imagotipo

Alto Poder / Manuel Mejido

  • Manuel Mejido

  • El SAT calló al Papa amenazándolo con nuevos impuestos a la iglesia
  • Pelean la Arquidiócesis y la Conferencia del Episcopado por limosnas
  • La rueda de la infortuna que se pretende ensamblar en Chapultepec

Finalmente el Gobierno de la República silenció las denuncias ante la visita anunciada por el papa Francisco, nueve días antes de su llegada a México. Los políticos y gobernantes probaron y demostraron su habilidad para cambiar situaciones adversas, disfrazar sus mentiras y poner trampas.

El Pontífice romano, nacido en Argentina pero de padres italianos, tenía la intención de recorrer las partes más lacerantes de la geografía nacional para sacudir las conciencias de quienes dirigen México, el segundo país de Iberoamérica, después de Brasil, donde la iglesia católica es más fuerte y tiene más fieles.

El viaje papal no escondía denuncias superficiales, sino que tocaban la esencia y el corazón de los graves problemas por los que atraviesa el país, desde la miseria y el hambre, a los crímenes más despiadados de las bandas de facinerosos.

Francisco ‘El Peregrino’, dejó bien claro que no venía a México “como un rey mago cargado de cosas para llevar mensajes, ideas y soluciones de problemas.” Aseguró que vendría al país a buscar “en el pueblo que le diera algo” y no “a pasar la canastita”, sino a escrutar “la riqueza de fe.”

Lo que causó escozor y encendió los focos rojos en el Gobierno nacional, fue cuando el Pontífice, en una entrevista para Notimex, se refirió directamente a la “violencia, corrupción, guerra, niños que no pueden ir a la escuela por sus países en disputa, tráfico, fabricantes (…) que venden armas para que las guerras en el mundo puedan seguir. Más o menos este es el clima que hoy vivimos en el mundo y ustedes están viviendo su pedacito de guerra, así entre comillas, de sufrimiento, de violencia, de tráfico organizado.”

El Papa hablaba como lo hacen los 120 millones de mexicanos que se ven azotados por los nuevos jinetes del Apocalipsis.

Esas denuncias de Francisco, tuvieron una inmediata respuesta, con la clásica trampa de los Gobiernos nacionales, para encubrir sus errores y abusos de autoridad.
Aristóteles se lanza contra la Iglesia

El 3 de febrero, el mismo día que se difundió la entrevista para la agencia noticiosa del Estado, Aristóteles Núñez, jefe del Servicio de Administración Tributaria (SAT), lanzó la amenaza envuelta en una celada sobre lo que ocurriría si el Papa hablaba con su claridad y sinceridad acostumbrada sobre los graves problemas por los que atraviesa México.

Aristóteles, dijo que en el país hay ocho mil 400 asociaciones religiosas inscritas en el padrón de la Secretaría de Gobernación, las cuales tienen un régimen fiscal especial.

El funcionario de la Secretaría de Hacienda, lanzó una dentellada al cuello de la iglesia católica y, por añadidura, las ocho mil 399 asociaciones religiosas más que no pintan en el panorama de la fe.

La punta de lanza que se lanzó al corazón del país, en caso de que el Papa hablara como quería, fue clara, porque Aristóteles dijo que por motivo de su actividad de culto, están exentas para efecto del ISR y el IVA, salvo que tengan otros ingresos distintos.

No necesitó especificar que los más grandes ingresos de la iglesia católica, se generan en los colegios de primaria, secundaria, preparatorias y universidades que operan diversas órdenes, que envían muchísimos recursos económicos a El Vaticano para que, desde ahí, se supone con espíritu de la caridad, se usen para ayudar a los más necesitados y refugiados en todo el mundo.

Aristóteles, dejó abierta la puerta para que en un futuro, de ser necesaria la ley mordaza impuesta al Papa, se pudieran gravar también las limosnas, diezmos y las cuotas que se cobran por bodas, bautizos, primeras comuniones y otros actos, que también suman muchos millones de pesos.

