imagotipo

Alto Poder

  • Manuel Mejido

  • Manuel Mejido
  • Peña impulsó a Trump y defenestró a Videgaray
  • Hasta Obama defendió con vigor a los mexicanos
  • Meade, convertido en el ‘mil usos’ de la política

 

Se inició el recuento de daños por la visita del candidato republicano Donald Trump a México

Los estropicios ocasionados por ese magnate tratando de convertirse en político para llegar a ser Presidente de Estados Unidos, se resintieron en ese país y en México, donde originaron una serie de renuncias no programadas.

En la Unión Americana, antes de la visita de Trump a México, la candidata demócrata Hillary Clinton tenía una ventaja de 10 puntos sobre el empresario. Después del encuentro con Peña Nieto, la diferencia eran solo cinco. Al día de hoy, hay diversas encuestadoras que le dan al neoyorkino dos puntos de ventaja sobre la esposa del expresidente.

El origen de que Trump haya tenido la tribuna de Los Pinos para hacer estallar su pensamiento racista y sus ansias de resolver los problemas (como el del muro pagado por los mexicanos por medio de guerras), fueron los acuerdos secretos entre Peña Nieto y su secretario de Hacienda y Crédito Público, Luis Videgaray Caso.

El exsecretario supo venderle muy bien la idea al Presidente de que invitar al republicano resultaría un éxito internacional sin precedentes.

Sin embargo todo el escenario que se armó en la Residencia Oficial, Trump lo derribó de una sola patada y escribo patada como la de los burros porque Trump es incapaz de darte un puntapié.

En las redes sociales hubo claras advertencias de peligro antes de consumarse la barbaridad del estadunidense en México, porque se unieron en su contra y lo acusaron de lo que es: un xenófobo, antimexicano e incapaz de dialogar con nadie, sino es a trompones y empujones.

En mi ya larga carrera periodística nunca había presenciado un enojo tan grande entre el pueblo como el que se manifestó al conocerse que Trump visitaría México. Tampoco vi que el encono de la población estuviese tan perfectamente bien dirigido hacia Los Pinos, donde se gestó y autorizó al republicano pisar el suelo mexicano que tanto ha mancillado verbalmente en los últimos dos años.
EL 2018 SE SALIÓ DE LA MIRA

Ese hubiera sido el momento de evitar el desastre. Pero la ambición política de Videgaray Caso con miras al 2018 y de Peña Nieto con los ojos puestos en la sucesión, nublaron el buen entendimiento y le dieron curso, en contra del sentimiento popular, a una invitación que a todos pareció más un acto de sumisión que la visita de un amigo.

En realidad, Videgaray se plegó a los caprichos de Trump y estableció un desvergonzado contubernio con el fascista. Después de la renuncia a la Secretaría, Trump tuiteó: “México ha perdido a un ministro de finanzas brillante y un maravilloso hombre que sé que es muy respetado por el presidente Peña Nieto” y “con Luis, México y Estados Unidos habrían hecho maravillosos tratos juntos – tanto México como Estados Unidos se habrían beneficiado”.

El desquiciado de Trump, quedó exhibido de cuerpo entero cuando se le ocurrió la barrabasada que “tendría una muy buena relación con Putin (…) Ha sido un líder, mucho más que lo que lo ha sido nuestro presidente”.

Barack Obama inmediatamente respondió y cerró la boca del lenguaraz de Trump. Pidió no dejarse llevar por “ideas que parezcan contradictorias o desinformadas o directamente chifladas.”

Para Luis Hernández, catedrático de la Facultad de Sociología de la UNAM, “la visita de Trump no resolvió nada y, en cambio, agudizó el encono social y generó nuevos conflictos”.

Por un lado, la reunión fue inútil porque el Presidente de México nunca confrontó al candidato públicamente. El encuentro se llevó a cabo en privado y, en público, Trump llamó “amigo” a Peña.

