imagotipo

Alto Poder

  • Manuel Mejido

  • Manuel Mejido
  • México con el salario mínimo más bajo de Iberoamérica
  • Rota la promesa de campaña de mantener precio de gasolina
  • Estados que antes eran seguros, ahora no lo son tanto

Cuando el Gobierno de la República presentó su propuesta de reforma energética se argumentó que el principal beneficio para el pueblo sería una reducción a las tarifas de luz y gasolinas. El pasado primero de julio, esta promesa también se incumplió.

A partir del viernes se aplicó un incremento de 24 y 34 centavos en el precio de litro de Magna y Premium, y a las tarifas eléctricas para el sector industrial (de entre el 2 y el 5 por ciento) y de uso doméstico de alto consumo (de 6.8 por ciento). Impactarán de manera negativa a la economía de las familias.

Aunque la Secretaría de Hacienda y Crédito Público afirme que el incremento en las tarifas energéticas solo afectará al 2.8 por ciento de la población, es falso porque el sector industrial no absorberá el aumento y lo incrementará a sus costos de producción lo que generará una inflación en cascada.

Más de seis millones mexicanos que se encuentran en la economía formal perciben un salario mínimo de 73.04 pesos. Este grupo será el más afectado por el aumento en las tarifas de la luz y las gasolinas porque los productos de la canasta básica de inmediato subirán de precio.

De acuerdo con un estudio realizado por la empresa especializada en capital humano ManPowerGroup, México es el país de iberoamérica con el salario más bajo.

Para hacer un comparativo en la región, mientras que un trabajador mexicano percibe casi cuatro dólares diarios, en Venezuela, que es el país con el ingreso mínimo más alto, es de 61.27 dólares, aunque en esa nación la situación económica es preocupante. Además el presidente Nicolás Maduro decretó un aumento del 30 por ciento.

En Estados Unidos, con una economía mucho más sólida y estable que la venezolana, el salario mínimo es de 65.77 dólares diarios, aunque a los mexicanos indocumentados no les pagan ni la cuarta parte por hacer los trabajos más pesados.
EL SALARIO MÍNIMO MEXICANO, EL PEOR DE LA REGIÓN

Para advertir la disparidad que existe con países que se dice cuentan con economías más pequeñas que México, ManPowerGroup cita el caso de Ecuador, segunda nación con el salario mínimo más bajo que asciende a 11.33 dólares. Más de siete dólares es la diferencia.

De ahí siguen Brasil (12 dólares); Uruguay (14.90); Chile (15.34); Costa Rica (20.02) y Panamá (21.76).

Durante la última década, el salario mínimo mexicano solo ha aumentado 26 pesos, al pasar de 47 pesos con cinco centavos en el 2006 a 73 pesos con cuatro centavos, en este 2016.

En cambio, solo de 2006 al 2012, durante el Gobierno del presidente espurio, Felipe Calderón, hubo 90 “gasolinazos” porque el precio de la gasolina aumentaba mensualmente hasta registrar un incremento del 60 por ciento en el sexenio.

Cuando Calderón llegó a la presidencia, el precio de gasolina Magna era de seis pesos con 49 centavos y cuando concluyó su mal Gobierno, lo dejó en 10 pesos con 45 centavos.

Para los próximos meses los analistas advierten un panorama incierto en el sector energético mexicano porque los precios internacionales del petróleo irán en aumento y con la reducción en los ingresos de Pemex las finanzas nacionales se verán aún más afectadas, lo cual impactará de manera negativa en la inflación.

Estas inequidades que afectan a los más pobres aumentan el encono de los desposeídos en contra de quienes los gobiernan y las 32 familias que controlan el país. El descontento se advierte en las calles y ahora también en las redes sociales que se han convertido en una importante válvula de escape.
LA LLEGADA DE

OCHOA REZA AL PRI

Al enojo que ocasionó el aumento en los energéticos y la luz, debe sumársele la inconformidad que se advierte en las calles por la inseguridad que ningún Gobierno ha podido arreglar.

El crimen organizado va ganando la batalla a la fuerza del Estado, pero también el número de delincuentes comunes que roban al transeúnte, en las casas, los autos y asesina a su víctima va en aumento.

Se estima que cuatro de cada 10 personas en el país han sido víctimas de algún delito del fuero común y solo una presenta su denuncia ante el Ministerio Público porque desconfía de sus autoridades.

Estados que antes registraban baja incidencia delictiva en los últimos meses han revertido esa tendencia. Tal es el caso de Quintana Roo, donde el feminicidio y el robo común se han convertido en los principales delitos.

Es obligación de los gobernantes dar pronta solución a las demandas del pueblo porque, de no hacerlo, el encono popular puede convertirse en un caldo de cultivo propicio para acontecimientos más violentos de resultados inimaginables y muy lamentables.

Y como premio, Enrique Ochoa, el exdirector de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), fue designado desde Los Pinos presidente del Partido Revolucionario Institucional, luego de anunciar el aumento en las tarifas eléctricas.

Difícil tarea tiene Ochoa Reza porque Manlio Fabio Beltrones es uno de los mejores políticos cuyo talento fue desaprovechado por los priístas y el Presidente.

Y hasta la próxima semana, en este mismo espacio.
manuelmejidot@gmail.com