imagotipo

Anton Chéjov, el teatro sin estrellas: “La Gaviota” | Teatrikando | Benjamin Bernal

  • Teatrikando: benjamín Bernal

Al ver anunciada esta obra, recuerdo mis primeros años en la crítica teatral, la referencia forzosa era Constantin Stanislavsky, mencionado por maestros que nunca le conocieron pero lo citaban con fervor; después se ha ido dejando de lado a CS por teorías renovadoras, mas, al ver esta Gaviota quise repasar algunas de sus ideas: Stanislavsky-Chéjov tenían horror a la teatralidad del actor lleno de vanidad, deseaban solamente rendir tributo al texto dramático. Otro día retornaré a estas reflexiones, por el momento deseo centrarme en este elenco magnífico: Blanca Guerra, Odiseo Bichir, Mauricio García Lozano, Paulette Hernández, Adriana Llabrés, José Sampedro, Carlos Valencia y Pablo Bracho. Quienes dan vida a la ingenua Nina, la que fuera eminente actriz Irina Arkádina, el dramaturgo experimental Konstantín Tréplev, hijo de Arkádina, y el famoso escritor Trigorin. Con éstos seres literarios forma una trama de soliloquios como el que usted y yo vivimos constantemente, pocas frases tocan a las personas y toman verdadero significado; nos esforzamos en platicar para significar nuestro día-hora-minuto, sin importar que las palabras apenas rocen a los otros invitados. Es realmente difícil relatar lo que vimos en el foro Shakespeare y contarle por qué le considero un abordaje distinto, no es sólo haberla acortado, los cuatro actos hubieran sido demasiado para este México 2015; el uso de vestuario cotidiano evita el glamour que en ocasiones se impone sobre los actores, a cambio deja que el director Diego del Rio permita sentirlos entes vivo, no egos artificiales.

La escenografía de “La Gaviota”: butacas y paneles desnudos.

La escenografía de “La Gaviota”: butacas y paneles desnudos.

El espacio ha sido adaptado por alguna razón para que predomine un área de confrontaciones, otras de transición, para evitar que muebles y paredes estorben, no reducen el tiempo a las emociones reales. Así que tenemos un buen ritmo general, solo por momentos me pareció sorpresivamente en suspenso (como largos silencios en una sinfonía) no aportó nada desde el punto de vista clímax-contención.

Un gran estreno, en que los espectadores salen mostrando simpatía por el desarrollo, evolución e intensidades de cada uno. Chéjov sigue siendo muy interesante para que lo vean los nuevos dramaturgos, fascinados por el corta pega que ya podría dar un paso adelante –si, no a todos les sale bien- El Foro Shakespeare tiene una cartelera muy variada y en verdad son cortas las temporadas, acuda para disfrutarla antes de que concluya.

Amor en medio del conflicto Pulitzer- Hearst, “La Gaviota”.

Amor en medio del conflicto Pulitzer- Hearst, “La Gaviota”.

En el Teatro Rafael Solana estuvo “Reyes de Nueva York”

Ana María Collado es muy estimada en el medio, su escuela escenifica cada año un homenaje al cine o teatro musical; logra reunir a talentos que inician con otros ya consolidados. Este diciembre 2015 nos regaló con Reyes de Nueva York, usted sabe, narra el conflicto Joseph Pulitzer- voceadores. Si, por estar peleando el magnate de la información y padre de la nota roja Randolph Hearst contra Pultizer -de un estilo editorial fino, depurado- se vieron obligados a bajar precios, afectando márgenes para los jóvenes vendedores callejeros; El “extra” era un diario muy estimado, generalmente aparecía por la tarde. Varios muchachos de esta escuela Broadway México son destacables: Odette Villarreal, Gustavo Robles, Luis Javier Valadez, aunque hay más brillos, pues el grupo es numeroso. Con poca escenografía no dio dos horas de bien manejados grandes conjuntos. Felicidades Ana María.

/arm