imagotipo

Arte y academia | Ana María Longi

  • Arte y Academia: Ana María Longgi

“Cuando José Antonio Ocaña Morales, pinta… pinta en serio”, opinan los admiradores del artista, quienes constantemente lo contemplan abriendo espacios pictóricos mediante telas, cartulinas y acuarelas, para elaborar con todo ello templos, catedrales góticas, bodegones, paisajes campiranos, imágenes religiosas y mucho más, “con el propósito de rendir un constante homenaje a la arquitectura, a la naturaleza y a todas las cosas hermosas de nuestro país, México”, opina el pintor, perfectamente acompañado de sus básicos instrumentos de trabajo, y explorando el rico detallismo y la belleza de los más importantes construcciones históricas de México.

¿Se puede bordar arquitecturas maravillosas, sobre la superficie de una tela o de una cartulina? Pues sí. Y ello podemos constatarlo mediante la “santa paciencia” de un talentoso Pintor: El Maestro pintor don José Antonio Ocaña Morales. “Santa paciencia” calificada así por sus admiradores, que resulta sencilla de constatar, cuando don José Antonio, abre una cartulina y empieza a configurar con lápices, pinceles y acuarelas, alguna de las cientos de fachadas de antiguas e increíbles construcciones, legadas al pueblo de México, por todos aquellos grandes arquitectos de Culto que en nuestro pasado histórico nos consolidaron todas sus capacidades, experiencias, apasionada dedicación, creatividad y enormes conocimientos; para entregarnos las más hermosas urbes de mármol y cantera de nuestras vidas pasadas, presentes y futuras.

Homenaje eterno

“Verá usted. Cuando me coloco cerca de alguno de estos gigantes arquitectónicos. Lo único que me mueve a hacerlo, es una gran admiración y un enorme respeto. ¿Qué más podría ser? Y claro, cuando me encuentro con esos foros teatrales de arquitectura, en donde, ángeles, esculturas clásicas, demonios y animales despliegan toda su belleza y magia a los cientos de paseantes de la ciudad de México -solo por poner un ejemplo-, me maravillo tanto, que luego de elaborarlos, me conformo con pasear por sus interiores, solo para regocijarme con esos conciertos estéticos, que para mí representan el cuerpo, el alma y la esencia de todas esas maravillas diseñadas con soberbias escalinatas, terrazas, balcones, pasillos e indescriptibles jardines”.

-Empero: También existen otras temáticas que la gente admira muchísimo de usted: ¿Es esto verdad?

“Así es. Como mexicano, me he percatado de la belleza que nos rodea. Y me gusta rescatarla con mis pinceles, como una especie de protesta por todo aquello que nos hace sufrir o nos aterroriza. De esta manera, cuando contemplo un amanecer campirano, en el que aparecen maizales, frutos, ganaderías, caballos, caídas de agua, flores, personas ataviadas con tradicionales vestimentas, gastronomía, postres, plantaciones y valiosos espacios arbolados; siento la misma emoción que podría despertarse en una gran fiesta, en un gran festejo, o de una oración elevada al Todopoderoso. Me encantan también el lenguaje medio oscuro de los bodegones o de esos como jaloncitos de orejas que parecen desprenderse de los bellos rostros de las imágenes religiosas. En fin, que con todo esto pretendo explicar, quizá, que existe una manera de ser feliz para cada persona, y este tipo de elementos o circunstancias, son los que a mí, me provocan alegría y felicidad”.

-Y regresando a las arquitecturas: ¿En qué piensa cuando les da su propia versión con lápices y acuarelas?

“Con gusto, y gracias por preguntarme esto. Trataré de explicarme. Cuando estoy ante un templo, o contemplo esa obra arquitectónica realizada en mármol blanco, como es El Palacio de Bellas Artes, por ejemplo; siento como si estuviera ante mí el propio Adamo Boari, trabajando tan primorosa obra palaciega. Y es que para empezar, me considero, un gran místico, un gran admirador pero también un enorme respetuoso de las obras de arte y para mí, las arquitecturas, sobre todo las de los constructores de culto del Planeta, los miro como unos inalcanzables misioneros de la corteza terrestre”.

Bordados sobre piedra

“Ahora bien. Para mí, las arquitecturas antiguas son bordados bellísimos sobre cantera Bordados que significan un reto casi inalcanzable, tratar de expresarlo con pinceles, colores y lápices. No obstante, me imagino a los artistas puliendo cada figura -grandes o pequeñas-, sobre las canteras. A eso le llamo una trabajo especial y una entrega aparte. Un despliegue de energía más allá de lo humano, porque simplemente se le llama “acabado”. Pero para alcanzar este bordado mágico exterior, antes fue necesario planificar la más ricas y fastuosas ingenierías y arquitecturas interiores para que fueran no solo admirables sino incluso sorprendentemente funcionales. Y claro, era una etapa, en la que los espacios no sufrían todavía la absorción sobre poblacional que padecemos y seguiremos padeciendo.

