imagotipo

Arte y academia

  • Arte y Academia: Ana María Longgi

Todas  las  artes,  aman  a  todas  las  artes… alguna  vez;   es  el  título  de  las  interesantes  reflexiones que se realizaron en  la  Asociación  de  Bibliófilos  y  Amigos  del  Arte,  de  Coyoacán,  en  la  cual  reconocidos filósofos,  artistas,  críticos  de  arte  y  editores  de  México  y  América  Latina,  analizaron de  manera  amplia  y  amena,  la  peculiar  relación  que  el  hombre  establece  con  los  objetos  llamados  “estéticos” y  las  categorías  que  tales  objetos  empiezan  a  ocupar,  cuando  los  observadores  van  colocándolos  en  los  casilleros  de  lo  bello,  lo  feo,  lo  sublime,  lo  trágico,  lo  cómico  y  hasta  lo  grotesco.  Correspondiendo  al  pintor  y  escultor  LEONARDO  NIERMAN,  concluir  el  citado  CICLO,  al  comunicarle  a  sus  escuchas,  sus  propias  experiencias  estéticas,  que  definió  como  “libres  en  absoluto  de  toda  complicación,  ya  que  su  comportamiento  consiste  en  dejarse  llevar – tanto  en  la  pintura  como  en  la  escultura-,  como  una  hoja  al  viento.  Sin  angustias,  sin  prisas,  sin  presiones  intelectuales, sin  competencias… sin  miedos.  Porque  el  placer…  y  nada  más  que  el  placer,  está  dentro  de  mí,  desde  hace  más  de  50  años  de  creación”,  aseveró  el  pacifista  creador  de  la  etapa  de  la  RUPTURA,  en  nuestro  país.

Al  finalizar  el  Ciclo:  “Todas  las  Artes,  aman  a  todas  las  artes… alguna  vez”,  el  artista  pintor  y  escultor  Leonardo  Nierman  señaló  que  resultaba  importante  tomar  en  cuenta,  cuando  se  hablara  de  ARTE  O  DE  ARTES,  que  la  teoría  de  lo  bello  como  lo  bello  clásico,  con  sus  principios  de  armonía,  proporción,  simetría  y  medida,  ha  dominado  en  la  historia  del  pensamiento  estético  -con  un  dominio  incompartido- durante  poco  más  de  22  siglos.  Su  eclipse  en  la  práctica  -aseveró  el  maestro  Nierman- y  con  mayor  renuencia  en  la  teoría,  comienza  en  el  Siglo  XVIII.  Pero    ¿acaso  tenemos  de  lo  bello,  una  idea  que  pueda  apoyarse  en  ciertos  rasgos  específicos  -distintos  de  los  que  constituían  lo  bello  clásico-,  cuando  artistas,  estetas  o  críticos  emplean  el  término  “belleza”?

“Bueno  -reflexionó  Nierman-,  a  más  de  veinte  siglos  de  la  estética  clásica  y  a  cinco  de  la  renacentista,  y  después  de  haber  conocido  una  y  otra vez  el  vendaval  artístico  del  romanticismo  y  el  huracán  de  las  revoluciones  artísticas  del  siglo  XX  y  del  naciente  siglo  XXI,  cabe  preguntarse  ¿qué  queda  del  concepto  clásico  de  belleza?  Digamos  sin  rodeos,  que  no  obstante  los  ataques  de  que  ha  sido  objeto,  lo  bello  no  ha  desaparecido  del  escenario estético  y  que  incluso  subsiste  -aunque  no  se  reconozca  explícitamente-  con  cierto  trasfondo  clásico  o  clasicista”,  aclaró  el  artista.

Más,  cuando  El Sol de México,  le  pregunta  por  su  propia  experiencia  tan  única  y  personal  dentro  del  arte  abstracto,  el  artista  explicó  su  muy  particular  punto  de  vista,  sincera  y  clara.  “Todos  los  objetos  que  el  hombre  ha  creado  a  través  de  los  siglos,  los  ha  creado  porque  indiscutiblemente  los  ha  necesitado.  Y  los  requiere,  porque  los  pensó  para  sus  dos  vidas:  La  del  exterior  y  la  del  interior.  Si  un  hombre  necesita  un  sombrero  y  una  corbata,  no  cabe  duda,  que  también  necesita  una  pintura,  una  expresión  dancística,  una  obra  de  teatro,  un  piano  para  interpretar  música,  una  arquitectura,  una  escultura,  un  patinaje  sobre  hielo,  una  obra  cinematográfica  y  porqué  no,  hasta  un  poema.  Por  eso  cuando  los  conferenciantes  de  este  ciclo,  han  explicado  que  “todas  las  artes,  aman  a  todas  las  artes  alguna  vez”,  tienen  razón.  Todo  lo  existente,  existe,  porque  se  necesita.  Por  eso  en  un  escenario  teatral,  podemos  admirar  todo  lo  actoral,  integrado  a  las  artes  pictóricas,  musicales,  dancísticas,  escenográficas,  operísticas  y  mucho  más.
LEONARDO  NIERMAN   Y  LAS  GAVIOTAS

En  tal  caso:  ¿De  qué  manera  llegan  a  usted  sus  propias  pinturas  y  esculturas?,  insistimos.

