imagotipo

Arte y academia

  • Arte y Academia: Ana María Longgi

Las visitas de un público sensibilizado en las artes continúan multiplicándose en el Centro Cultural Tijuana, y la razón es que los aficionados hacen “fila” para observar una importante muestra de 21 esculturas del pintor y escultor Leonardo Nierman. Exposición que tendrá como fecha límite el 30 de octubre de 2016 y que el artista remitió al macro y microcosmos del universo, los espacios, la tierra, y ese todo dinámico que es la vida misma esparcida en la infinitud, y en donde las llamaradas multicolores son la característica de las obras presentadas en ese citado espacio de la frontera norte de nuestro México, donde se fortalece cada vez más tanto la identidad nacional como el turismo internacional. La muestra está conformada con obras forjadas en acero inoxidable de gran formato, e inspiradas todas ellas, según nos relató el famoso creador, en el rítmico vuelo de una gaviota.

 

Cuando el maestro Leonardo Nierman expone su obra pictórica por universidades, centros culturales y galerías de todo el mundo, los aficionados conscientes de que su inspiración ha funcionado durante más de 50 años ininterrumpidos, no tienen reparos en encontrarse con ella a la medida de sus posibilidades, pero no así sus esculturas, cuyo imparable homenaje a la naturaleza y a la libertad que de ellas se desprenden han resultado un tanto más complicadas, ya que trasladar muchísimas toneladas de acero inoxidable acabado espejo, y que además, ha sido transformado en imágenes de gran dureza, gran peso y gran formato. Resultará un tanto menos frecuente, para un observador común encontrarse con ellas, a pesar de la amplia y generosa apertura que el propio artista proporciona siempre a sus solicitantes para mostrarlas.

De esta manera, el tema para esta entrevista resultó no solo muy oportuno sino incluso deslizable, pues el maestro, siempre sonriente, respondió con su acostumbrada gentileza, que su obra escultórica, aunque menos ligera que sus cuadros para movilizarla tanto como él desearía, nació, sin embargo, de una manera casual, agradable, relajada y un tanto ensoñadora.
ESCULTURA Y LIBERTAD

Y el artista de los intensos ojos azules lo explicó así: “Te voy a decir dónde nació (y vuelve a sonreír). Mi escultura nació en un restaurante asentado sobre el agua, en San Francisco. Aquel momento fue sin duda muy especial, porque yo ocupaba una banquita deliciosa. Y la califico así, porque aposentado en ella tuve la oportunidad de contemplar el regalo de un mediodía increíble, habitado de manera celestial por una gaviota que se había adueñado de todo el escenario. Se trataba entonces de uno de esos obsequios vivientes que la naturaleza me otorgaba en ese instante para contemplarla en su
totalidad, durante más de una hora.

“Contemplar, por ejemplo todos esos movimientos armónicos que con sus alas ella diseñaba rítmica y gozosamente. Y lo digo, porque era indudable, que la naturaleza la había dotado, para planificar de manera magistral sus expresiones de libertad mediante el genial matrimonio de unas alas abiertas y las caricias de un viento fresco, que aunque invisible, no por ello menos exento de una real y generosa complicidad aventurera. Ya que en ese momento, a los escasos que seguíamos con la vista el suceso, se nos estaba demostrando de la manera más simple y simpática, el enorme privilegio de tener a nuestro alcance, la tan añorada trilogía: Alas, aire y libertad. Y lo que ocurrió realmente, es que estuve en el momento justo, para contemplar la gran proeza de una gaviota, dibujando en el espacio sideral, un maravilloso juego de armonía, dulzura y música.

Indicó que otra señal significativa, le ocurrió encontrándose en una cena. En la cual, al abrirse una botella de vino, cayó en sus manos un capuchón de estaño. “Y como era tan dúctil y agradable al tacto, sin pensarlo mucho empecé a juguetearlo y retorcerlo de tal manera, que el pequeño material se transformó en algo tan bello y armónico como aquella gaviota que yo había contemplado en pleno acto de libertad. Pequeño detalle que por cierto, un querido amigo que ya se fue -el doctor Rafael López Regil-, me pidió aquella cosita, para regalársela a su esposa a manera de prendedor. Desde entonces, aquellos conceptos empecé a verlos en distintos materiales como el oro, o mucho menos caros. Y por ahí empezó todo. Aquella gaviota fue variando de tamaño, de ambición, de creatividad y de aquel común denominador llamado “Libertad”. Porque no me negarás que los pájaros y hasta los insectos, son capaces de tener la libertad de cruzar fronteras, sin seguros, sin viáticos y sin equipaje. Así que sin mayores preámbulos agregaré simplemente, que de esta manera fue, que mis esculturas, desde las primeras, hasta las más recientes, mantienen como fundamental esencia de origen, esa libertad, ese vuelo o esa liberación tan alejada siempre -con suavidad, rebeldía y elegancia-, de esa gravedad a la que todos, de alguna manera, siempre le tememos.
EMOCIÓN Y PENSAMIENTO

“Ahora bien. Analizar mi escultura, sería un estudio personal muy complicado, ya que simplemente quise hacerla. Es decir, resolver para mí mismo la aventura de un nuevo reto, cuyo ingrediente consistiría en prescindir de algo que para todos resultaría imprescindible: El intelecto. O lo que es lo mismo, hacer lo que más te guste, sin pensar. O dicho de una manera más clara, evitando a toda costa, pensar. ¡Pero cómo! me podrán rebatir. Sin pensamiento no se puede lograr nada. Y yo simplemente he respondido, haciéndolo, que sí se puede. Que sí es posible, supliendo esa energía tan programada y ordenada como es el pensamiento, por esa otra fuente de fuerza impresionante, alegre, sonriente y festiva, conocida simplemente como “emoción”.

