imagotipo

Arte y academia

  • Arte y Academia: Ana María Longgi

La  Medalla  “Guillermo  Prieto”,  máxima  presea  universitaria  otorgada  a  las  “Artes”;  fue  entregada  hace  unas  horas,  al  pintor,  escultor  y  músico  mexicano,  maestro  Leonardo  Nierman;  considerado  por  la  crítica  internacional,   como  “uno  de  los  creadores  de  artes  abstractas  más  puros  y  definidos  del  siglo  XX;  dentro  de  los  géneros  pictóricos  y  escultóricos  de  la  escala  mundial”.  En  los  momentos  de  recibir  la  valiosa  presea,  dentro  de  la  Universidad  de  Xilotzingo,  Puebla;  el  artista  estuvo  acompañado,  en  primer  lugar,  por  académicos  tan  importantes  como:  La  rectora  maestra  Julia  Hernández  Álvarez;  el  presidente  del  Consejo  Directivo  de  esa  rectoría,  maestro  Mario  Ernesto  Mundo  Hernández;  la  hermosa  nena  de  5  años  Elenita,  quien  entregó  un  ramo  de  flores  al  galardonado;  el  distinguido  maestro  Sergio  Berlioz;  así  como  altos  representantes  del  Gobernador  del  Estado;  de  la  Presidencia  Municipal  de  Puebla;  de  la  Universidad  Autónoma  de  Puebla,  y  desde  luego  un  lleno  total  en  materia  de  graduados  de  preparatoria,  licenciaturas  y  maestría  con  sus  padres,  amigos  y  familiares.

Se  trató  entonces,  de  una  gran  fiesta  académica  y  cultural,  enriquecida  con  la  presencia  de  maestra  Elisa  Ávalos,  joven  soprano  poblana,  quien  interpretó  la  conocida  aria  de  Puccini  “Oh  Mio  bambbino  caro”.  Mientras  que  el  maestro  Leonardo  Nierman,  visiblemente  emocionado  -y  acompañado  de  la  pintora  Eugenia  Pérez  del  Toro-,  atendió  de  manera  exclusiva  a  Arte  y  Academia,  de  EL  SOL  DE  MÉXICO,  no  obstante  a  que  el  homenaje  en  el  foro  teatral,  se  desarrolló  durante  más  de  tres  horas  y  de  que  la  cena   ofrecida  al  galardonado,  se  prolongó  hasta  el  amanecer  del  día  siguiente.  Pero,  oh,  buena  suerte,  ya  que  dentro  de  tan  animado  ambiente,  el  pintor  y  escultor  Leonardo  Nierman  respondió  secretos  muy  interesantes  acerca  de  sus  actividades  pictóricas  y  escultóricas,

empezando  por  las  primeras:
VIAJE  A  LAS  ESTRELLAS

Y  cuando  comentamos  con  nuestro  famoso  entrevistado,  que  sus  críticos  lo  definen  como  un  artista  que  encontró  su  mundo  creativo  fuera  del  planeta  tierra,  a  manera  de  una  especie  de  navegante  interestelar.  Insistimos:  ¿Realmente  ha  sido  así  maestro  Nierman?  ¿Su  pintura  es  efectivamente  un  imparable  viaje  hacia  las  estrellas  donde  los  violines,  los  galeones,  los  océanos  energéticos  y  hasta  los  arcoíris  universales,  suelen  recorrer  distancias  cuánticas  mediante  trazos,  pinceladas,  colores,  y  hasta  sonoros  envíos  de  luces  y  turbulencias  a  base  de  bellísimos  y  misteriosos  matices?…
Respondiéndonos  así:

“Bueno,  debo  confesarte  que  yo  tengo  ciertos  antecedentes  musicales,  ya  que  estudié  el  violín  cerca  de  20  años.  Y  lo  que  ocurrió,  es  que  yo  tenía  la  aspiración  de  llegar  a  ser  un  buen  violinista,  hasta  que  descubrí  que  tenía  un  talento  insuficiente.  Y  bueno,  aunque  mi  decisión  irrevocable  fue  la  de  alejarme  del  violín;  no  por  ello  me  alejé  de  la  música,  pues  continúo  sintiendo  que  ésta  sigue  siendo  el  arte  supremo,  porque  entra  directamente  por  el  torrente  sanguíneo  y  además  nos  descubre  que  la  única  forma  de  medir  la  intensidad  o  calidad  de  una  obra  musical,  depende  del  grado  de  humedad  que  hay  en  tus  ojos.  Pero  mira,  no  se  trata  de  pelear  tu  posición.  Cada  quien  debe  hacer  lo  que  puede,  lo  que  quiere,  lo  que  le  nazca;  ya  que  no  se  trata  de  ir  por  la  vida  complaciendo  a  alguien. Empero,  si  logras  complacerte  a  ti  mismo,  no  sólo  se  trata  del  chispazo  de  una  bengala  encendida;  sino  de  la  mejor  señal  que  puedes  recibir:  Que  vas  por  buen  camino.
EL  ARTE  Y  SUS  ETAPAS

Maestro  Nierman:  Muchos  artistas  suelen  tomar  muy  en  cuenta  sus  edades  creativas  mediante  “etapas”.  ¿Usted  también  suelo  hacerlo?

