imagotipo

“Apagón Analógico” / Raul Aarón Pozos lanz

  • Raúl Aarón Pozos

La Reforma de las Telecomunicaciones está en marcha, el llamado “apagón analógico” responde a la aspiración de los mexicanos de  recibir una mejor calidad de imagen y sonido, muchos más canales, y por lo tanto, una variedad más amplia de programas, e incluso la posibilidad de interactuar y obtener nuevos servicios, como por ejemplo, programación que usted solicita y que puede ver en el momento en que lo desee.

La conveniencia de llevarlo a cabo es simple, se trata de cambiar la tecnología de televisión analógica, que fue en su momento una tremenda innovación y que ahora ha sido superada, hacia la denominada televisión digital terrestre con la cual los usuarios contarán con una transmisión de mucha mejor calidad tanto en audio y video.

La implementación del apagón analógico es compleja, involucra muchos factores y requiere ser analizada a detalle. Por ello, en el Senado de la República se dio una discusión sobre si el llamado apagón analógico debería suspenderse una vez más hasta que el reparto de televisiones digitales hubiera concluido. Sin embargo, después de reunirnos con autoridades de las Secretarías de Comunicaciones y Transportes, de Desarrollo Social, así como con los Comisionados del Instituto Federal de Telecomunicaciones, concluimos que existen las condiciones técnicas y sociales para cumplir con la fecha fijada para el apagón analógico, por ello, el Grupo Parlamentario del PRI en el Senado de la República acordó no postergar la fecha establecida en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

El esfuerzo del Gobierno federal para dar cumplimiento a esta transición es relevante. De acuerdo a la meta fijada, para el 31 de diciembre al menos el 90 por ciento de los 9.7 millones de hogares que integran el padrón de beneficiarios de la Sedesol, habrán recibido una televisión digital para dar así un paso hacia la modernización y a la competitividad. Hasta el 11 de noviembre, se han entregado 7 millones de televisiones digitales, de los aproximadamente 9.7 millones que deben proporcionarse a la población de escasos recursos. Recuerde usted que la distribución de las televisiones digitales se lleva a cabo de acuerdo al padrón definido por la Sedesol, no solo para preservar el derecho de las audiencias a recibir estos servicios, sino para garantizar que quien más necesite un televisor digital lo obtenga con total transparencia. Bien hace la Secretaría de Comunicaciones y Transportes en señalar que ello tiene un componente de carácter social, que no ha tenido ningún otro país del mundo.

El Estado Mexicano se ha preocupado por asegurarse de que la población más vulnerable no quede excluida de este proceso de conversión tecnológica, el cual ya se ha dado en 30 de los 34 países que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), de acuerdo con la información proporcionada, se considera  importante continuar con el camino transformador con sentido social.

El Grupo Parlamentario del PRI en el Senado reconoce que esta transición tecnológica traerá beneficios reales, resaltó los siguientes: ahorro de energía eléctrica, ya que estos televisores digitales, consumen menos energía que los analógicos y la mejora en los servicios y cobertura de la red de internet y de telefonía móvil en todo el país, especialmente para las zonas con mayor marginación.

Con estas acciones estamos generando cambios visibles y concretos a partir de las reformas, la visión es clara, nuestro país requiere mejorar en el corto plazo y la innovación tecnológica es sustancial para lograrlo.

*Senador de la República por el Estado de Campeche.

Partido Revolucionario Institucional.