– ¿Qué opina de las miniaturas pictóricas?

“¿La verdad? Que son tan expresivas y valiosas plásticamente como cualquiera de gran tamaño. Y digo esto, porque el esfuerzo en trazos y matices, es tan delicado y expresivo como cualquier medida que el pintor se proponga ofrecer. Por otra parte, mi dibujo siempre ha estado conmigo. No sé si desde que nací, pero podría recordarlo de la siguiente manera:

-Trayectoria Artística

Tan talentoso, como sencillo y franco, don José Antonio Ocaña Morales, nos relata de una manera sintética, cómo se desarrolló su trayectoria creativa: El artista, en pocas palabras es un gran autodidacta, y una persona que aprendió desde su más tierna niñez, a vislumbrar la vida con un gran positivismo ideológico. Así, don José Antonio, nace en la Ciudad de México, el 20 de julio de 1945, en la colonia San Pedro de los Pinos, en el seno de una familia de 6 integrantes de clase humilde.

Y para empezar, cursó la Primaria en la Escuela “Nicolás Romero”, y la Secundaria en la Escuela “Jovita A. Elguero”, en el Barrio de San Ángel y Tizapán; aún cuando debido a circunstancias económicas, la Preparatoria ya no le fue posible cursarla. No obstante y cómo él mismo lo reconoce, ya estaba en el dintel de su vida, su mejor carta de Vida y Obra: Su inquietud por el dibujo y la pintura. Una inquietud que nació de mucho tiempo atrás, cuando sus lápices se deslizaban por los caminos de la figura humana. Los retratos a lápiz, así como la elaboración artesanal de tipos de letra. Vocación que también le fue muy útil cuando numerosas instituciones educativas, empezaron a emplearlo para elaborar Diplomas. Situación que me abrió muchos foros de recomendación, hasta alcanzar los espacios culturales que todos conocemos como Galerías, Salas de Exhibición y Auditorios.

“Ahora bien. Mis fuentes de inspiración son pintores mexicanos como Rufino Tamayo, o europeos como Canaletto y Turner; aunque creo que el artista que más me agradó siempre fue el paisajista “José María Velazco”, así como los templos antiguos y la arquitectura gótica.

– Sus variedades temáticas

“En mi trabajo empecé desarrollando diferentes estilos y formatos como bodegones e imágenes religiosas y marinas; empero, mi fuerte fue el paisaje y la arquitectura, mediante los cuales desarrollé mis aspiraciones artísticas encontrando en ambos espacios temáticos, los recursos expresivos que necesitaba. Ahora bien, la miniatura ha sido uno de los formatos más adoptados por mí: Los miniatura desde 4 x 6 centímetros, hasta ahora medianos de 30 x 40 centímetros máximo, tanto en acuarela como en tinta sobre pergamino animal.

“Ahora bien, mis cuadros también se difunden a través de una casa editora de calendarios, espacios en donde aparecen muchas de mis obras. Y si caminamos por otros foros de atención, me siento contento de que mi labor creativa, ha despertado preferencias en algunos Ex- Presidentes de la República, Gobernadores, Artistas de la Farándula y deportistas famosos. Solo que por esos medios y hasta la fecha, nunca he contado con un apoyo real a mi carrera, ya que toda esta interrelación ha sido a través de intermediarios. No obstante entre algunos reconocimientos, fui distinguido con una Medalla al Mérito Artístico otorgada por el Regente Ramón Aguirre.

“Quisiera mencionar que expongo poco, pues tanto las galerías o foros realmente no apoyan al artista. Pues siempre es con previa ventaja económica. Nunca con tangible apoyo o patrocinio en Pro del Arte. Por eso el artista en México, se encuentra siempre ante una realidad innegable: Que solo a pocos, pero a muy pocos, les interesa vincularse a la Cultura, con verdadero trabajo e interés. Pues finalmente, el asentamiento de ésta en nuestro país, constituiría nuestro más importante desarrollo nacional”. Y cuando Arte y Academia , recuerda alguna de las exposiciones del artista, toma en cuenta las del Club Deportivo San Ángel Inn, en la Colonia Guadalupe Inn; la de miniaturas en Sanborn’s San ángel, la de México y España en Miniatura en el Centro Asturiano en Polanco; y la del Centro Deportivo Mundet en Polanco, donde se improvisó entre 2005 y 2006, una Muestra junto al Restaurante.

Un beso… Y hasta la próxima charla

anamarialongi@gmail.com

/arm