imagotipo

Amparo de SCJN a SMART impulsará cambio de política sobre la marihuana / Alejo Martínez

  • Alejo Martínez

De acuerdo con los artículos 235 y 237 de la Ley General de Salud, el sembrar, cultivar, cosechar, transportar, comercializar y otras actividades relacionadas con la marihuana estaban y continúan estando prohibidas. Sin embargo, de acuerdo con la sentencia emitida en Nov.4/2015 por la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), sobre el amparo en revisión 237/2014, la prohibición impuesta por la referida Ley a las citadas actividades (excluyendo comercializar) es inconstitucional.

Solo que la protección que brinda el amparo para la realización de esas actividades se circunscribe únicamente a los 4 integrantes de la Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerante (SMART) que interpusieron el amparo. Los 4 ministros que votaron a favor de esta resolución dejaron en claro que no se ampara a SMART sino solo a las personas físicas y les impusieron otras limitaciones para llevar a cabo esas actividades, entre ellas, la de no poder comercializar ni siquiera regalar su cannabis sativa, índica y americana o marihuana.

Es oportuno destacar que la mujer y los tres varones integrantes de SMART son muy responsables madre y padres de familia, que no fuman marihuana ni tienen interés alguno en comenzar a hacerlo. Se trata de unas personalidades con arraigado espíritu cívico que -por estar muy conscientes y preocupados por el grave daño que está causando la estéril estrategia prohibicionista, por el brutal número de muertes entre narcotraficantes e inocentes, por la enorme corrupción que está propiciando en nuestro cada vez más deteriorado aparato gubernamental- decidieron emprender una gravosa batalla jurídica que sentara un relevante precedente y contribuyera a la toma de consciencia de los perjuicios que causa la contraproducente prohibición.

Josefina Ricaño Bandala, Armando Santacruz González, José Pablo Girault Ruíz, Juan Francisco Torres Landa Ruffo, con el apoyo de su abogado Andrés Aguinaco y de su operadora Lisa Sánchez se lanzaron a la pantanosa tierra de nuestro sistema judicial con la esperanza de contribuir a impulsar un giro radical a la política gubernamental prevaleciente en la materia. Así fue como en esa desgastante y costosa cruzada tuvieron que enfrentar una primera derrota en un juzgado de distrito y continuar insistiendo para enfrentar en la apelación ante un tribunal colegiado de circuito, una segunda derrota.

Pero continuaron persistiendo y lograron elevar el asunto hasta el máximo tribunal del país, la SCJN, donde finalmente 4 de los 5 ministros, decidieron sentar un trascendental precedente que esperemos influya en la postura que adopte el Gobierno mexicano en la próxima sesión de la Asamblea General de la ONU sobre el problema del narcotráfico, la cual se llevará a cabo entre el 19 y el 21 de abril de 2016. Calculemos que este amparo no va a quedar ahí. Es el valioso disparador de un proceso que inexorablemente se irá extendiendo hasta obligar a derogar esa autodestructiva prohibición.

En nuestro globalizado planeta de hoy, sería insensato así como sumamente difícil y expuesto a duras represalias, el querer adoptar una política nacional y unilateral en contra de la extendida prohibición contra el narcotráfico. Pero es de la mayor importancia que México presione, en especial a la potencia del norte, hacia ese objetivo.

El Gobierno de EUA no puede seguir fingiendo su actuación como paladín de la prohibición cuando en el seno mismo de su país se está resquebrajando ese pernicioso principio. En 22 estados de esa nación ya es legal el uso de la marihuana con fines terapéuticos, pero en otras 5 entidades lo es aun en forma más amplia que la recién autorizada por la SCJN, ya que en Alaska, Oregon, Washington, Colorado y en el Distrito de Columbia, sí está permitida la comercialización de la marihuana hasta para usos lúdicos. Esta notable rectificación de la política prevaleciente está siendo también impulsada por el nuevo y modernizador primer ministro de Canadá Justin Trudeau, quien hizo campaña planteando, entre otros aspectos, la legalización de la cannabis. Ojala nuestro Gobierno alcance a oír el ruido de los cascos del caballo de la historia y se alinee con la corriente modernizadora.

amartinezv@derecho.unam.mx   @AlejoMVendrell
Reconocible mérito de los cuatro de SMART y de los cuatro ministros.