imagotipo

Alto Poder

  • Manuel Mejido

  • Manuel Mejido
  • En el conflicto México-EU ¿dónde queda la verdad?
  • Se convoca a la unidad popular pero falta un líder
  • Hay apoyo unánime a David contra Goliat

En cualquier conflicto entre países, como en la guerra, lo primero que se pierde es la verdad.

El miércoles, se difundieron versiones periodísticas no comprobadas de una amenaza directa del presidente estadunidense Donald Trump al mexicano, Enrique Peña Nieto, durante una conversación telefónica ocurrida el viernes 27 de enero.

La charla telefónica entre ambos mandatarios, sí ocurrió. Lo que no ha sido comprobado ni desmentido por la Casa Blanca, es el contenido en el que se especula que Trump amenazó con mandar tropas a México para atrapar “bad hombres”.

Trump sigue con la mala costumbre de persignarse en las mañanas enviando un tuit de todo cuanto se le ocurre, que por cierto no se trata de bendiciones ni de buenos deseos.

Al respecto, la Secretaría de Relaciones Exteriores desmintió la supuesta filtración del contenido de la controvertida llamada. La Casa Blanca aclaró que Trump ofreció tropas pero no amenazó.

Las cadenas televisivas estadunidenses CNN y Univisión, ofrecieron la versión de Washington. Trump dijo:

“Ustedes tienen muchos hombres rudos en México con los que quizá necesitan ayuda. Nosotros estamos dispuestos a ayudarlos, ellos tienen que ser puestos fuera de combate y ustedes no han hecho un buen trabajo haciéndolo…”

De cualquier manera, el belicoso cuadragésimo quinto Presidente de los Estados Unidos ya empezó “a enseñar los dientes” con el poderío militar de su país. Trump negocia como empresario que primero amenaza para debilitar al adversario y luego tira el zarpazo al final para satisfacer sus ambiciones.

Lo que en realidad falta en México es un líder que una a todo el país, porque es falso que lo haga el presidente Peña Nieto, que solo unificó a las fuerzas políticas.

Los gobernantes, dirigentes de los partidos políticos, y toda la fauna que se mueve en torno al poder nacional, se han unido a Peña Nieto. Pero lo más importante que hace falta es que la población lo haga. Entonces, es cuando México tendrá la fuerza suficiente para negociar con ventaja con Estados Unidos o cualquier otro país.
UNIDAD ¿CON QUIÉN? ¿PARA QUÉ?

En México, por desgracia, hay muchos líderes dogmáticos, pero hasta el momento no aparece ningún líder pragmático que es el que se necesita para encabezar la defensa de México.

El perverso juego del poderoso aplastando al débil que escenifica en el teatro de la Casa Blanca Donald Trump, solo tiene un perdedor, el mismo que ha despertado en todo el mundo una gran simpatía y un enorme apoyo, directo o indirecto, que tiene como destinatario México, el país agraviado y David enfrentándose a Goliat.

En el difícil tiempo que se vive en la República, es cierto que hace falta la unidad del país. Pero lo primero que se debe saber es a quién se va a unir y por qué y para qué fines.

El único líder moral de la política, Cuauhtémoc Cárdenas, consultado por Alto Poder, dijo:

“México será una nación fortalecida cuando haya más empleo formal, con mejores ingresos para los trabajadores, cuando la población no esté abatida por carencias y de verdad haya una condición de ascenso. Pero, sobre todo, cuando se combata a fondo la corrupción. Esto podría ser un propósito unificador de todos los mexicanos.

“Existen diversas condiciones que permitirían y promoverían una unidad real entre los mexicano y, en torno a ella, ocurriría un fortalecimiento para resistir cualquier embate que pueda llegar de fuera, no importa si es de Estados Unidos o de cualquier otro lugar.”
UNIDAD NO SIGNIFICA ECHAR GRITOS

“Pero, si solo se llama a unirnos, nos juntamos. ¿Para qué? El objetivo no es estar juntos, todos pegaditos uno junto al otro, sin saber para qué. Resulta importante saber para qué nos están convocando. No se trata de unirnos para echar gritos contra X o a favor de Z. Tampoco es un asunto de juntarnos y agitar banderitas.

“Trump es una persona arbitraria, soberbia. Se comporta como los caballos broncos, pero a éstos se les doma sobándoles el lomo. Yo creo que por ahí hay que ir un poco.

“A final de cuentas, el conflicto directo Trump-Peña se resolvió positivamente para México, bien para el presidente (Peña Nieto) que no fue a Estados Unidos. Sin embargo, me parece que aún es un capítulo que no se cierra. Considero que el llamado hecho por el Gobierno a la unidad del pueblo, no está muy claro porque no veo ni advierto qué respuesta sigue por parte del Gobierno.

“No basta con buscar mejores condiciones para los mexicanos en el exterior. La verdadera respuesta está en fortalecer al país, lo cual se logrará creando más empleo formal, fortaleciendo el ingreso de las familias, cambiando el rumbo de la economía, prolongando las cadenas productivas, impulsando la industrialización y elevando el nivel de vida de los mexicanos. Así es como realmente se va a fortalecer el país.

“Si continúa le errónea política que solo genera el crecimiento de la pobreza, la desigualdad, la violencia y la inseguridad en todo el país, no habrá ningún avance, la nación seguirá en una crisis moral y de honorabilidad. La intención debe ser erradicar estos problemas, abatirlos y solo entonces se conseguirá la verdadera fortaleza del país.”

Cárdenas conoce perfectamente cómo debe conducirse un líder y la manera en que se debe negociar con personaje como Trump, por eso considera que “más claras no pueden estar las cosas. No se trata de ir simplemente a agachar la cabeza y doblarse ante esa actitud agresiva del Gobierno y del Presidente de Estados Unidos”.

La simpatía a nivel internacional que despertó México en este conflicto es prácticamente unánime. Los países iberoamericanos, europeos, asiáticos y hasta el secretario general de la Naciones Unidas, Antonio Guterres, expresaron su rechazo a la política migratoria impuesta por Trump, y a la construcción del muro que si bien tiene derecho de levantarlo, también está obligado a hacerlo con el dinero de los estadunidenses.

El Reino Unido ha sido fiel aliado de los Estados Unidos, pero esta ocasión la primer ministro de Gran Bretaña, Theresa May, dijo que “este Gobierno ha dejado en claro que esa política está mal. Nosotros no lo haríamos. Creemos que es divisoria y equivocada.”

Hacia el exterior, el Gobierno mexicano tiene total apoyo de las naciones amigas. Al interior, hay millones de ciudadanos a la espera de sumarse a un liderazgo con la capacidad de enfrentarse diplomáticamente a Trump.

Y hasta la próxima semana, en este mismo espacio.
manuelmejidot@gmail.com