imagotipo

Ambriz: Entre el centenario y la inmediatez / Esto y Algo Más / Pedro Peñaloza

  • Pedro Peñaloza

Da igual, prueba otra vez, fracasa otra vez, fracasa mejor.

Samuel Beckett

Se acabó el tiempo, no hay más chances ni oportunidades, Ignacio Ambriz tiene los días contados en Coapa. El oriundo de Culhuacán está viviendo su etapa más complicada como entrenador, ya que el bombardeo mediático en su contra ha sido intenso, un día sí y otro también lo ponen fuera de la institución. Desde el principio de su contratación las principales críticas, aparte de que había trabajado con las Chivas en el 2012, fue que no tenía la experiencia ni el carácter para dirigir a un equipo con tantos reflectores como el América, pidió tiempo para demostrar que se equivocaban, que lo dejaran trabajar, a lo largo del torneo el equipo mostró mucha indisciplina, el Azteca no pesó, no se llegó a la final y el esperado encuentro, en el Mundial de Clubes, contra en Barcelona nunca llegó. Ahora la soga la tiene en el cuello.

Por su parte, los jugadores han respaldado en cada oportunidad a su entrenador, cualquier mal resultado salen a defender las buenasdecisiones del técnico y piden paciencia. Pero, pareciera que desde la banca no hay ninguna voz que ordene al equipo, ni que le imprima carácter en momentos complicados. ¿Los jugadores con más peso le harán caso a su entrenador? ¿Cómo será la comunicación con Sambueza, Peralta, Benedetto? Recordemos que en su etapa con Querétaro no pudo lidiar a Ronaldinho y al final todo se le salió de control y fue despedido de los Gallos Blancos.

Asimismo, existe una batalla interna entre directivos americanistas, en una esquina Ricardo Peláez, quien lo trajo y que ha puesto su renuncia en el escritorio del dueño cuando han querido darle las gracias a Ambriz; en la otra, los directivos cercanos a Emilio Azcárraga, que no ven con buenos ojos la continuidad de “Nacho” y que preferiríantraer un entrenador con mayor renombre (extranjero de preferencia). Por lo tanto, todo indica que el actual estratega americanista tiene a lo mucho dos jornadas para demostrar que el equipo va por buen camino y que está para cosas grandes (en el mejor de los casos), mientras tanto, en el mismo seno de club hay quien se frota las manos para que le vaya mal y caiga. En fin, esta puede ser una de las últimas oportunidades que tenga Ambriz para consolidarse en el futbol como entrenador. Veremos.
Olimpiada vs Copa América

Una vez más somos testigos de la pésima calendarización de Concacaf y de la Conmebol para organizar sus torneos. El año pasado fue una vergüenza la participación de México en Chile, hacer dos equipos minó el nivel de la selección, provocó el declive de Miguel Herrera y no se pudo saber si con el equipo completo se hubiera hecho mejor papel. También, las últimas participaciones han hecho que el nombre del combinado nacional ya no asuste a nadie en Sudamérica.

Ahora la disputa es ¿quién va participar en la Copa del Centenario y en Rio 2016? Juan Carlos Osorio y el Raúl Gutiérrez tendrán que ponerse de acuerdo para repartirse los jugadores, ya que los clubes europeos no van acceder a prestar a sus futbolistas para los dos compromisos. Nadie se quiere perder estos eventos, a nivel de selección son los dos máximos torneos a los que aspira participar cualquier futbolista, claro después del Mundial. Tal vez, otra explicación es que se ha llegado al punto en que las ganas de vender y no dejar de ganar dólares provocan una saturación de eventos deportivos sin descanso. Al final, el que más la sufre es el futbolista que acaba con más de ochenta partidos por año, algo que al directivo le importa poco o nada.

Algo Más. Lo que se encuentra en el fondo de los que están en contra de llamar a jugadores nacionalizados a la selección es, que existen mexicanos de primera y de segunda. Si esta lógica se llevara a otros ámbitos de la vida sería discriminatorio y hasta un delito, en el futbol se ve como algo normal darle preferencia a alguien sólo por haber nacido en el país. ¡Burdo!