También, la visita incrementó el malestar social contra el Presidente, que al día siguiente enfrentó un incremento en el precio de las gasolinas y la electricidad, pese a la promesa que eso ya no ocurriría. Aunado a esto, la violencia también aumentó y el pueblo es quien la está padeciendo y responsabiliza a quienes los gobiernan.
EL PRESIDENTE QUE SE ALEJÓ DE SU PUEBLO

Asimismo, se debilitó la relación diplomática Estados Unidos-México que en todo momento intentó recomponer el presidente mexicano durante sus frecuentes encuentros con Barack Obama en la reunión del G20 en China. Pero el mal ya estaba hecho.

De igual manera se humilló al pueblo mexicano porque con recursos públicos y en Los Pinos fue recibida la persona que más ha ofendido a los trabajadores indocumentados que contribuyeron a la economía nacional con 15 mil 390 millones de dólares durante julio pasado.

El catedrático Luis Hernández, dijo que “además de todos estropicios causados por Trump, el Presidente de México se mostró alejado de su pueblo, porque no supo escucharlo y, en cambio, hizo un mal cálculo en su intento de aumentar su popularidad que se encuentra en franco declive”.

Además de todo lo anterior, se debilitó la ya de por sí gastada institución presidencial porque las burlas en redes sociales, críticas de todos los niveles y alcances no se hicieron esperar desde el primer momento en que se dio a conocer la noticia. Nadie en México quiere saber ni qué piensa ni qué hace el bárbaro de Trump.

En el continente también hubo una grave afectación porque el resto de los países iberoamericanos tendrán cuidado de no seguir los pasos de Peña Nieto porque nunca fue necesario que un candidato al Gobierno de Estados Unidos se reuniera con el Presidente mexicano, cuando siempre ocurría a la inversa.

Todas estas intrigas palaciegas mal llevadas, confirmaron que Luis Videgaray era un funcionario cercano al Presidente y que tenía un gran poder en las tomas de decisiones presidenciales que había urdido el inconcebible plan de tratar la visita de Trump como si fuera la de un jefe de Estado.

Antes, durante y después de la visita a Los Pinos, el candidato sigue propalando insultos. En una entrevista para la CNN, reconoció su intención de declararle la guerra a México si no pagaba la construcción del muro, un sueño de megalómano que nunca se concretará porque ni llegará a Presidente, ni nadie lo tomará en serio.
EL FUNCIONARIO DE LAS PANTUFLAS

Otro grave daño colateral suscitado por el encuentro Peña-Trump fue la reacción de Hillary Clinton que posiblemente sea la próxima Presidente de Estados Unidos, que calificó al encuentro como “un incidente internacional vergonzoso.”

Clinton dijo que la visita es una clara muestra que Trump no puede ser recibido en ningún país sin generar un conflicto.

Donald Trump, de regreso a su país, le lanzó la última coz al Presidente de México, a quien acusó de violar “algunos acuerdos” del encuentro y reconoció que si bien “se acordó que no se hablaría del muro, ellos saben mi postura” y dijo que “al día siguiente de la visita solo tuiteó su postura” y sentenció: “Veremos quién gana al final. Ellos pagarán al 100 por ciento.”

Se está bordando mucho en el vacío porque aunque Trump ganara la Casa Blanca no debe olvidarse que el Presidente de Estados Unidos es uno de los más acotados del mundo. Con un Congreso donde demócratas y republicanos no tienen gran mayoría uno sobre otro, el Senado solo le permite hacer a su mandatario lo que le está estrictamente permitido.

Cuando entró Obama a la Presidencia traía las más firmes intenciones de solucionar el problema migratorio. Hoy, ocho años después, se ha demostrado que nunca se lo permitió la Cámara de Senadores y, por lo mismo, Obama incumplío su promesa.

Pero en México, la situación es otra porque se invitó al país a un provocador que solo lo hace con el mezquino fin de darse publicidad personal y de ganar más dinero con sus empresas que incluyen un casino en Las Vegas, donde se explota el juego, la prostitución y la droga.

Lo menos importante en los cambios del Gabinete fue el regreso de José Antonio Meade a la Secretaría de Hacienda, pero surgió la pregunta ¿qué tiene Meade para ocupar cinco Secretarías en cinco años con Gobiernos del PAN y del PRI?

Ese evidente que Meade es un político con pantuflas que no hace ruido.

Y hasta la próxima en este mismo espacio.
manuelmejidot@hotmail.com