“Sí;  porque  creo  que  cada  edad  pictórica  tiene  sus  atractivos.  Y  cuando  cambia,  es  porque  deja  de  ser  atractiva.  No  obstante  insisto:  En  ningún  momento  he  tratado  de  defender  mi  pintura.  Si  a  algunos  no  les  gusta,  pues  simplemente  no  les  gustó.  Sencillo.  La  posición  que  he  mantenido  siempre  es  la  de  aceptar  cualquiera  reacción  y  opinión,  amable  o  no.  Tales  respuestas,  las  considero  justas  y  hasta  necesarias.  Y,  cuando  algunos  pintores  se  acercan  a  mí  para  comentarme  sus  inquietudes,  les  digo  simplemente  que  pinten  para  ellos.  Es  decir,  no  para  el  dueño  de  la  galería;  no  para  el  crítico  de  Arte;  no  para  el  director  del  museo.  Que  pinten  solo  para  ellos.  Que  sea  tan  solo  una  manifestación  de  sinceridad  con  ellos  mismos.

“Por  mi  parte,  -agregó  nuestro  gentil  entrevistado-,  acabo  de  reencontrar  un  cuadro  del  año  80,  y  me  encantó  lo  que  hacía  en  aquel  entonces.  O  sea,  casi  40  años  después.  Me  gusta  lo  que  vi.  Lo  que  sentí.  Las  fantasías  que  me  embargaban.  Mis  sueños.  Mis  anhelos.  El  entorno  que  estaba  yo  viviendo.  Mi  novia  de  aquella  etapa.  En  fin.  Opino  esto,  porque  ante  todo,  creo  que  debemos  agradecer  el  enorme  privilegio  de  haber  nacido.  El  gran  regalo  de  la  existencia.  Del  sol,  de  la  lluvia,  de  las  aves,  del  aire  que  respiramos.  Sobre  todo,  de  este  tan  breve,  pero  igualmente  maravilloso  espacio  de  vida  que  tanto  nos  privilegia  y  para  el  que  considero  un  enorme  error  transcurrirlo  peleando;  desperdiciando  no  solo  el  divino  obsequio,  sino  esa  indescriptible  virginidad  de  la  matemática  cosmológica,  llamada  simplemente  “tiempo”.
CONCLUSIÓN  PICTÓRICA

¿Y  cuál  podría  ser  la  conclusión  respecto  a  su  pintura?

“La  de  qué  quizá,  sin  proponérmelo,  incremento  estas  inquietudes  cuando  un  color  armoniza  con  otro,  o,  por  el  contrario  choca  con  los  más  apegados.  No  obstante,  yo  creo  que  ningún  museo  le  gustaría  recibir  la  obra  de  un  pintor  que  se  parezca  a  Chagal  o  a  Miró.  Porque  lo  más  seguro  es  que  se  interesen  por  los  originales  de  esos  genios,  pero  jamás  por  inspiraciones  basadas  en  ambos.  O  sea  que  lo  primero  que  tenemos  que  hacer  todo  aspirante  a  creador,  es  enriquecer  nuestro  mundo  para  después  exteriorizarlo.  Ése  es  el  orden.  No  creo  que  exista  otro…  Lo  sé…  Simplemente  porque  así  lo  siento”.
AQUELLA  “RUPTURA”

Y  cuando  le  comentamos  que  a  pesar  de  su  innegable  enlace  con  aquella  ardiente  etapa  de  los  “Rupturistas”,  en  los  años  sesentas;  se  le  considera  un  protagonista  interesante,  ya  que  en  su  momento  no  se  manifestó  ni  a  favor  ni  en  contra,  sino  en  una  posición  “radicalmente  justiciera”;  la  posición,  de  que  las  “buenas  artes  plásticas  no  necesita  defensores,  porque  “solitas  se  defienden”,  dijo  entonces,  al  expresar  una  magnífica  fuente  ideológica  acerca  de  su  propia  pintura  y  escultura.  Así,  le  preguntamos.  ¿Qué  tipo  de  bandera  enarboló  entonces?

