imagotipo

Árbol que crece torcido…

  • Cómo dijo: Ricardo Espinosa

Es muy divertido oír decir refranes, porque hay algunos que son de veras ingeniosos, pero más divertido aún me parece oír los cambios que le hace el “habla popular” a los refranes, porque no sabe o porque no entiende bien lo que sentencia ese proverbio o simplemente por despiste, porque hay mucha gente que se le olvida la forma correcta del refrán y dice lo primero que se le ocurre, que tal vez suena parecido pero a veces se convierte en curiosas frases que nos hacen reír en serio.

Árbol que crece torcido, jamás será vencido

De tal palo, tal ladilla

Donde una puerta se cierra, éntrale por la ventana

No hay mal que también no venga

Le invito a imaginar a dos comadres que viven en la misma vecindad y que se encuentran tempranito en la azotehuela del edificio multifamiliar con la intención de usar los lavaderos antes que se aglomeren sus vecinas. Dicen

COMADRE A: ¡Ándele comadre, buenos días! Usté que dijo: No pos al que madruga dos lo ayudan.

COMADRE B: Pos claro que sí, comadrita… imagínese: Yo siempre he dicho que el que a buen árbol se arrima…

COM A: El que a buen árbol se arrima no alcanzó a llegar al baño, comadre.

COM B: ¡Exactamente! Y por algo mamacita decía: lo que se ha de remojar que se vaya remojando.

COM A: ¡Claro! Oiga, comadre… Usté ya supo ¿no?

Porque como dicen por ahí, si lo sepo yo, que lo sepa el mundo.

Además pos es un grito a voces.

COM A: Pos sí, ora sí que: barriga llena, corazón qué hicimos.

COM B: ¡Ándele! Por Dios que sí, comadre  y luego sale la pelada con eso de que yo no tengo vela que me entierren…

COM A: Fíjese nomás… ¡Oiga, qué mujer tan descarada!

Y como yo le dije… Yo le dije a la vecina, a chillidos de marrano, oídos de chicharronero, porque pos como dice mi viejo, dice: no le tengas miedo al chile, aunque lo veas colorado ¿no cree usted?

COM B: No, pos sí, es lo que yo decía

COM A: Yo se le dije a ella, así frente con frente. Se lo dije, comadre, pero pos a ti te lo digo m´hija, entiéndelo tú mi nuera y la verdá es que no hay pior sordo que el que no quiere arder.

COM B: Es lo que yo digo comadre, pos pa´ que se hacen

¿verdá?

COM A: Bueno, y ¿con qué cree que me salió, comadre?

COM B: ¿Con qué?

COM A: Pos no me va saliendo la vieja loca con un refrán.

COM B: ¡No! ¿De veras? ¿Con un refraaán?

COM A: Tal como lo oye, comadrita: ¡con un refrán!

COM B: ¡Habrase visto! No si por algo dicen que más sabe el diablo por diablo que por viejo y cuando el río suena, mejor déjalo correr y es que matrimonio y mortaja a él se lo rajan.

COM A: Tiene usté razón, comadre. Además, ni tanto que alumbre el santo, ni tanto hasta que se queme.

Consultorio Verbal

Comodijo2@hotmail.com

PREGUNTA DEL PÚBLICO: ¿Que es lo correcto al referirse a una persona, decir género masculino o sexo masculino? Pregunta Jorge González.

RESPUESTA: Aplicado a personas o animales se puede decir de las dos maneras: género o sexo. Aplicado a cosas, no se debe decir SEXO sino GÉNERO. Por ejemplo una silla es del género femenino y un sillón es del género masculino.

AHORA PREGUNTO: Alfeñique se le llama a una persona de complexión muy delgada, pero ¿qué es originalmente un alfeñique?

a.- El tronco de cierto arbusto

b.- Una pasta de dulce

c.- Un tipo de cordel

d.- Un caballo viejo y flaco

RESPUESTA b.- Alfeñique se le llama a una pasta de azúcar cocida y estirada en barras muy delgadas.

Declaración terrorífica para terminar: No me preocupa el terrorismo. Estuve casado por diez años. ¿Cómo dijo? Hasta mañana.