imagotipo

AMLO, derrotado / Punto de Vista / Jesús Michel Narváez

  • Jesús Michel

Decía ser el amado de sus paisanos y por tanto poco le faltaba para obtener la escrituración a su nombre de toda la entidad. Sin embargo, el presunto amor que le deben aquellos que se sumaron a no pagar la luz, no se reflejó en favor del candidato que postuló, él y nadie más que él, a la alcaldía de Centro (Villahermosa) y Gerardo Gaudiano Rovirosa –nieto del exgobernador Leandro Rovirosa Wade- derrotó a Octavio Romero Oropeza por amplio margen.

Una derrota que, supongo, debe ser dolorosa. Porque fue un candidato del PRD, partido al que dirigió y al mismo tiempo destruyó en gran parte del territorio nacional, el que le asestó el derechazo a la mandíbula y le aflojó el diente frontal. Sin duda lo acontecido el domingo ampliará la brecha amistosa y política entre Andrés Manuel López y el gobernador de Tabasco, Arturo Núñez Jiménez, porque el Mesías quería ganar a costa de todo.

Ese todo nunca llegó. Ahora, López Obrador, a quien lo “quieren callar” y ante la ausencia de spots difundidos en tiempos oficiales asignados a Morena decidió que era el momento de presentar su nuevo libro: “El Poder en el Trópico” y utilizó la plaza de la República, con el Monumento a la Revolución de fondo escénico, para dirigir sus lanzas hacia quienes lo colocan lejos de Palacio Nacional a pesar de estar en campaña desde hace 12 años.

Andrés Manuel va de derrota en derrota. Suma una con el TEPJF, otra con el INE, una más en Guerrero y por si fuera poco, la de Villahermosa.

Despertar, aunque sea tarde, le da valor a la sociedad.

E-mail: jesusmicheldir@oem.com.mx