profeta Mahoma (Mohamed), tiene como campos de acción fundamentalmente América del Norte, Europa y Medio Oriente.

Tan solo cinco mil europeos y un número indeterminado de estadunidenses se han sumado al llamado Estado Islámico, que gobierna en pequeños territorios de Siria e Irak, pero su ideología extremista y sanguinaria está alcanzado naciones del Oriente en donde predomina la religión islámica.

Estado Islámico en realidad es una mutación del grupo terrorista Al Qaeda que opera tras la eliminación de Osama bin Laden por parte de un grupo de comandos estadunidenses.

Posiblemente los antecedentes del terrorismo islámico que tienen atemorizado al mundo, sean los fedayines, “héroes iluminados” que en los años cincuenta aparecieron circunscritos a Francia porque eran luchadores por la independencia de Argelia, en ese tiempo dominada “con mano de hierro” por José Ortiz, líder de los colonos franceses, la agrupación de los Pie Noire, de exmilitares asesinos y los generales Félix Gaillard, Nicolás Massu y Abdu Salam.

Los fedayines tal vez hayan sido los primeros musulmanes en inmolarse con cinturones explosivos, para llamar la atención del mundo sobre lo que ocurría en Argelia, un país ocho veces mayor en extensión que Francia.

Personalmente tuve la oportunidad de ver cómo actuaban estos nacionalistas en París y en Marsella. Se inmolaban con sus bombas pegadas al cuerpo, en salas cinematográficas, cafés, restaurantes y otros centros de reunión.

En la Port-la-Nouvelle lo mismo que en el Barrio Latino, los fedallines atemorizaron a los franceses porque no respetaban mujeres, niños ni ancianos.

Los fedayines de ayer se convirtieron en los terroristas de hoy y en los combatientes extranjeros enrolados en el ejército irregular del Estado Islámico donde entre el 20 y 25 por ciento lo conforman europeos.
LAS NUEVAS GENERACIONES DE ISLAMISTAS EUROPEOS

¿Por qué los yihadistas se han ensañado con Europa? Porque se trata de un continente en donde han nacido cientos de miles de árabes musulmanes.

La segunda y tercera generación musulmana ha radicalizado su ideología y actúan más apegados a principios religiosos que a su situación económica porque entre esos nuevos europeos los hay con títulos universitarios y un gran número de ellos, con un buen nivel socioeconómico.

En varias naciones de Europa, especialmente las que han tenido colonias en países musulmanes, la radicalización del islamismo avanza y lo hace por medios violentos.

Inglaterra, Francia, España y hasta Italia, porque Mussolini invadió Libia durante la Segunda Guerra Mundial, son los países en donde se centrarán las venganzas islámicas.

A todo este conjunto revuelto y confuso de musulmanes, que ya no solo son árabes sino excatólicos o exprotestantes, debe agregársele el problema de la crisis de identidad que hay entre quienes nacieron en naciones árabes y aquellos que lo hicieron en países cristianos, pero profesando la fe en Alá.

Todos los musulmanes o árabes recién llegados a los países europeos, los de primera y hasta de segunda generación, navegan entre la lealtad a su sangre y la que deben a las naciones que los recibieron o donde han nacido.

Los terroristas que han ensangrentado a Europa no llegaron ni de Siria, ni de Irak, sino que son grupos internos como los que en España hicieron la explosión en la estación de Atocha o los de París en el salón Bataclán, ni los de Bélgica donde la población musulmana crece desmesurada y desordenadamente o en el Metro de Londres donde explotaron bombas.

El territorio dominado por el Estado Islámico es mínimo pero la extensión de sus ideas está llegando a todos los rincones de Europa, Estados Unidos y Canadá, con la premisa de que en sus países no son ciudadanos de primera, pero con un sentimiento de orgullo y de grandeza al través de su pertenencia a un Estado que los acoge ideológicamente, aunque no tenga gran extensión.
LA PROPAGANDA ISLÁMICA SE PROPAGA POR EL MUNDO

Aunque los reyes de la publicidad dicen que se encuentran en la Madison Avenue de Nueva York, o en las capitales de Europa, incluida Berlín que hasta ahora no ha sido atacada por el yihadismo, el entramado ideológico del Estado Islámico se sigue esparciendo por el llamado Mundo Occidental en diversos medios de comunicación, incluida la revista “Dabiq”, que se edita en varios idiomas y circula en toda Europa.

La radio y televisión musulmana, que transmite desde Doha, capital de Catar, no es yihadista pero sí islámica y panarábica.

Turquía, que desde los tiempos en que Mahoma expandió la fe de Alá por el Medio Oriente, siempre fue la cimitarra del Islam que hizo llegar el Corán hasta Marruecos, por el África y a España y Portugal en Europa.

El florecimiento del mahometanismo posiblemente tuvo su mayor expansión cuando florecieron los califatos de Granada, Isfaham y Bagdad.

El naciente mundo de las redes sociales ha ayudado considerablemente a los extremistas islámicos a expandir su ideología y captar adeptos. Este instrumento tan maravilloso de la ciencia moderna es, por lo visto, mejor empleado por el Estado Islámico que por los países europeos.

Los Estados Unidos, que ha sido el blanco preferido de los yihadistas, despertó de su letargo propagandístico hasta el ataque a San Bernardino, California, que causó 14 muertos.

No existe una contranarrativa eficiente y hasta las noticias son confusas sobre el ataque al aeropuerto Ataturk de Estambul, porque se informa muy someramente que “Algunos de los letales ataques recientes en Turquía han sido perpetrados por el grupo militante kurdo Halcones de la Libertad del Kurdistán (TAK, en sus siglas en kurdo).

“Este grupo insurgente turco es considerado como una escisión del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), un grupo que está combatiendo por su autonomía en Turquía desde los 1980”, según la BBC.
LA EVOLUCIÓN DE LOS GRUPOS TERRORISTAS

En 1974 estuve en las montañas de Kurdistán, con el jefe insurrecto Mullah Mustafá Al Barzani, en ese entonces de 75 años de edad, que luchaba contra el Gobierno Baath de Bagdad comandado por Sadam Husein.

Desde entonces Al Barzani tenía ya un magnífico grupo de “peschmerga” (“listos para la muerte”) que son prácticamente los abuelos de los yihadistas de hoy, con la diferencia de que la lucha de esos valientes kurdos era por la Independencia y no por la Guerra Santa del Islam.

El conflicto para la BBC de Londres, en la versión más derechista y conservadora, se resume de la siguiente manera:

“Turquía siempre ha argumentado que el principal objetivo de Occidente en Siria debe ser la destitución del presidente Asad.

“Pero ahora, Rusia, con sus continuos bombardeos en Siria, ha logrado inclinar la balanza militar en favor de Asad.

“El derribo de Turquía de un avión militar ruso en noviembre y la guerra de palabras que siguió mostró la dimensión regional que ha adquirido el conflicto.

“Así, Rusia está dictando los eventos al sur del país, la Unión Europea está haciendo demandas al Occidente, las bombas están explotando en las calles y las áreas kurdas turcas están cada vez más agitadas.”

Y hasta la próxima semana, en este mismo espacio.
manuelmejidot@gmail.com