imagotipo

Arte y Academia | Ana María Longi

  • Arte y Academia: Ana María Longgi

El pianista ruso, Boris Giltburg, uno de los mejores del mundo, respondió a El Sol de México, que su fusión con el instrumento era total y que incluso resultaba difícil conceptuarlo, porque al contactarse con éste, sus manos “van al encuentro de las teclas con avidez, mientras que mi alma y todo mi ser suelen fusionarse a sus maderas y metales de una manera molecular, porque ignoro si el piano es boris, o si yo soy el piano”, expresó divertido y sonriente el joven artista. Nacido en Moscú en 1984 y quien hace unas horas, fundió su talento a la de los integrantes de la Orquesta Sinfónica Nacional, bajo la magistral batuta de su titular, Carlos Miguel Prieto, para iniciar la temporada 2016, con obras de Sibelius, Grieg y Tchaikovski, audiciones, en las cuales, tanto el titular, como el solista fueron ovacionados de pie por un público maravillado que ocupó en su totalidad, la sala principal del Palacio de Bellas Artes.

LA ORQUESTA Sinfónica Nacional.

LA ORQUESTA Sinfónica Nacional.

Constatar, porqué el joven pianista ruso-israelí de 32 años, -Boris Giltburg-, está calificado como uno de los mejores del mundo, constituyó para “Arte y Academia”, una experiencia irrebatible. Y resultó irrebatible, a juzgar por la actuación que el artista Giltburg, liberó ante el teclado y ante un gran público, acompañado nada menos que por la Orquesta Sinfónica Nacional, que dirige magistralmente su titular, el maestro Carlos Miguel Prieto. Sorpresa, que se dividió en dos sesiones: La del pasado viernes 5 de febrero a las 20:00 horas y la del domingo 7 al mediodía, dentro de la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes y, mediante las cuales, la OSN del Instituto Nacional de Bellas Artes, inició su temporada 2016, con obras de compositores tan universales como Jean Sibelius, Edvard Grieg y Piotr Ilich Tchaikovski.

Boris y piano, fusión molecular

Con su fresca y amable sonrisa Boris Giltburg, expresó sus emociones. “La música para mí es un amor de toda la vida y el resultado de una dinámica educación maternal en este aspecto. Por esta razón cuando me siento ante el piano, siento que éste me está explicando todas las necesidades que yo debo resolver para interpretar una obra y que el instrumento me invita cariñosamente a colocar mis manos sobre el teclado. Bueno, quizá nos convertimos en un todo molecular. Él es yo de alguna manera, y yo soy él, a través de sus maderas y sus construcciones metálicas. Algo así parecido. No sé”, y continúa con su sencillo trato y contagiosa sonrisa con la que igualmente expresó sentimientos de felicidad y alegría, por los evidentes logros que -indiscutiblemente- en México, está sumando a su carrera.

Consecuentemente, vamos bordando, que el pianista nació en Moscú en 1984. Y que se trasladó a Tel Aviv a muy temprana edad. Comenzó sus estudios con su madre y continuó con Arie Vardi. Cuando ganó el Concurso de Santander en 2002 y el segundo lugar y el premio del público en el Concurso Rubinstein en 2011, ya había aparecido con muchas orquestas líderes como la Philarmónica de Londres, la Filarmónica de Israel, orquesta Alemana de Berlín, la Sinfónica de Radio Frankfurt, la Sinfónica de la Radio Sueca, de la Radio Danesa y la Sinfónica de Indianápolis. Hizo su debut en la BBC Proms en 2010, viaja regularmente a América del Sur y a China, y también ha realizado giras por Alemania con la Orquesta Nacional del Capitole de Toulouse. En 2013 ganó el primer premio en el Concurso Reina Elisabeth, catapultando su carrera a un nuevo nivel, con filarmónicas de todo el planeta, que lo esperan siempre con orgullo, como su Solista Especial.

Por esta razón, cuando el director artístico de la agrupación tomó la batuta, tuvo como solista invitado a uno de los mejores del mundo. Sobre todo por su manera de convencer de que realmente lo es. Boris Giltburg, ataviado con ropa agradable y cómoda, y luego de ocupar el clásico banquillo, empieza por inclinarse reverencialmente ante el instrumento, hasta encontrar una especie de comunicación íntima con el mismo. Así, el encuentro, entre director, vientos, cuerdas, metales, percusiones y pianista, resulta no solo esencialmente amoroso y tierno, sino incluso metafísico, a juzgar no solo por las energías programadas de los inmortales compositores que se encuentran transitando dentro de la gran sala de audición, sino incluso por el potencial mágico que orquesta, solista y batuta, suelen propiciar a plenitud dentro del gran Universo de la Música.

