imagotipo

Año venidero ¿qué hay de nuevo? | Espiral de conducta | Norma L. de Payro

  • Espiral de conducta: Norma Le Payro

La innovación no es cuestión de dinero es cuestión de personas Steve Jobs.

La celebración del Año Nuevo es la más antigua de todos los días festivos, y ha perdurado porque cada ser humano a innovado y se actualiza para como celebrarlo. Según algunos relatos históricos, a principio de enero, cada año se daba una bienvenida al año venidero, era en honor al dios Jano, deidad de los comienzos que regía sobre lo pasado y lo futuro y que poseía en Roma doce altares, a razón de uno por mes; además de su gran templo, que se cerraba cuando no había guerra. En su honor el primero de enero, la gente estrenaba ropa y los maridos regalaban dinero a sus mujeres, ellos cuidaban de que el año nuevo los sorprendiera con dinero en el bolsillo, y se procuraba cruzar primero con el pie derecho los umbrales de las casas a fin de tener buena suerte durante el año. En la actualidad es una festividad que toca las fibras emocionales del hombre. Todo cambia y la acción de Innovar ya inicia a colocarse en el lenguaje del ser humano, pero el impacto en la conducta humano aún es indiferente. La humanidad solo deja en buenas intenciones cumplir metas propuestas a inicio de año. Después de estas fechas la realidad llega, Innovar se convierte en un posterga miento y miedo para la raza humana. La humanidad ha criticado fuertemente a la era mediática, porque cree, que la “información innovadora difundida” no es la adecuada. ¿Qué es lo adecuado?. En los núcleos familiares, llega un momento que la información de los padres de familia se estanca y es cuando los hijos van en búsqueda de más información nueva a las grandes sociedades. ¿Con quiénes van por más información? . Expertos en conducta afirman que los núcleos familiares necesitan innovar y una nueva cultura para educar. Los pilares familiares han legado generacionalmente, sin darse cuenta, minimizar la “Actualidad”. ¿Cómo se puede informar a quienes solo viven de un pasado y no acepta un presente?. Esto ha motivado a que los jóvenes en algunas de las ocasiones, no quieran saber nada de su fuente de vida. La trascendencia de conflictos no es enseñada, y la búsqueda de información en muchos adultos causa terror. De aquí que se abra una continua exploración a lo “Lo nuevo o innovador”, con la posibilidad de alimentar o cambiar su vida. El comportamiento humano es egoísta, la cultura actual mexicana usa frases como: “no es mi problema”, “yo no tengo necesidad”, “El redentor sale crucificado”. Expertos en conducta sugieren a los líderes de la familia informarse, actualizarse, leer, para aplicar principios y valores hacia una trascendencia de beneficio individual y social. Este año nuevo es un buen principio para integrar a las metas, el investigar ¿qué hay de nuevo?. Parafraseando a Paulo Cohelo, “No podemos estar en el presente añorando el pasado. Ni siquiera preguntándonos por qué. Lo que sucedió, sucedió. Y hay que soltar, hay que desprenderse. No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. Suelte”. Por ello querido lector, innovar y aceptar lo nuevo , es desprenderse del pasado, gozar el año venidero es buscar, explorar, confrontarse sin miedo y con valentía, no importa la edad, empezar de cero tiene muchos significados, es momento de sumar el propio. Feliz año nuevo.

EN LA actualidad es una festividad que toca las fibras emocionales del hombre.

EN LA actualidad es una festividad que toca las fibras emocionales del hombre.

/arm