imagotipo

Angela Merkel vuelve a México

  • Rosamaría Villarello

Las relaciones con Alemania se han ido intensificando desde hace varios años. La canciller Merkel visitó México por primera ocasión hace exactamente nueve años, durante su primer periodo de mandato y hoy vuelve en la víspera de las nuevas elecciones alemanas en las cuales se espera un cuarto triunfo.

México es uno de los pocos países latinoamericanos a los que Merkel ha realizado una visita oficial, teniendo en cuenta que es nuestro cuarto socio comercial. El año pasado, además, se abrió el Año Dual llamado “AleManía”-México que será clausurado el próximo 9 de junio y hoy es el pretexto para tenerla de vuelta, conforme lo confirmó el ministro de Relaciones Exteriores, Sigmar Gabriel, en días pasados.

Por supuesto que hay tópicos de los que seguramente abordarán en este encuentro: los tradicionales de toda relación diplomática como las de los intercambios comerciales, financieros y los que también dieron origen al Año Dual como los culturales, ciencia, tecnología y la academia que se busca fortalecer. No obstante, los temas de seguridad y narcotráfico estarán presentes para continuar con esa “alianza para el futuro” planteada por ambos países.

Pero la connotación de la presencia de Angela hoy tiene otras lecturas, aparte de la de continuar con los acuerdos tomados en 2008, pues en tan pocos años el panorama internacional es otro. Me inclino a pensar que es un claro apoyo de la mujer más influyente en el mundo al presidente Enrique Peña Nieto ante la andanada del gobierno de Donald Trump contra México y marcar una clara diferencia y mensaje de lo que la Unión Europea en estos momentos desea enviar al exterior y un acercamiento con América Latina; en momentos en que las democracias están nuevamente amenazadas en varios de los países en la región.

Así mismo, hay que recordar que ya se inició el proceso de  revisión o “modernización” del Tratado bilateral de libre comercio con la UE, que entró en vigor en el año 2000 y que permitió aumentarlo sustancialmente en estos años. Sin embargo, en aquel entonces hubo de por medio una cláusula democrática para que pudiera ser signado por todas las partes, lo que México cumplió cabalmente al dar reconocimiento a la alternancia política en ese año.

Las rondas de negociaciones con la UE continuarán a fines de junio en Bruselas y se espera que concluyan antes del proceso mexicano de 2018. Pero están de por medio otras elecciones mexicanas en una semana que darán la pauta del camino que seguirá México en el respeto de las decisiones de la población.

Los resultados tendrán que ser plenamente transparentes en las cuatro entidades en juego, sobre todo los del Estado de México, como una garantía de confiabilidad en las instituciones mexicanas.

El mundo ha cambiado de tal forma, que lo que pasa adentro tiene que tener certeza afuera. No podemos abstraernos de esta dinámica, pues es la única forma de avanzar a la par de las sociedades abiertas.

En este ambiente tendrá lugar la visita de Angela Merkel.