imagotipo

Año de innovación / Horizonte Económico / Miguel González Ibarra

Durante la reunión conjunta de otoño del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial (BM), que se llevó acabo en Lima, Perú, el fin de semana, el organismo monetario mundial, bajo la dirección de Christine Lagarde, presentó los cambios e innovaciones que realizó para poder hacer frente a los retos que plantea la inestabilidad de la economía mundial, así como para apoyar a los países que están resultando afectados, con el fin de que logren restablecer un proceso de crecimiento sostenido e incluyente.

Los cambios que hasta ahora emprendió el FMI consisten en llevar a cabo programas piloto, en distintos países, para impulsar un crecimiento económico inclusivo y con equidad de género, así como acciones para el mejoramiento y transparencia en su sistema de información, además de emprender una mayor cooperación con países islámicos sobre aspectos financieros.

Sin embargo, se requiere continuar en el camino de la innovación para hacer referente a la abrupta y drástica caída de los precios del petróleo, así como para brindar el apoyo necesario a los países miembros con el fin de que puedan diseñar políticas económicas preventivas y correctivas frente a los choques externos. Adicionalmente, el FMI promoverá que los países vulnerables cuenten con mecanismos y con regulación para un adecuado comportamiento de su sistema financiero.

Por su parte, el presidente del Comité Monetario y Financiero del organismo monetario internacional, Agustín Carstens, llamó a los países a abandonar cualquier intento de proteccionismo y a evitar las devaluaciones competitivas. En cuanto al sistema monetario y financiero mundial, el informe elaborado por el Comité señala que es imperativo que se complete e instrumente, adecuada y oportunamente, una regulación que corrija las distorsiones que han generado las actividades que se desarrollan fuera del sistema bancario.

De tal manera, las políticas nacionales deben orientarse a impulsar el crecimiento para dar respuesta al desempleo que se ha venido gestando a raíz de la crisis financiera y la recepción mundiales. Asimismo, mediante la innovación en cada país se deberá hacer frente al desfavorable contexto económico mundial, lo que incluye llevar a cabo una evaluación de los cuellos de botella que obstaculizan su desarrollo y el avance de su productividad y competitividad.

Las recomendaciones abarcan también que se cuente con una política fiscal prudente que mantenga en niveles sostenibles el nivel de endeudamiento y se diseñen mecanismos que permitan maximizar los beneficios de la inversión pública, así como incentivar la asociación con el sector privado, lo cual se considera que constituye la mejor receta para alcanzar un mayor ritmo de crecimiento con igualdad y con estabilidad.

Finalmente, se pondera la gran utilidad de emprender reformas estructurales que brinden una mayor flexibilidad económica para poder adecuarse a las condiciones cambiantes del mercado, las cuales se deben acompañar por una política monetaria acomodaticia.

La política que México ha seguido para mantener la estabilidad y para insertarse con solidez a la mundialización económica va en el sentido de la innovación y de las reformas que los organismos internacionales recomiendan, lo que le ha permitido librar mejor que otras economías emergentes el entorno desfavorable y los choque externos.
miggoib@unam.mx