imagotipo

Alto poder

  • Manuel Mejido

  •   La necedad de Barrales por conformar el FAD con todos
  •   Panistas y perredistas divididos entre sí van solos o en alianza
  •   Morena no aceptará coalición si el tabasqueño no es candidato

Alejandra Barrales pidió a los reporteros no llamar “rogones” a los perredistas que ella dirige y buscan conformar el Frente Amplio Democrático (FAD) entre partidos de oposición, o sea cualquiera menos el PRI.

Sin embargo, la actitud demostrada y las acciones realizadas por Barrales Magdaleno confirman que su dirigencia ruega a la oposición unirse. Esa necedad ha quedado especialmente manifiesta en las deferencias que ha tenido hacia Ricardo Anaya, líder del PAN, para que acepte ir en alianza para el 2018.

El domingo 18 de junio, la exlíder sindical de las sobrecargos presentó públicamente el FAD e invitó a todos a unirse para sacar al PRI de Los Pinos el próximo año. La propuesta fracturó aún más a la izquierda y no consiguió atraer a Morena. Fue un fracaso.

Al primero en mandarle una carta suplicándole analizar la propuesta del frente fue al líder del PAN, Ricardo Anaya. La misiva la envió desde el lunes 26 de junio y hasta la fecha no ha sido respondida.

Pese al desaire, Alejandra continúa promoviendo su fallida propuesta en cuanto evento público aparece. Apenas el martes 28 de junio estuvo en Nayarit acompañando a Alejandro Echevarría para recibir su constancia de mayoría que lo convierte en gobernador electo.

En Tepic, desde el templete, la perredista agradeció públicamente al panista haberles permitido sumarse a la campaña del empresario que gobernará los próximos seis años el estado. Instantes después, Barrales dijo que el triunfo en ese estado era una muestra fehaciente de los buenos resultados que puede tener el frente que propone e insistió en que se sumaran a la alianza democrática. Solo suposición, buenas propuestas y mentiras sobre la realidad.

Barrales está empecinada en encabezar un frente muégano para sacar al PRI del gobierno nacional.

Con el sarcasmo de la sonrisa que caracteriza al joven ultraderechista que quiere ser Presidente de la República, fue como Ricardo Anaya le respondido a la líder del PRD. Pero nunca se ha sumado ni ha rechazado esta posible alianza para el 2018.
FOX ACEPTA ALIANZA CONTRA
PRI, CON EL PRI

Anaya solo juega con Barrales porque los panistas analizan las dos posibilidades: la de elegir a su candidato o designarlo de manera directa; pero en ningún momento prevén una alianza presidencial con la izquierda.

El senador Roberto Gil Zuarth fue quien respondió a nombre de los panistas que se oponen a la alianza: “Si todos caben en el frente opositor ¿a qué entonces nos oponemos o para qué nos oponemos si todos estamos de acuerdo?” Obvio que la oposición en contra del PRI no es para salvar políticamente al país.

Vicente Fox aceptó la propuesta de la perredista de unirse en un frente democrático para sacar al PRI de Los Pinos, pero pidió invitar al PRI. Así de absurdas las propuestas del primer presidente
panista.

En cambio, Diego Fernández de Cevallos, siempre agudo en sus observaciones, dijo: “Me parece que si el principal o el único motivo para formar ese posible frente amplio entre el PRD, PAN y grupos sociales, es sacar al PRI de Los Pinos o evitar que Andrés Manuel López Obrador llegue a la Presidencia, ambos partidos y sus posibles acompañantes le estarán fallando a México; lo principal no es ir contra el PRI o López Obrador, lo principal será ofrecer a los electores todo un proyecto de gobierno que saque al país de la pobreza y la barbarie que hoy padecemos. Lo demás puede ser consecuencia.”

Margarita Zavala una de las dos candidatas más aventajadas del PAN (el otro es Ricardo Anaya) también se pronunció a favor de la alianza con todos los partidos, pero recomendó a los panistas no olvidar su esencia y, sobre todo, acelerar el proceso para que quien resulté elegido abanderado inicie lo antes posibles la precampaña.

Ricardo Anaya guarda silencio. No se pronuncia ni por la alianza ni tampoco acepta que aspira a la candidatura. La semana pasada se reunieron los aspirantes panistas con su dirigente y le exigieron definir sus aspiraciones cuanto antes.
BARRALES RUEGA AL QUE SE DEJA

Desde la fundación de Morena, hace dos años, Andrés Manuel López Obrador advirtió que no haría alianza con el PRD, aunque durante las pasadas elecciones en el Estado de México se arrepintió e insistió para que el candidato Juan Zepeda declinara a favor de Delfina Gómez.

La figura del exalcalde de Nezahualcóyotl arrebató un importante número de votos a la expresidenta municipal de Texcoco. Por falta de unidad en la izquierda, seguro habrían derrotado al PRI. Sin embargo, la necedad de López Obrador y la sumisión de Barrales Magdaleno impidieron el cambio en el Estado de México.

Pese a todas las descalificaciones de AMLO en contra del perredismo y su dirigencia, Alejandra insistió al tabasqueño en formar parte del FAD: “Esperamos que Andrés Manuel esté dispuesto a construir desde la diversidad y el respeto de la oposición que México necesita rumbo a 2018.”

La respuesta de López Obrador fue inmediata: “¿Qué tiene qué ver el PAN con el PRD? Nada. Son proyectos distintos para contar la historia” y señaló que solo esa alianza “es el poder por el poder, los huesos y el dinero están aliándose…”.

Es improbable que Morena se sume al PRD porque es el único partido que ha crecido en el número de votos, tiene al candidato mejor posicionado y su líder no dejará (ni siquiera debatirá la posibilidad) que alguien más lo dirija.

Además, Barrales carece del ideario de izquierda, no tiene la trayectoria política ni cuenta con una propuesta bien definida capaz de convencer a los partidos de izquierda (postura que, por cierto, no comparte el PAN).

Según Barrales, la propuesta del FAD fue aprobada por su Comité Ejecutivo Nacional, sin embargo las corrientes internas han rechazado la propuesta y amenazan con abandonar el desolado partido del Sol Azteca.

Una de las figuras que opera desde las sombras del PRD es René Bejarano, que mantiene su cercanía con Andrés Manuel (de quien era secretario particular cuando fue exhibido recibiendo fajos de billetes del vividor argentino Carlos Ahumada).

El Señor de las Ligas, como se le conoce popularmente, y su esposa Dolores Padierna ya rechazaron el FAD y cualquier alianza con el PAN por considerar que no existen puntos de convergencia en sus idearios políticos, aunque realmente es solo una excusa para abandonar al PRD y refugiarse en los brazos de Morena.

De concretarse esa alianza PRD-PAN-PT-Convergencia-PVEM y todas las siglas que se deseen sumar (menos Morena), los votos no serían suficientes para derrotar al PRI en las urnas, porque todos decrecieron en el número de sufragios obtenidos en las urnas. Solo el partido de López Obrador creció. Eso es lo innegable.

Si la izquierda no se une para el 2018, es poco probable que logre echar al PRI de Los Pinos y la derrota de todos los partidos de oposición será tan estrepitosa que resultará aún más improbable que ganen en el 2024.

Y hasta la próxima semana, en este mismo espacio.

manuelmejidot@gmail.com