Boris y sus giras pianísticas

Y bueno, tan solo en 2013, Boris tocó en la Musikverein de Viena, la Gewandhaus de Leipsiz, en el Southbank Centre de Londres, Teatro Colón de Buenos Aires, London Philharmonic, Filarmónica de San Petersburgo y en el Festival de Colmar con la Sinfónica de Seattle. Durante la temporada pasada hizo su debut con la Sinfónica NHK de Tokio, la Sinfónica de Baltimore y la Filarmónica de Rotterdam, debutó con un recital en Tokio en el Toppan Hall y en la gran sala Bozar de Bruselas. Ha trabajado con directores como Alsop Belohlávek, Brabbins, De Waart, Dohnanyi, Fedoseyev, Gimeno, Neeme Jarvi, Karabits, Krivine, Lintu, Petrenko, Saraste, Shelley, Skrowaczewski, Sokhiev y Tortelier.

En 2016, volverá a la Rotterdam De Doelen por tercera ocasión para ofrecer su primer recital en la sala grande durante la prestigiosa serie de recitales pianísticos y para tocar música de cámara con el Cuarteto Pavel Haas, regresando a la Filarmónica de Rotterdam, esta vez con su director musical Yannick Nezet Seguin. La Royal Scottish National orchestra lo ha invitado para tocar siete conciertos (con tres programas) en la serie de la obra de Serguei Rajmaninov. Otros momentos destacados incluyen su debut con la Filarmónica de Monte Carlo bajo la dirección de Krivine, un ciclo de conciertos de Beethoven con la Sinfónica de Malmo y visitará la Royal Liverpool Philharmonic con Vasily Petrenko, la Filarmónica de Bruselas con Deneve, Sinfónica de Seattle con Dausgaard y la Deutsche Radio Philharmonie con Guerrero. También tocará con el Cuarteto Takacs por primera vez (en Bilbao y en la Sala Bozar).

Carlos Miguel Prieto

CARLOS MIGUEL Prieto.

CARLOS MIGUEL Prieto.

Hablar del maestro Carlos Prieto, es hablar de uno de los directores jóvenes más talentosos y versátiles de la actualidad, y director titular de la Orquesta Sinfónica Nacional desde septiembre de 2007. Con esta orquesta realizó una gira por Europa a principios de 2008, en la que ofreció 14 conciertos en Berlín, París, Leipzig, Amsterdam y otras ciudades. Es director titular de las Orquestas Sinfónicas de Minería y Louisiana. Fue director asociado de la Sinfónica de Houston, director titular de la Orquesta Sinfónica de Xalapa y de la de Huntsville, al igual que director asociado de la Filarmónica de la Ciudad de México. Es fundador y director musical del Festival Mozart-Haydn.

El maestro Carlos Miguel Prieto es, desde 2004, director principal de la Orquesta Juvenil de las Américas, con la que obtuvo un resonante éxito en el Teatro Collón de Buenos Aires, en el Kennedy Center de Washington, así como en las Naciones Unidas de Nueva York. Además de su exitoso debut como director huésped de la Filarmónica de Nueva York en octubre de 2005, se ha presentado con otras prestigiosas orquestas en Estados Unidos. En 2008, hizo su debut con las sinfónicas de Boston y de Chicago, en cuyos conciertos actuó como solista Yo-Yo Ma. Ha dirigido el estreno mundial de más de 50 obras y ha grabado seis discos de repertorio mexicano y latinoamericano para orquesta, bajo el sello Urtext. En 2006 inició un proyecto de grabaciones con la Filarmónica Real de Londres.

Estudios a los cinco años

Empezó Carlos Miguel Prieto su estudios de violín a la edad de cinco años, con Vladimir Wulfmann. Como violinista ha participado en los festivales de Tanglewood, Aspen, Interlochen, San miguel de Allende y Cervantino. Desde temprana edad es miembro del Cuarteto Prieto, tradición musical de más de cuatro generaciones, con el cual se ha presentado en México, Estados Unidos y Europa. En 1996 fue solista con la orquesta Sinfónica nacional de México. Estudió dirección orquestal con Jorge Mester, Enrique Diemecke, Charles Bruck y Michael Jinbo, así como en los cursos de la Escuela Pierre Monteux, Tanglewood y Le Domaine Forget. Es graduado de las universidades de Princeton y de Harvard. En 2002 recibió el premio de la Unión Mexicana de Críticos de Música y en 1998 la Medalla Mozart, otorgada por los gobiernos de México y Austria. Por su trabajo musical y educativo fue invitado a participar en el Foro Mundial de Davos, Suiza, como Leader of Tomorrow…

Un beso… Y hasta la próxima charla

anamarialongi@gmail.com

/arm