“De  la  manera  más  sencilla  y  relajada  Ana  María.  Y  se  lo  explico  así,  porque  simplemente  me  he  dejado  llevar…  Es  decir,  tanto  la  pintura  como  la  escultura  me  han  acompañado  desde  siempre,  por  las  sendas  de  la  ensoñación,  de  la  relajación,  de  la  suavidad,  de  la  paz  interior,  y  hasta  de  la  libertad.  De  esta  manera,  la  pintura  y  la  escultura,  evitan  en  mí,  algo  que  me  resulta  muy  incómodo:  Pensar,  intelectualizar,  competir,  o  presionarme  cerebralmente  para  definir  qué  es  lo  que  voy  a  hacer  y  cómo  lo  debo  resolver.  Con  esto   quiero  decirte,  Ana  María,  que  pintar  y  esculpir,  me  asemeja  incluso  a  esas  gaviotas  que  simplemente  abren  sus  alas  para  armonizar  con  la  naturaleza,  con  la  paz,  con  la  calma,  con  el  mar,  con  el  amor  y  hasta  con  la  dulzura.

¿Y  después  Maestro?  ¿Qué  ocurre  cuando  sus  obran  salen  al  mundo  a  confrontarse  con  la  gente,  con  los  galeristas,  con  los  compradores,  con  los  grupos  artísticos  que  suelen  buscarse  unos  a  otros?

“Importante  tu  pregunta  Ana  María,  pero  te  aseguro  que  tampoco  me  va  a  resultar  complicada  o  inexplicable.  No  pasa  nada  ni  tampoco  ocurre  nada.  Porque  también  en  esto,  palabra,  soy  otra  hoja  al  viento.  Si  me  preguntas  qué  pasa  con  la  gente,  con  la  crítica,  con  los  galeristas,  con  los  compradores,  los  grupos,  con  todo  eso  y  mucho  más,  muy  sencillo:  Nada.  Absolutamente  nada. Porque  si  mis  amados  congéneres  de  México  y  del  extranjero  me  honran  colgando  obras  más  en  su  paredes  como  ha  ocurrido  desde  hace  más  de  cinco  décadas,  bueno,  pues  yo  las  comparto  con  todo  mi  amor.  Porque  simplemente  decidieron  asomarse  a  mis  ventanas.  Ventanas  de  mi  propia  vida,  de  mi  propio  sentido  del  color,  de  mi  intimidad,  de  mi  forma  de  mirar,  trasladarme,  volar,  jugar,  reír,  vibrar  y  hasta  de  llorar  con  los  pinceles  o  con  el  acero  inoxidable.  Por  otra  parte,  seré  también  muy  sincero  contigo:  Jamás  he  trabajado  en  mi  vida,  y  muchísimo  menos  poniendo  como  pretexto,  los  objetos  creativos  que  realizo”.
EL  “PLACER”
NO  ES  “TRABAJO”

Resultó  igualmente  interesante  y  hasta  simpático,  escuchar  al  artista  decir,  que  “el  arte  no  debe  estar  sumado  a  la  fuerza  de  trabajo,  porque  no  es  trabajo,  es  placer”.  Advirtiéndome  que  trataría  de  explicarse  mejor:  “La  aspiración  artística,  es  otra  cosa.  Ya  que  está  unida  a  los  sentimientos  más  íntimos,  nobles,  profundos  y  espirituales  de  los  seres  humanos.  Con  esto  quiero  decir,  que  si  yo  voy  a  pintar  o  a  hacer  esculturas,  no  voy  a  “trabajar”.  Si  digo  esto,  estoy  más  que  equivocado.  Porque  la  vocación  de  intentar  crear  un  objeto  artístico  y  abrirle  la  puerta,  es  tanto  como  encontrarnos  con  uno  de  los  placeres  más  bellos  y  delicados  de  nuestra  vida;  ya  que  se  trata  de  un  premio,  un  privilegio,  una  fiesta,  una  celebración,  una  abundancia  espiritual  infinita…  esto  y  más,  pero  de  esto  a  “trabajar”,  existe  una  distancia  por  demás  insalvable”,  ratificó  el  artista  entrevistado.

Un  beso… Y  hasta  la  próxima  charla

anamarialongi@gmail.com