imagotipo

Arte y academia

  • Arte y Academia: Ana María Longgi

Maria Katzarava, la bella y joven soprano mexicana declaró hace unas horas que si México está afectado por la violencia y la mala calidad de vida, “un camino hermoso para contrarrestar semejante embrollo socio-político-económico y cultural estriba en proporcionar a nuestras actuales generaciones, herramientas creativas tan importantes como la música, la danza, el canto, la pintura, la escultura, el teatro, la literatura y todo lo que falta por nombrar”, y que una institución que ya está trabajando con gran entusiasmo en este proyecto -informó la joven cantante en el auditorio Blas Galindo del Centro Nacional de las Artes-, se denomina Centro Cultural “El Tecolote”, ubicado en Arcelia del Progreso, Guerrero, donde la juventud de escasos recursos está cerrándole la puerta al negativismo, mediante el aprendizaje y contacto profesional completo con las bellas artes. “Y yo, en lo personal, me siento feliz y completa de ayudar a desarrollar una labor profesional, tan noble e importante como ésta”, definió Katzarava.

 

 

Escuchar a María Katzarava cantar arias operísticas no solo resulta todo un hallazgo artístico, sino incluso emocionante, cuando la artista propone a sus escuchas que el “Arte resulta imprescindible para curar el alma de las personas sobre todo, cuando éstas son agredidas a través de la violencia, las carencias económicas y la inseguridad. Por esta razón, explicó la profesional, es importante apoyar movimientos como el que están practicando las autoridades de El Centro Cultural “El Tecolote”, ubicado en Arcelia del Progreso, Guerrero, en donde jóvenes de escasos recursos no solo están aprendiendo bases sólidas de creatividad artística, sino, que incluso, se apartan y proponen olvidar para siempre el desamparo moral, social, familiar y formativo en los que muchos de ellos se encuentran.

Y bueno, resultó emotivo, de que a pesar de que el Auditorio Blas Galindo, se encuentra dentro del Centro Nacional de las Artes , en Churubusco y Tlalpan, un público muy numeroso, no solo no quiso perderse su actuación, sino que la ovacionó por sumarse al gran programa de apoyo a jóvenes artistas de escasos recursos, en el Estado de Guerrero. Y con ella, acompañándola tanto en lo artístico como en lo humano, se encontraban también la soprano Ana Gabriella Schwedheim y el pianista Ángel Rodríguez, quienes junto con la soprano Katzarava, ratificaron que el propósito de ese centro es fomentar el desarrollo de nuevos talentos mexicanos, preservar las tradiciones musicales mexicanas, otorgar herramientas creativas a jóvenes provenientes de hogares afectados por la violencia y hacer que las artes mejoren la calidad de vida de esta zona del país.
MARÍA, PRESIDENTA DE “EL TECOLOTE”

Al agradecer los aplausos, que alcanzaban a escucharse afuera del Auditorio Blas Galindo, María, al explicar su labor como Presidenta de la Fundación de El Tecolote, agregó que resultaba muy grato retornar al Cenart, ya que ella era egresada de la Escuela Superior de Música. Y que por lo tanto, esperaba que éste sea el primero de muchos conciertos con los que tendrá el placer de contribuir “para todos nuestros niños y niñas guerrerenses, se alejen para siempre de la violencia, el alcoholismo y mucho más que todo eso, ya que rubros como la música, las artes plásticas, la literatura, la danza o el teatro, impregnan en nosotros su magia, su luz y su amor para hoy y para toda la eternidad”,
enfatizó la cantante.

Y antes de dar comienzo a obras de inmortales como Gounod, Mozart y Puccini, entre otros, se proyectó un video con las palabras de Enid Negrete, directora del Patronato del Centro Cultural El Tecolote, quien explicó que actualmente el espacio recibe a 200 alumnos en formación inicial en las disciplinas de música, danza y teatro comunitario. Así, el programa musical inició con III me revient pas… de Fausto, de Charles Gounod, a cargo de María Katzarava, para continuar con Ana Gabriella Schwedhelm, quien cantó Temerari… come scoglio… de la ópera Cosi fan tutte, de Wolfgang Amadeus Mozart. Arias emblemáticas de Turandot, Tosca y Madame Butterfly, de Giacomo Puccini, formaron parte del repertorio que cautivó a los asistentes que en todo momento mostraron su admiración a María Katzarava por medio de sus vítores y aplausos.
PROVECHOSO INTERMEDIO

El intermedio resultó provechoso, ya que se proyectó una cápsula sobre la labor y el trabajo en el Centro Cultural El Tecolote, realizado por la Dirección General de Etnología y Antropología Social del Instituto nacional de Antropología e Historia (INAH). Y una vez transmitido, Ana Gabriella Schwedheim, solista de la compañía de ópera Pasinger Fabrik, en Munich, Alemania, desde 2015, también tuvo una brillante participación al interpretar “Allons… Adieu notre petite table…” de la ópera Manon, “Canción de cuna para dormir un negrito” y “Canto negro de Canciones negras” del compositor Xavier Montsalvatge. Por otro lado, la zarzuela y la música mexicana tuvieron un espacio con la ejecución de “Las carceleras”, de Ruperto Chapí, “Despedida”, de María Greever, y “Dime que sí”, de Alfonso Esparza Oteo, por parte de María Katzarava, quien antes de finalizar con el recital invitó al escenario a Josafat Nava, impulsor del Centro Cultural El Tecolote desde hace 20 años.