Otro latigazo del Papa ese 3 de febrero, lo dio con estas palabras que no admiten confusión: “Si yo voy ahí, es para recibir lo mejor de ustedes, para que los problemas de violencia, de corrupción y todo lo que ustedes saben que está sucediendo, se solucione y que el México de la violencia, el México de la corrupción, el México del tráfico de drogas, el México de cárteles no es el México que quiere nuestra madre y por supuesto que yo no voy a tapar nada de eso…”.
Francisco dijo que no callaría nada en México

Prosiguió sus lanzadas diciendo que vendría a exhortar al pueblo “a la lucha de todos los días, contra la corrupción, contra el tráfico, contra la guerra, contra la desunión, contra el crimen organizado, contra la trata de personas.”

Estas palabras no hicieron más que reflejar lo que vive el país y el pueblo exige su pronta solución. Por eso, la respuesta feroz del SAT en contra del bolsillo y los caudales vaticanos. La pregunta que se hacen los mexicanos es “¿por qué el SAT no actúa de la misma manera en contra de los narcotraficantes, gobernadores defraudadores, empresarios abusivos, líderes corruptos y tanta escoria que prolifera imparable en el país?

De momento, el SAT solo gravó con ISR e IVA las rifas, sorteos, venta de libros y otros objetos considerados, que son ajenos a la actividad del culto. Además, deberán llevar su contabilidad electrónica como cualquier otra organización civil.

El Gobierno mexicano, les dio una “probadita” de la Ley de Desamortización de los bienes del Clero promulgada durante el Gobierno de Benito Juárez, en pleno siglo XXI.

Aristóteles Núñez, que es codicioso pero no desmemoriado, tuvo muy presente al ponerle la mordaza al Papa que Francisco en febrero de 2015 envió una carta a un amigo suyo radicado en Argentina en la que decía, entre otras cosas, que: “Ojalá estemos a tiempo de evitar la mexicanización. Estuve hablando con algunos obispos mexicanos y la cosa es de terror.”

Qué más evidencia se necesita para saber, de cierto, que Francisco fue silenciado por Aristóteles.

Para completar el cuadro de irregularidades, durante la visita del Papa, el secretario de Hacienda, Luis Videgaray, y el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, pusieron a funcionar la caja china y anunciaron un recorte por más de 132 mil millones de pesos, al presupuesto de este año.

Pemex será trasquilado con 100 mil millones. El resto se repartirá entre las 18 secretarías federales.

La visita del Sumo Pontífice, exhibió la separación que existe entre la Arquidiócesis Primada de México, que representa Norberto Rivera Carrera, y la Conferencia del Episcopado Mexicano, encabezada por Eugenio Lira Rugarcía.

El Cardenal Primado de México, Norberto Rivera, desapareció de la escena durante la visita del Papa. Pero las descalificaciones entre esos dos brazos fortísimos de la religión católica en México, siguen lanzándose acusaciones y disputándose las limosnas, especialmente las de la Basílica de Guadalupe, que causaron la salida del Abad Guillermo Shulemburg, por la misma ambición desmedida de los altos prelados de decidir el destino del dinero que se recauda en la República Mexicana.
La ambición del GDF por apropiarse de espacios públicos

Nuevamente los codiciosos y voraces del Gobierno de la Ciudad de México y sus socios, los empresarios privados, en contra de la opinión de los vecinos y la población, aprobaron el ensamblaje de la rueda del infortunio en la Tercera Sección del Bosque de Chapultepec.

Los gobernantes en la Ciudad de México, están disponiendo como si fuera de su propiedad y no la casa de todos los capitalinos.

Conozco las ruedas de las fortunas que funcionan en Singapur y Londres, ambas se hicieron en lugares que no entorpecen la belleza de ningún bosque y también, como la de México, son construcciones de beneficio comercial, abiertos a giros comerciales como está ocurriendo en la Ciudad de México.

Alegan los sinvergüenzas, que pretenden este fraude al pueblo, que serán precios accesibles y dicen que solo costará 70 pesos. Si esa cantidad se les hace pequeña, más pequeña se hace esa cantidad a quien gana el salario mínimo. No se puede ofender de esa manera al pueblo.

Si no es hoy, mañana la historia los juzgará de vende patrias y vende ciudades, a quienes están autorizando esta barbaridad.

Y el que sigue pagando todas las ineptitudes de la clase dirigente, es el pueblo.

Hasta la próxima semana, en este mismo espacio.
manuelmejidot@gmail.com