imagotipo

Andy: “el resbaloso”

  • Jorge Schiaffino

La sabiduría popular mexicana nunca se ha dejado engañar por político alguno, sin importar partidos e ideología, inclusive en diversas épocas es la inteligencia y el sentido común la que ha prevalecido ante quienes pretenden soluciones mágicas a los grandes problemas del país y que tratan de usar el descontento social como el vehículo de sus ambiciones personales por llegar al poder.

El sistema político mexicano se ha distinguido a través de la historia, por un sentido vertical entre los grupos que conforman el Gobierno y la élite del poder, asegurando en principio un sentido de pertenencia, y posteriormente, los atributos de lealtad, disciplina, trabajo y discreción.

Los políticos con prestigio han hecho de esos pilares fundamentales, referentes de su desempeño en el ejercicio del poder y de autoridad, sumando su talento, experiencia, conocimiento y entrega, para construir una carrera política y de servicio público.

Por el contrario, lo complejo y los años que tiene funcionando así, han hecho que los partidos de oposición sean más pragmáticos y busquen figuras mesiánicas, caudillos y políticos saltimbanqui que los ubiquen electoralmente primero y en posiciones de Gobierno o legislativas, de donde obtienen recursos para manejarlos para sus intereses personales.

Caso digno de estudiar: AMLO, quien ha atropellado la dignidad, compromiso y entrega de sus correligionarios, o bien, olvidado a sus antiguos compañeros de lucha Porfirio Muñoz Ledo y Cuauhtémoc Cárdenas, en lugar de sentirse agradecido, los ha saboteado y a Cárdenas en particular, prácticamente lo sacó del PRD.

A “Andy” todo se le resbala en los temas de transparencia, corrupción y rendición de cuentas. Cínico y sin ninguna moralidad evade su responsabilidad, la quema de pozos petroleros o la quema de camiones que en múltiples ocasiones realizó, el dinero que recibió de Manuel Camacho en el movimiento de los trabajadores de limpia de Tabasco, el secretario de finanzas que juega en Las Vegas, su secretario particular otrora señor de las ligas recibiendo dólares, la opacidad en las obras de los segundos pisos, el chofer millonario, los hijos en escuelas extranjeras, el dinero que desvío el SME, el plantón de reforma, mismo que fue financiado por el recorte que inmoralmente realizaron los Gobiernos perredistas a sus trabajadores cuando se declaró presidente legítimo de México y con los recursos que le entregaron los dueños de Lobo Hombo que después quemó Dolores Padierna, porque no quisieron aumentar la cuota, la diputada recaudadora o Martí Batres, a quien se llevó a su partido, para que invirtiera algo de los muchos millones de los que recaudó como Secretario de Desarrollo Social en el Gobierno de Marcelo Ebrard.

Sus novelas escritas por capítulos en casi tres sexenios, “nos van a hacer lo que el viento a Juárez”, “la mafia del poder”, “le pusieron un cuatro”, “pueden decirme peje pero no lagarto”, en cuyos casos nunca explica la alta corrupción que existe siempre al interior de su primer círculo. 18 años de verborrea y de falsa honestidad en los que ha vivido del engaño a sus propios seguidores.

Cualquier priísta en cualquier época ya hubiera sido motivo de escarnio público y de su persecución y encarcelamiento, mientras “Andy el Resbaloso” recorre la República en total impunidad e ilegalidad, atacando inclusive a los soldados mexicanos sin bases, como un cobarde que considera su lengua una espada flamígera.

Esta falta de valores y de formación le es notoria, está cegado por la ambición y la venganza ya que piensa que al atacar al sistema él se fortalece.

Al tiempo
Jorge Schiaffino Isunza

Ex Legislador

jorgeschiaffinoisunza@yahoo.com.mx