imagotipo

América: perdidos en Japón | ESTO y algo más | Pedro Peñaloza

  • Pedro Peñaloza

Muchos fracasos de la vida han sido de hombres que no supieron darse cuenta de lo cerca que estaban del éxito cuando se rindieron.

Thomas Alba Edison

Una vez más un representante mexicano en el Mundial de Clubes vuelve, del “país del Sol naciente”, con las manos vacías. Anteriormente, el Necaxa, Cruz Azul, Pachucha y Monterrey habían intentado poner el nombre de México y de la Concacaf en alto, aunque sin mucho éxito, logrando únicamente dos terceros lugares en los quince años que lleva de existencia el torneo, estadísticas que indican que el nivel de la región a la altura de clubes se ha estancado en comparación con los países europeos y sudamericanos.

Ahora bien, el turno era esta vez para el Club América, último campeón de la Concacaf Liga de Campeones y recién eliminado de la liguilla del futbol mexicano. Su primer rival fue el representante asiático, el equipo Guangzhou Evergrande, que cuenta con varios jugadores reconocidos internacionalmente como: Paulinho, contención convocado por lacanarinha en último mundial; Robinho, figura en la selección y trotamundos del futbol europeo; y Felipe Scolari, director técnico experimentado, “viejo lobo de mar” de las canchas. Aun así, el equipo de Coapa lucía claro favorito para avanzar y llegar a las semifinales.

El partido fue controlado por el América casi todo el tiempo, el conjunto chino no encontraba forma de hacerle daño al equipo mexicano, sin embargo, otra vez la irregularidad y las desconcentraciones dieron al traste con un campeonato para los del Nido. Por tal motivo, Ambriz y Peláez deben de estar preocupados y preguntándose ¿por qué el equipo se cae?, ¿por qué no pueden completar los noventa minutos concentrados? Ya la semifinal contra Pumas puso de manifiesto que las desatenciones reflejadas en la indisciplina del equipo convirtieron un partido “a modo” y dominado en una eliminación prematura.

Por su parte, la institución ha preferido la continuidad del entrenador y enfrentar los torneos que se avecinan con la misma plantilla y algunos pocos refuerzos. Ahora en adelante, el principal pendiente que tendrá que resolver el cuerpo técnico es la falta de autoridad y disciplina que muestran sus jugadores, pareciera que Ambriz no tiene autoridad en la cancha. En fin, el proyecto Peláez/Ambriz tiene el voto de confianza de la directiva pero sin margen de error, recordemos que en los últimos años el América acostumbró a su afición a ganar campeonatos, por lo tanto están obligados a levantar un trofeo este semestre, sino será casi seguro el cese de Ignacio Ambriz y el fin de la era Peláez.

La final como reflejo de la liga

A todo el mundo sorprendió el resultado en la final entre Pumas y Tigres. Los universitarios se mostraron irreconocibles, ya que en el partido de ida fueron totalmente superados, es más su actitud fue de un equipo derrotado, sin aspiraciones. Asimismo, asombró que por fin los dirigidos por Memo Vázquez salieran a proponer el juego, toda la liguilla basaron su estrategia en el balonazo y esperar atrás y, por circunstancias arbitrales o errores del rival pudieron llegar a la final.

También, es de llamar la atención la inconsistencia y el cambio radical que tuvieron los Tigres en su visita al Olímpico Universitario. Es cierto, a la afición no le importa mucho en estos momentos cómo se consiguió el campeonato, lo importante fue obtener el cuarto título, sin embargo, “el Tuca” debe hacer una autocrítica con su estrategia, el parado táctico y el desempeño de sus jugadores en la final. Por lo pronto, podemos decir que la irregularidad de los dos conjuntos en ambos partidos fue el denominador común de todo el torneo. Es cierto, las emociones son muchas, cualquiera le puede ganar a cualquiera en nuestro futbol, pero, vale la pena sacrificar el crecimiento futbolístico de la liga  y los proyectos a largo plazo con jóvenes por tener unos cuantos partidos emocionantes. Lástima.

Algo Más. Terminó otro régimen de transferencias en el futbol mexicano, en el cual la opinión o deseos del jugador son lo que menos importó. Cuántos derechos laborales son violados por los directivos, está claro que la FMF y los directivos desdeñas las leyes laborales y someten al futbolista. Es hora de que el Gobierno intervenga en este “mercado negro de piernas”. Urge.

pedropenaloza@yahoo.com/ Twitter: @pedro_penaloz

/arm