imagotipo

Argentina. Elecciones representativas de América Latina / Rosamaría Villarello

  • Rosamaría Villarello

Argentina tiene elecciones presidenciales el próximo domingo. Según los últimos sondeos, el candidato oficialista Daniel Scioli, apoyado por Cristina Fernández, puede ganar en primera vuelta o ser el mayoritario para una segunda en noviembre.

Sin embargo, tiene que enfrentar no solo a otros dos opositores de fuerte peso en la escena política, sino a los males endémicos de América Latina: debilidad económica, corrupción, desigualdad, un alza en los niveles de pobreza y a lo que todos saben pero pocos admiten públicamente, el narcotráfico.

De ahí entonces que la mención al papa Francisco sea imprescindible, tanto por ser argentino, pero sobre todo, por su peso político mundial, al poner el dedo en la llaga en esos problemas, inclusive comparando a su país con otros en la región, como México. Y lo que llama la atención, es la permanente presencia de la presidente Kirchner en las giras del papa, de las que sabe muy bien que tienen un fuerte impacto mediático.

En materia del narcotráfico, el opositor Mauricio Macri, alcalde de Buenos Aires, representante de la derecha, segundo lugar en las encuestas, ha señalado que se le ha dejado crecer más en la última década por la presencia de extranjeros que han extendido su ilegales negocios a Argentina, pero admite que su combate corresponde a toda Latinoamérica, aunque a su país le toque una buena parte de la solución.

El tercer lugar corresponde a un disidente de la corriente peronista, Sergio Massa, exjefe de gabinete de Fernández, que insiste en diferenciarse del representante del oficialismo, con un porcentaje un poco menor en las preferencias electorales con respecto a Macri y que podría ser quien inclinara el triunfo en caso de una segunda vuelta o balotaje.

Es interesante observar todo este proceso por varias razones: porque es el mismo que tiene lugar en otros países donde hay un hartazgo de los partidos políticos; de lo que representa mantener una sola corriente política tantos años en el poder, de castigarla por sus excesos u omisiones, de la necesidad de la alternancia, del surgimiento de nuevos actores y de no conformarse con un bipartidismo. Por eso mismo, la gente está cansada e incrédula ante las votaciones, lo que pueda llevar a un alto abstencionismo, característica también de lo que está ocurriendo en el mundo.

Los tres hombres también están siendo señalados por determinados actos en sus vidas personales, como por su insensibilidad en gastos, vacaciones o posesiones de bienes que para la opinión pública no resultan claros.

Por otro lado, se han manifestado de una forma u otra, queriendo hacerse visibles en la región, sobre todo en la Sur; cuya disputa con Brasil es sintomática, y donde tienen una importante presencia. Así es que, mientras Scioli se retrata con el presidente de izquierda de Uruguay, Tabare Vázquez, Macri señala que defenderá a Leopoldo Gómez encarcelado en Venezuela.

Por supuesto que las redes sociales han estado muy activas y ya veremos hasta qué punto van a influir en los resultados finales.