“Estoy convencido, porque lo he visto y lo he palpado, de que si todos nos unimos, México puede cambiar. Creo que otro México es posible, lo siento desde lo más profundo de mi corazón”, manifestó Josafat Nava. Culminando el recital, con la interpretación de Júrame, de María Greever, a cargo de las dos sopranos mexicanas, y ante el júbilo de los asistentes, María Katzarava ofreció un encore.
KATZARAVA Y SU VIDA

La cantante comentó ante los medios de difusión, sus poco más de 3 décadas de vida (1984, y su nacimiento y crianza dentro de la Ciudad de México. Y en rápida síntesis, diremos que Katzarava, obtuvo en primer lugar en la competencia Operalia en Canadá, en los rubros de ópera y zarzuela. A Ramón Vargas, el reconocido tenor mexicano, le llamaron la atención sus atributos profesionales, ayudándole por esta razón a obtener una beca, obteniendo como resultado el primer lugar de la competencia nacional Carlo Morelli en 2005, ubicándose a continuación con un debut nada menos que el Palacio de Bellas Artes, situación que la condujo a vivir combinadamente en Europa y Asia. Cabe recordar que su nombre completo es María Alejandra Katzarava Hernández. Y que la música le llegó culturalmente en el plano familiar con descendencias como el barítono italiano Mattia Battistini, el gran charro cantor Jorge Negrete, siendo además hija de violinistas profesionales como su padre de Giorgia Archil Katzarava y su madre mexicana Velia Hernández, una dama que estando embarazada de María, tocaba el violín junto a su esposo, dentro de la Orquesta Sinfónica Nacional. Por otra parte, María, con el tiempo sorprendió a todos como una gran ejecutante de violín y piano, junto con su hermana mayor Lela. Y bueno qué más explicar que a los 8 años tuvo su primer concierto de Violín como miembro de la Orquesta Juvenil de la Escuela Nacional de Música y que su preparación no paró por espacio de 20 años. Etapa que tuvo que pararla para continuar su carrera de cantante, tocando a veces solo por propio placer, al igual que el piano.

Por otra parte, importante es decir que actualmente vive en Barcelona y que además del español, ella habla el georgiano, el inglés, el francés, el italiano y el ruso. Y reconociendo que su vida de adolescente no las compartía con chicos de su edad, debido a sus ocupaciones, trata de viajar a lugares nuevos, ir al teatro, ver a sus amistades, visitar a su familia en Georgia y en México, y pasar tiempo en casa para disfrutar de la gran oferta cultural que tiene Barcelona. También le gusta acampar, nadar, ir al gimnasio o visitar
montañas, montada en una bicicleta.
ESCUCHADA POR PLÁCIDO DOMINGO

Su primer acontecimiento internacional importante vino en 2007, cuando Plácido Domingo la escuchó en una gala en Acapulco y la invitó a una audición en Los Ángeles. En 2008 ella aceptó estar como residente en el Programa de Jóvenes Artistas Domingo-Thorton en la ópera de Los Ángeles, para estudiar y trabajar con Gabriel Mijares y Luisa Besrokova. Esto fue seguido de su participación en 2008 en la competencia Operalia en Canadá, en donde ganó el primer lugar en las categorías ópera y opereta, compitiendo con otros mil participantes de 200 países. Convirtiéndose así en la tercera mexicana en ganar esta competencia junto con el tenor Rolando Villazón y Arturo Chacón Cruz, lo que le trajo atención y posición internacional. Otros premios que Katzarava ha obtenido por docenas, incluyen el Carlo Bergonzi Prize, la competencia internacional Francisco y el Oscar Della Lírica en la Arena di Verona en el 2002, siendo nombrada la mejor artista en los Miami Life Awards.

Y aparte de una rica y ejemplar carrera operística en la que ha interpretado todos los papeles integrados a su tesitura, María Katzarava cantó su primera Violetta en el Grand Theatre de Geneve en 2013, en donde obtuvo reconocimiento de la crítica. En la primavera de 2013, volvió a El Florida Grand Ópera para su producción de “La Traviata”. Durante la temporada 2012-2013 Katzarava también hizo su debut en el Petruzzelli en Bari como Isabela en la pieza “La Muette de Portici” de Daniele ALuber que rara vez se presenta. En julio de 2013, debutó en el Lírico de Cagliari cantando su primer Suzel en Mascagni S. L´ Fritz. También se unió al Teatro alla Scala en su tour a Japón en donde interpretó Gilda en “Verdi´s Rigoletto”. Compromisos de la temporada 2013-14, incluían debuts en roles como “Nedda en Leoncavallo´s
Pagliacci” en la Fondazione Sinfónica Petruzzelli en Bari, la ópera “Manon Massenet´s” en Bellas Artes, y un gran debut en “Liú Puccini´s Turandot” en el Teatro Lírico di Cagliari y un extraordinario “Mimi Puccinis” en “La Boheme”. Actualmente canta con Ramón Vargas, Plácido Domingo, Andrea Bocelli, Rolando Villazón, Piotr Beczala y Leonardo Capalbo entre otros artistas. Explicándonos que su modelo a seguir es la
soprano Mirilla Freni.
Un beso… Y hasta la próxima charla

anamarialongi@gmail.com