“Porque en verdad, en verdad, lo digo, que lo que yo realmente busco siempre, es una emoción. Busco las respuestas más cercanas posibles a mis emociones. Porque esa cosa de pensar y buscar soluciones, hace mucho tiempo que lo deseché dentro de mi vida creativa. Y lo digo, porque creo que los errores más grandes que he cometido en la vida, me sucedieron, cuando me dediqué a pensarlos o a analizarlos con antelación. No obstante, claro está -explicó el maestro Leonardo Nierman sonriente-, no le aconsejo a nadie, y menos a las nuevas generaciones que no piensen para cruzar una calle, manejar un auto o resolver un examen profesional. Claro, claro está que cosas como estas y más que estas deben
ser pensadas.

¿Y la emoción de un material tan bello, durable y especial como el acero inoxidable acabado espejo, porqué lo elegiste así?

“Bueno, el acero inoxidable, es en realidad un material muy noble. Y esto es, porque refleja todo: Las luces que pasan, los autos, los árboles, las plantas, las flores, los pájaros, la gente que va pasando, el sol… la lluvia… un relámpago”.

¿Y es continuativa de tu pintura de alguna manera?

“Corren paralelamente. Y como las dos pinturas y esculturas son producto de impulsos emocionales y nunca el resultado de una decisión intelectual, yo sigo esos impulsos. Porque finalmente, es también una inspiración divina. Ya que siento ese llamado especial dentro de mi y que me dice: Mira, hoy no hagas esto, mejor haz aquello. Algo así como un individuo que hace un viaje y de repente se encuentra con un callejón dentro de un barrio que no conoce y de repente ve que hay otro callejón todavía más angosto, más oscuro y dice para sí mismo: “Está interesante, me voy a meter.

“Y aunque escuche también una vocecita que le aconseja: “Mejor no te metas”, finalmente se mete, porque finalmente se decidió hacerle caso a su más profundo interior y a su muy particular juego de emociones. Porque, cuando en el arte interviene mucho el intelecto, está bien, y es muy válido, claro está, pero solo para quien lo ha decidido así. Empero, cuando estás empeñado en cruzar el puente de tus propias emociones que te salen a borbotones, suceda, lo que suceda. Te das cuenta, que lo que en realidad estás buscando, es emprender un simple homenaje a la vida mismo y un tanto más que esto, al milagro de haber nacido. Porque los lenguajes emocionales son, simplemente: Amor, paz, el aire que respiramos, luz, libertad, música, belleza, colores, aves, estrellas y muchísimo más. Porque finalmente, es un milagro. El milagro de haber nacido. Y el milagro de poder convivir con toda esa maravilla
única y especial.
NEVIL MARRIMER

Para finalizar recordamos que el gran Nevil Marrimer dijo que la gran belleza de tus obras pictóricas y escultóricas se basaban en que tú eres “un músico que canta”. ¿Por qué lo explicó así el gran director
de Orquesta?

“Gracias. Te explicaré: El director de `La Orquesta San Martín de los Campos, de Londres´, además de poseer un título de nobleza, era nada menos que sir Nevil Marrimer. Por ello la ocasión que tuve el honor de desayunar con su esposa, le comenté que envidiaba terriblemente a su esposo porque había logrado grandes metas y de una manera magnífica, y que además era muy guapo. Y que era justo tenerlo todo, pero no de tal manera, ya que también era muy guapo, expliqué a la señora Neville, con quien traté de justificar mi terrible envidia hacia su marido de una manera razonable. Ya que por añadidura Neville, hacía también a cada rato una elegante y simpática declaración: “Mi orquesta es tan buena, que puede tocar sin mí. No necesita director. ¡Vaya maravilla de razonamiento!”…
ESPEJISMOS

Y bueno, como señalamos antes, la muestra -Espejismos- podrá ser visitada en el Centro Cultural Tijuana hasta el 30 de octubre de 2016, de las 9.00 a las 21.00 horas, sin costo alguno, y el público, continuará comprendiendo porqué el maestro bautizó sus esculturas de gran formato en acero inoxidable y con terminado espejo con nombres como “Armonía”, “Heroica”, “Sensación de Vuelo”, “Ángel”, “Alegoría a la Música”, “Concierto”, “Humanismo”, “Águila”, “Homenaje a Quijote”, “Flama del Milenio”, “Rosa de los Vientos”, “Cóndor”, “Vuelo a la Eternidad”, “Armonía Geométrica” “Ave Heroica”, “Flama Olímpica” o “Vuelo Mágico”. Aportaciones con las que todos tenemos la oportunidad -gracias a la bonhomía de este soberbio hacedor de arte: el maestro pintor y escultor Leonardo Nierman- de abrir con confianza, amor y libertad, todas las compuertas de nuestros más profundos universos interiores… Y con tan agradable interviú me despido con:
Un beso… Y hasta la próxima charla

anamarialongi@gmail.com