imagotipo

Anita Nair: ser mujer en India | Profesión escritora | Andrea Balanzario

  • Profesión escritora: Andrea Balanzario

Muy leída y apreciada en su país, Anita Nair traspasó la frontera del curry en 2002 con “El vagón de las mujeres”. Esta novela llegó a Europa, luego a América y, finalmente a México con un insólito retraso, pero ya se consigue con el sello Duomo Nefelibata. Ser mujer en el subcontinente indio, es luchar contra la ideología dominante, aun antes de nacer pues dos mil fetos de sexo femenino son abortados diariamente. Si una niña consigue nacer, sufre la inferioridad “natural” de su sexo, a menos que, como Anita Nair, crece para desafiar la inercia cultural, la inducción social que la menosprecia desde su
fecundación hasta su muerte.

soc-anitanairAnita Nair nació en Shoranur, Kerala, en 1966; es licenciada en Lengua y Literatura Inglesa por la Universidad de Ottapalam, en su ciudad natal Kerala. Trabajó como publicista y periodista antes de dedicarse por completo a la escritura. Pareciera que la narrativa de Anita Nair estuviera dirigida a un público lector femenino; nada más lejano de la realidad, sus novelas están pobladas de personajes interesados en encontrarse a sí mismos como personas y no como mujeres y hombres nacidos en India, es decir, la carga ideológica del patriarcado afecta también sus personajes masculinos, cuyas emociones están adormecidas por siglos de injusta dominación a las mujeres, tanto que una de sus novelas es “Un hombre mejor”, el título ya presagia el contenido. El tránsito de la tradición a la modernidad como país y cultura, de la tiranía masculina a la libertad femenina en todos los ámbitos (pareja, familia, sociedad), es la reflexión recurrente en su narrativa.

La obra de Anita Nair (más de 10 títulos publicados, traducidos a casi 30 lenguas) denuncia una sociedad anclada en ideologías milenarias. La situación real de las mujeres en India es la que ella, como conciencia crítica, refleja: mujeres sujetas a la infelicidad, la esclavitud, sin (aparentemente) más expectativas vitales que parir hijos… y abortar hijas. India se rebela en sus mujeres, pero un gran segmento de su población femenina configura un colectivo sometido por la tradición, sin voluntad de cambio. Anita Nair expone en sus libros una situación oculta para quien no la vive… lee sus novelas, son testimonios de un parto muy doloroso.

-El vagón de las mujeres

En la estación de Bangalore, en la India, Akhila, una mujer soltera de cuarenta y tantos años, está a punto de realizar su gran sueño: subirse sola a un tren hacia un lugar lejano. Con ella viajan cinco mujeres con quienes comparte pronto intimidad: una madre confundida, una profesora de química casada con un hombre tiránico, una perfecta ama de casa que busca su identidad, una mujer cuyos sueños e inocencia se rompieron y una adolescente que parece comprender mejor que nadie lo que ellas buscan. Al calor de las confidencias susurradas durante la noche, Akhila intenta encontrar respuesta a lo que le ha preocupado desde siempre, los mismos dilemas que definen el viaje que cada mujer emprende en la vida.

-Lecciones de olvido

Meera parece disfrutar de una vida envidiable, es una reconocida escritora y su marido es un ejecutivo de éxito, pero cuando su esposo desaparece durante un coctel vespertino, su mundo se desmorona. De la noche a la mañana se encuentra a cargo de sus hijos, de su madre y de su abuela, reunidos todos bajo el mismo techo de la antigua casa familiar, llena de secretos y recuerdos. Mientras tanto, Jak, un renombrado especialista en ciclones, ve también cómo sus pilares se resquebrajan por la culpa y la necesidad de conocer la verdad del extraño accidente que ha dejado en coma a su hija.

-El guardián de la luz

Idris es un comerciante que ha emprendido un viaje sin retorno por el sur de la India. Su hogar son los mares y los caminos que cruza guiado por las estrellas, y su objetivo no es otro que hallar la sabiduría en la experiencia de los hombres. Estas mismas estrellas lo llevan hacia Malabar, donde por fortuitas coincidencias conoce a su hijo de nueve años, fruto de una relación fugaz y prohibida. Ansioso por permanecer cerca de él y de enseñarle lo que sabe, Idris se une a su familia y adopta un nuevo propósito: disuadirlo de convertirse en un guerrero suicida. Pero reprimir su naturaleza no será fácil y por ello, inicia junto a él un largo periplo por lugares fascinantes y entre personas que marcarán su futuro, como la mujer en cuyos ojos cree reconocer respuestas a algunas de sus eternas preguntas.

/arm