Y  el  pintor  y  escultor  Leonardo  Nierman,  regresó,  cincuenta  años  después,  a  volver  a  poner  las  cosas  en  claro;  al  señalar  a  Arte  y  Academia,  de  que  aquella  “Ruptura”,  que  desencadenó  una  desarmonía  ideológica  entre  artistas  de  los  sesenta  no  estaba  realmente  muy  maduramente  planteada.  “Pues,  por  una  parte,  el  concepto  realista  de  la  pintura  mexicana,  descalificaba  toda  tendencia  distinta  a  la  suya,  exponiendo  como  única  razón  impositiva,  la  ya  histórica  frase  de “No  hay  más  ruta  que  la  nuestra”.

Empero,  en  la  conversación  que  sostuvimos  con  el  famoso  abstracto  mexicano,  la  determinación  filosófica  resultó  completa.  Empezando  porque  determinó,  que  en  realidad,  él  jamás  perteneció  a  grupo  alguno.  Esgrimiendo  que  desde  hace  más  de  50  años  de  exponer  pinturas  y  esculturas,  su  vida  creativa  se  ha  desenvuelto  dentro  de  la  mayor  libertad,  tranquilidad  e  independencia  posibles.  No  obstante,  explicó,  que  en  aquella  etapa  de  la  vida,  experimentó  no  solo  un  gran  interés  en  lo  que  estaba  ocurriendo,  “sino  incluso  comprensión,  consideración,  solidaridad,  admiración  y  respeto,  hacia  los  artistas  que  en  todo  momento,  defendieron  en  largas  polémicas  sus  posiciones  en  favor  de  la  libertad  de  expresión;  no  solo  en  la  plástica,  sino  incluso  de  otras  artes  como  la  danza,  la  literatura,  la  música,  la  arquitectura,  el  teatro,  la  cinematografía  y  muchas  otras  modalidades”.
“RUPTURA”,  VOCABLO  EQUIVOCADO

“Desde  luego,  definió  el  artista,  no  me  considero  parte  del  grupo  de  la  Ruptura,  que  tan  apasionadamente  defendió  el  inmortal  maestro  José  Luis  Cuevas,  (qepd);  pero,  lo  entiendo.  Los  entendí  y  los  entiendo  muy  bien.  Porque  realmente  el  muralismo  fue  una  corriente  que  prácticamente  ahogó  un  momento  de  la  historia   del  arte  en  México.  Es  más,  creo  que  fue  Siqueiros  quien  dijo:  `No  hay  más  ruta  que  la  nuestra´,  y  que  al  ser  una  frase  con  mérito  literario,  resultó  y  resulta  un  tanto  pretenciosa.  Y  lo  digo,  porque  en  materia  de  arte,  cada  quien  tiene  su  mundo.  Su  metas.  Sus  sueños.  Sus  alegrías.  Ya  que  pintar  bien,  no  es  indispensable,  pero  sí  suficiente.  Y  además  de  pintar  bien,  se  necesita  tener  un  mundo  sicoanalítico,  porque  un  pintor  habla  con  los  colores,  y  con  la  esperanza,  al  mismo  tiempo,  de  provocar  una  emoción.

“En  mi  caso,  yo   experimento  ese  tipo  de  emoción  con  alguna  frecuencia  -concluyó  el  artista-.  Especialmente  cuando  escucho  cierta  música.  Porque  desde  que  empieza,  siento  que  se  me  cierra  la  garganta  y  se  me  humedecen  los  ojos.  Pero  de  ningún  modo  siento  en  mi  espíritu  la  necesidad  imperiosa  de  difundir  lo  que  yo  hago,  convencer  a  alguien  de  algo.  Y  esto  es,  porque  el  que  quiera  penetrar  en  mi  mundo,  simplemente  es  bienvenido  y  es  mi  amigo.  Y  si  no  le  gusta,  igualmente  lo  respeto  y  es  mi  amigo  sin  la  menor  barrera  condicional.  Y  toda  esta  aclaración  la  considero  necesaria,  porque  no  se  trata  de  pelear  o  discutir  si  lo  que  yo  hago  es  bueno  o  malo.  Porque  cuantos  artistas  que  tuvieron  mucho  éxito  en  su  momento,  hoy  están  totalmente  olvidados”….  Y  bueno,  después  de  esta  gran  sabiduría  obsequiada,  ¿qué  más  me  queda  por  hacer?
Un  beso…  Y  hasta  la  próxima  charla

anamarialongi@gmail.com